Inicio Empresas y Negocios 4 reglas de oficina que sí funcionan

4 reglas de oficina que sí funcionan

Compartir

No hay formulas mágicas para que una oficina funcione bien. Tanto es así, que incluso algunas reglas contraintuitivas pueden funcionar y muy bien. Acá te presentamos cuatro.


Pasa mucho en los emprendimientos, las start up o cualquier empresa joven. Cuando recién empiezan hay mucha expectativa y esperanza pero poca organización. ¿Cuál va a ser la estructura de la compañía?, ¿la política de vacaciones va a ser estricta o más bien flexible?, ¿horarios de entrada y salidas? En muchos casos estas preguntas no tienen respuestas claras al principio y se necesitan tiempo en de actividad para que las respuestas aparezcan espontáneamente. Pero siempre en toda oficina hay una cultura de trabajo. Algunas funciona y otras no, algunas son obvias y otras no. Acá te presentamos cuatro que no son obvias pero que funcionan.

Fanáticos del CC

A primera vista parece que usar el cc en los mails, la opción para envíar con copia, en demasía es un problema. Genera largas cadenas de mails y dispersa información a gente que quizás no la necesita para nada. Pero la ventaja que tiene es que evita los incómodos momentos como cuando dudamos si efectivamente envíamos ese mail urgente que había envíar: si alguien vio que era urgente lo debe haber hecho. Vale la pena ahorrarse algunos problemas menores, como el cruce de mails con gente que no tiene que ver con el tema que se está comunicando, si vamos a ganar en tiempo y organización. Al estar todos enterados de todos, las reuniones son más concisas y eficientes porque nadie tiene que explicarle a nadie algo que no sepa.

Empezar tarde el día

Es cierto que no es para todos. Pero bajo ningún punto de vista comenzar el día de oficina pasadas las 9 de la mañana es un problema en sí mismo. Empezar el día de oficina más tarde lo habitual significa que se habilita la opción de trabajar un poco más por la tarde de ser necesario o la posibilidad de compartir un after office más nocturno. También permite asistir a eventos corporativos nocturnos sin que afecte el rendimiento al día siguiente. Finalmente, sabemos que muchas personas funcionan mejor a partir de las 9 o 10 de la mañana que en los, a veces, irrealistas tiempos de las oficinas actuales.

Micromanagement

El concepto de micro manejo de tareas puede exportarse de contrabando al trabajo de oficina. Una de las formas de hacerlo es con listados de tareas, por ejemplo en una planilla de Google Docs a la cual tienen acceso todos los que trabajen en esa área en particular y sus supervisores. Es una forma de planificar las tareas de forma asincrónica y sin la necesidad de una supervisión directa, cara a cara.

Stalkear a los clientes

No es de buena educación stalkear a la gente en internet. Se conoce por ese nombre a la práctica de buscar datos, redes sociales, fotografías y cualquier archivo sobre alguna persona. Pero puede ser una práctica sumamente gratificante en la oficina o la empresa. Por un lado, provee una actividad divertida y que rompe la rutina la oficina. Y además conecta de manera más personal con los clientes. Los hace más humanos e incentiva a los trabajadores porque les muestra que pueden estar trabajando para una persona sumamente interesante y llevarse más de una sorpresa.


Fuente: Mercado.com.ar

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?