Inicio Salud y Belleza Alergias alimentarias en niños

Alergias alimentarias en niños

Las alergias alimentarias pueden hacerse presente durante los primeros años de vida de los niños. Cuáles son los principales alimentos que pueden causarla, síntomas, por qué el chocolate -en muchos casos- también produce reacciones alérgicas, entre otros datos. A continuación, una guía para que los padres reconozcan en sus hijos los signos de la alergia.

Durante el primer año de vida, el niño puede padecer alergia alimentaria que es una ¨afección clínica que se produce como consecuencia de una reacción adversa del organismo frente a determinados alimentos. Habitualmente, puede producirse por las proteínas de la leche de vaca, contra las proteínas del huevo y con menor frecuencia, la soja o el trigo¨, explica el doctor Jorge Máspero, especialista en Alergia e Inmunología.

Con respecto a los síntomas, el médico asegura que se pueden presentar de diferentes modos. ¨En algunos niños la manifestación es exclusivamente del aparato digestivo y a veces, suelen comenzar muy precozmente, en los primeros meses de vida, con un cuadro de proctocolitis alérgica, que se caracteriza por deposiciones con sangre y malestar. Esto, en general, es causado por alergia a las proteínas de vaca¨, sostiene Máspero, director de la Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias).

Y agrega: ¨Otros niños comienzan un poco más tarde y pueden tener enteritis o gastroenteritis, reflujo o vómitos, también por alergia a las proteínas de vaca las cuales pueden pasar por la leche materna. En ese caso, se le brinda una dieta completamente libre del alérgeno sospechado a la mamá para evitar la transmisión de esas proteínas¨.

Otras manifestaciones pueden ser: urticaria, angioedema, eczema o dermatitis atópica. ¨Cuando vemos niños con cualquiera de estos cuadros se debe investigar profundamente la presencia o no de alergia a alguno de estos alimentos. Es muy importante tratar de llegar a un diagnóstico preciso porque suprimir un alimento sin confirmación puede ocasionar más daño que beneficio ya que se afectaría la nutrición de la criatura sin sentido¨, alerta.

A medida que avanza el primer año de vida, comienza a ser más común la aparición de alergia al huevo y en muchos casos, en niños que se ha evitado la leche de vaca si se los alimenta con soja ¨no es raro de ver que comiencen a tener alergia a la soja¨. La alergia al trigo no es tan común como las demás.

Alergia al chocolate
¨El chocolate tiene como fuente alergénica principal las proteínas de la leche, o derivados de la nuez o el maní. Los chicos con alergia a las proteínas de vaca no deben comer chocolate no porque el cacao sea el problema sino por las proteínas de la leche¨, expone Máspero.

En ese sentido, el especialista advierte también sobre las ¨reacciones cruzadas¨ que ¨son las que se producen entre alimentos que tienen una composición alergénica estructuralmente similar. Por ejemplo: los pacientes con alergia a las proteínas de leche de vaca suelen tener reacciones con leches de otros mamíferos, como cabra u oveja. En consecuencia, cuando estas situaciones se verifican, lo que recomendamos es darle un producto hidrolizado (que son fórmulas para alimentación de lactantes en los cuales las proteínas han sido pre-digeridas para transformarlas ya sea en aminoácidos o en pequeños péptidos que son grupos de 2 o 3 aminoácidos de modo tal que pierdan la estructura que las vuelve alergénicas) ¨.

Por ello, Máspero recomienda que los padres estén siempre alerta ante los síntomas anteriormente mencionados, que no descarten la posibilidad de una alergia alimentaria y consulten rápidamente a su pediatra en primer lugar y si él lo considera oportuno, a un especialista en alergia infantil.

Alergias entre los 2 y 6 años de vida
Los chicos de entre 2 y 6 años pueden tener alergia a alimentos como leche, huevo, trigo, soja, maní o nuez. Incluso, también a ácaros de polvo, epitelio de gatos o perros y algunas esporas de hongos. ¨Los padres que saben que tienen un niño alérgico deben tener un fluido acceso a la docente para explicarle los problemas que puede tener en el caso de exponerse a lo que le haga mal. Si el chico tuviera reacciones severas, por ejemplo, a picaduras de hormigas o abejas, los padres tienen que explicarle a la maestra cómo reconocer el caso y eventualmente, que reciba asistencia en forma inmediata¨, recomienda.

También, hay muchos niños con obstrucción bronquial, que pueden o no ser alérgicos. Todos ellos comparten el hecho de que cuando contraen infecciones respiratorias en particular por rinovirus (que es el virus del resfrío común, que se contagia muy fácilmente en el jardín de infantes) suelen empeorar su condición de base incluso crisis bastante fuertes. No existe demasiada forma de evitar esta situación porque en el jardín el contacto entre los chicos es estrecho pero los padres deben estar advertidos¨, asegura el especialista.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir un jardín:

• Verificar que el sistema de calefacción sea óptimo.

• Que no haya manchas de humedad en las paredes y techos.

• Que exista buena ventilación.

• Que haya un buen nivel de higiene.

• Enviar un plan de manejo por escrito a través del médico tratante que incluya los alérgenos desencadenantes, las medidas de evitación, los medicamentos y un contacto con el médico especialista o el pediatra.

• El niño alérgico debe ser identificado por todo el personal del establecimiento.

Fuente: Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias).