Inicio Bon Vivir Gastronomía Bebidas importadas: ganan más adeptos y aumenta la demanda

Bebidas importadas: ganan más adeptos y aumenta la demanda

La botella de whisky Macallan —elaborada con malta y famosa por su intenso aroma, con tonos de madera de Jerez, flores y frutas— es custodiada bajo llave en un locker de madera en la barra de un conocido pub irlandés del barrio porteño de Retiro.

El dueño de esta extravagante bebida, que no se consigue por menos de 2.600 pesos, es un ejecutivo de 30 años que tiene como misión consumir la totalidad del trago en un plazo no mayor a los 60 días. Caso contrario, perderá la membresía al selecto Whisky Club, compuesto por 140 marcas importadas y en el cual no se aceptan más de 246 integrantes.

Las bebidas importadas, especialmente los whiskys y champañas, cada vez ganan más adeptos. Además de estar potenciado por el incremento en el poder de compra de los consumidores, este mercado también amplió el perfil de sus clientes. “Antes, el whisky estaba asociado con los hombres mayores de 45 años, pero ahora hay muchos jóvenes que disfrutan de esta bebida y se interesan en conocerla”, explicó Roberto Almitrano, dueño del bar The Kilkenny, que cuenta con el selecto Whisky Club.

Con la recuperación económica, el consumo premium comenzó a hacerse fuerte en el país. Según un informe de la consultora IES, “en los primeros cuatro meses de 2007, el incremento de las importaciones triplicó al de las exportaciones al subir un 53,3% interanual. La variación estuvo concentrada en la importación de whisky, que creció un 71,3%, mientras que las compras al exterior de champaña fue lo más dinámico al elevarse un 799%”, destacó este estudio.

En los supermercados también crece la venta de bebidas alcohólicas importadas: de acuerdo al relevamiento de IES, se registró una expansión de los valores vendidos calculada en 25,6% en los dos primeros meses de 2007, respecto al mismo período de 2006.

“En los bares, es notable como los jóvenes comenzaron a consumir estas bebidas, los tragos importados más exclusivos son muy pedidos en las barras de los hoteles cinco estrellas”, explicó Manuel Novo, titular de la Cámara de Cafés y Bares porteña. Desde las Bodegas Chandon, el director de Marketing y Exportaciones, Francisco Calusio destacó el equilibrio de este auge en el consumo: “Este crecimiento es una recuperación. La venta de champaña se redujo a un tercio con la devaluación”.