Inicio Salud y Belleza Alzheimer: Cómo prevenirlo

Alzheimer: Cómo prevenirlo

El 21 de Septiembre se celebra el día mundial del Alzheimer, esta fecha, fue elegida por la Organización Mundial de la Salud, y la Federación Internacional de Alzheimer, con el fin de dar a conocer la enfermedad y difundir información al respecto. JUGARNOS, grupo de profesionales especializado en tareas de recreación para mayores de 60 años, aprovecha la ocasión para destacar los beneficios que el juego aporta como herramienta preventiva de esta enfermedad.

Las últimas investigaciones de la neurociencia demuestran que el cerebro se puede regenerar mediante su uso y potenciación, es por eso que debemos procurar mantenernos activos tanto física como mentalmente.

Practicar ejercicios mentales y físicos es tan importante como la medicación para retrasar el avance de la enfermedad de Alzheimer, señalaron fuentes médicas dedicadas al tratamiento de esa patología.

“Las actividades recreativas, permiten a quienes las atraviesan, fortalecerse psicológica, emocional, y bilógicamente. Jugar involucra al sujeto de manera integral, favorece su desarrollo personal, mejora su ánimo, y representa una herramienta privilegiada frente a los diversos factores de riesgo presentes en la vejez: aburrimiento, aislamiento, declinaciones cognitivas”, explicó Agustina Manna, coordinadora general de Jugarnos.

“Nos dedicamos al trabajo de fomentar las tareas recreativas en adultos porque sabemos de los riesgos que estas personas tienen de contraer este tipo de enfermedad, también somos consientes de que una de las formas de prevenirlo es con la práctica de ejercicios mentales. Recomendamos participar de actividades lúdicas (juegos grupales o individuales, de mesa, con música, teatrales, de ingenio, de azar, etc…), porque sabemos que jugar es no repetir, es crecer sanamente, es no estereotipar, es mover el orden de las cosas, inventar caminos, transformar la mirada, simbolizar, convenir, crear. Porque el deseo de jugar nos acompaña durante toda la vida, a todos nos gusta hacerlo, a pesar de los prejuicios que marca la sociedad”, destacó.

“Al jugar logramos: canalizar y enriquecer nuestra creatividad, orientar positivamente las angustias cotidianas, reflexionar, divertirnos, aumentar el número de amistades, acrecentar el acervo cultural, comprometernos colectivamente, integrarnos y predisponernos a los quehaceres de la vida”, dijo Manna.

El Alzheimer consiste en un desorden cerebral que afecta a la habilidad de las personas para llevar a cabo sus actividades diarias y es la forma más común de demencia entre los mayores, involucrando áreas del cerebro que controlan la velocidad del pensamiento, la memoria y el lenguaje, entre otros aspectos.
La OMS alertó que la enfermedad de Alzheimer es uno de los problemas de salud pública más relevantes de este siglo y en menos de 20 años, consideró podrá ascender a 65.7 millones de afectados.

Resulta fundamental aprender y adquirir hábitos de prevención y auto cuidado. Para los especialistas, hoy es posible prevenir el deterioro mental procurando mantenerse en buen estado físico, emocional y cognitivo. ¿Cómo? Disfrutando de actividades nuevas, que nos resulten agradables y desafiantes.

Según datos del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, la enfermedad de Alzheimer afecta a uno de cada ocho mayores de 65 años en el país. Se estima que unos 200 mil argentinos padecen esta enfermedad, entre ellos 127.000 en la provincia de Buenos Aires.

En relación a la edad, las autoridades provinciales ubican el mayor porcentaje de afectados en el rango de 70 a 79 años, con el 49 por ciento de los casos relevados. “Hoy está probado que las personas que más ejercitan sus capacidades intelectuales desarrollan una suerte de protección que previene o retrasa la aparición de los síntomas del Alzheimer”, aseguró la cartera provincial.

JUGARNOS es un grupo integrado por profesionales de la Recreación que escogen abocarse al trabajo lúdico con Adultos. Ofrecen propuestas recreativas de carácter preventivo que tienen como objetivo promover la autonomía de los adultos a partir de actividades placenteras.