Inicio Eventos y Lanzamientos Eventos Año mundial de la rana

Año mundial de la rana

La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha hecho un llamado a los zoológicos y acuarios para ayudar a salvar a los anfibios. Una de las acciones derivadas ha sido la declaración del año 2008 como el Año Internacional de las Ranas. Esto, además de darle difusión a la situación actual que enfrenta esta especie, permitirá dar inicio a una serie de programas y proyectos a corto, mediano y largo plazo que busquen recuperar y proteger las poblaciones de estos importantes animales.

Bioparque Temaikèn se suma a esta iniciativa y presenta una exhibición de ranas con especies americanas como Leptodactylus laticeps (Rana Coralina), Phyllomedusa sauvagei (Rana Mono de vientre pintado) Ceratophrys cranwelli (Escuerzo del chaco) y Dendrobactes auratus (Rana del dardo).

Desde hace varios años, se registra una gran disminución en las poblaciones de estos animales en todo el mundo. Es posible que más de 200 especies de anfibios ya no estén, y más de 3000 especies estén en riesgo de desaparecer del planeta.

¿Por que se van?
Hoy, existe una gran cantidad de razones por las que las ranas, y otros anfibios, empiezan a desaparecer dentro de sus poblaciones, siendo las más importantes:

– La destrucción y modificación del hábitat, teniendo en cuenta que los anfibios generalmente necesitan de los ambientes tanto terrestres como acuáticos para sobrevivir.

– Especies introducidas como peces, reptiles y otros anfibios generaron un cambio importante en las poblaciones de ranas, afectando a las especies nativas desde larvas.

– El mascotismo: Es común encontrar ranas en distintas casas como mascotas, siendo esto un hecho que contribuye a la disminución de las especies anfibias en sus hábitats naturales.

– Contaminantes químicos que provocaron gran cantidad de deformidades en ranas, causadas por, vertidos en el agua por las industrias.

– Existe un hongo patógeno que mucho tiene que ver con la extinción de ranas, ya que causa lesiones en la piel, provocando la muerte porque dicho hongo hace imposible que los anfibios puedan respirar a través de la piel. Este hongo comenzó causando problemas en Australia, habiéndose dispersado a África y América. Actualmente se esta investigando para poder resolver el problema.

¿Qué se está haciendo?
Aplicando estrategias de conservación, creando un plan que tiene en cuenta conocer mejor las causas de disminución y la extinción de la gran diversidad de estos animales, documentando las diferentes especies que se encuentran en la naturaleza y como están cambiando.

Las ranas en la Argentina
En nuestro país, representantes de la Dirección de Fauna Silvestre junto a especialistas de varias Instituciones nacionales y provinciales, realizaron en el año 2004 diferentes investigaciones para actualizar el estado de conservación de las especies nativas, en el marco de la Ley 22.421 de Protección y Conservación de la Fauna Silvestre.

Del mismo, se realizó la categorización de los anfibios dependiendo si se encontraban en peligro de extinción, amenazadas, en estado vulnerable, no amenazadas o insuficientemente conocidas. El resultado fue que en nuestro país existen 171 variedades de anfibios nativos, de los cuales 54 se encuentran amenazadas (incluye las tres categorías).

Algunas curiosidades

– Existen ranas en todos los continentes excepto en la Antártida.

– La rana más grande que existe es la Rana Goliat (Conraua goliath), que habita en Camerún, alcanzando los 3 metros de un solo salto y llegando a pesar 3 Kg.

– La rana más pequeña se la conoce comúnmente como la Rana de Oro (Psyllophryne didactyla), habita en Brasil y no llega a medir más de 10 milímetros.

– La Rana Flecha venenosa dorada (Phyllobates terribilis), que vive en Sudamérica, exuda por su piel el veneno más potente del mundo. Toxinas de una sola rana puede matar aproximadamente a 1500 personas.

– ¿Una rana sin pulmones? Se trata de la Rana de Borneo (Barbourula kalimantanensis) Los científicos dicen que esta audacia evolutiva es realmente rara (afirman que solo ha ocurrido 3 veces en la historia), y aunque ya se había observado en otras especies de anfibios, como las salamandras, es la primera vez que lo advierten en ranas. Respira por la piel y, gracias esto, es un gran buceador.

– El veneno de las ranas fue utilizado para emponzoñar dardos y flechas por los antiguos pobladores para una caza efectiva.

– Una de las cosas que podemos hacer en nuestros hogares, es fertilizar nuestros jardines con productos naturales, libres de insecticidas para evitar dañar el ambiente, y eliminar los insectos de los que se alimentan ya que los anfibios solo habitan en lugares libres de contaminación. Para evitar el tráfico ilegal, no se deben adquirir anfibios como mascotas.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?