Inicio Bon Vivir Turismo Camino a la cima

Camino a la cima

El verano en la Cordillera tiene una propuesta diferente y adaptada a los gustos de cada turista, con paseos lacustres o terrestres, trekking por senderos de montaña, valles y bosques, la adrenalina del rafting o simplemente la contemplación de la naturaleza.

Bariloche intenta descubrir este verano nuevos circuitos turísticos enmarcados en la aventura, que siempre estuvieron, pero que no se potenciaron, más allá de las tradicionales excursiones y los paseos que nadie puede dejar de disfrutar.

La temporada de verano llega con cierto temor ante la crisis financiera mundial y el retroceso en las reservas ya fue advertido por la Asociación Hotelera Gastronómica de Bariloche, ante la merma de las consultas que no se igualan a la demanda de años anteriores. “Debemos testear día a día. Las consultas están, pero los turistas toman ciertos cuidados a la hora de las definiciones y las reservas”, dice a LA NACION Daniel González, secretario de Turismo local.

Uno de los segmentos de atracción, como la pesca deportiva, ya registra bajas en las reservas de hasta un 50% en la región, sobre todo de norteamericanos y extranjeros amantes de la pesca en lagos y ríos de la Patagonia.

Sin embargo, los operadores turísticos apuestan a cambiar las perspectivas oscuras con el mantenimiento de los precios de la última temporada invernal, bonificaciones por reservas anticipadas y otro tipo de incentivos para que no dejen de elegir la montaña en verano.

El invierno pasado también la ciudad sufrió los avatares de los efectos del volcán Chaitén, la cancelación de vuelos y la demora en la caída de nieve. Sin embargo, los inconvenientes se fueron sorteando y la temporada de esquí se prolongó hasta mediados de octubre.

Este verano las tarifas en Bariloche serán similares al invierno pasado, según el compromiso de los comercios y empresarios. Los restaurantes cuentan con menús desde $ 40 (no incluye bebidas) y el alojamiento en hoteles, desde $ 200 (2 estrellas), 250 (3 estrellas) y 600 (4 estrellas). Los bungalows para cuatro personas se consiguen a partir de los 300 pesos.

Este año, el trekking es una de las opciones con mayor variedad de ofertas para conocer lugares recónditos en la cordillera de los Andes y sin la necesidad de contar con un excelente estado físico o experiencia.

El paseo a la base del cerro Tronador, a unos 80 km de la ciudad, es una de las travesías más impactantes y accesibles. Un transfer traslada a los turistas hasta Pampa Linda y desde allí se inicia una caminata por un valle hasta llegar a los pies del glaciar Castaño Overo, con un costo total de excursión de 165 pesos.

También se accede sin dificultad al glaciar Ventisquero Negro, donde se sienten estruendosas avalanchas de hielo que se desmoronan desde glaciares a mayor altura, o a través de un trekking en esa zona se llega al Saltillo de las Nalcas, formación de dos saltos de agua impactante.

El Parque Nahuel Huapi es el centro con mayor variedad de senderos y por eso, otra de las alternativas son los ascensos a refugios de montaña, que cuentan con diversos grados de dificultad para aventureros principiantes o más expertos, donde se ofrece buena gastronomía y posibilidad de pernoctar en históricos refugios construidos por el Club Andino Bariloche.

Sólo hay que avisar e inscribirse en el registro de trekking del Parque Nacional Nahuel Huapi a través de www.nahuelhuapi.gov.ar y contar con elementos mínimos como calzado adecuado, abrigo, protección solar y llevar agua.

Los más fáciles de acceder son los refugios del cerro López, Frey (en el Cerro Catedral), laguna Negra y Jacob, donde se atraviesan valles y zonas boscosas, bordeados de arroyos y ríos de montaña. Para pernoctar, los precios varían entre 30 y 40 pesos la noche, mientras que la cena o almuerzo, los $ 40 con platos elaborados en el lugar.

El valle del Chalhuaco es otro de los senderos para visitar, con caminatas cortas a través de un bosque que en verano está colorido por flores de amancay. Al refugio se accede en auto y sin ningún costo, y desde allí se puede observar el paisaje de transición entre la cordillera de los Andes y la estepa patagónica.

Las cabalgatas para el verano se priorizan en la zona este de Bariloche, donde comienza la estepa que es atravesada por el río Ñirihuau. Las excursiones por medio día cuestan 170 pesos y el día entero 210, pudiendo disfrutar de un almuerzo campestre en la zona rural de la región.

Los más aventureros tienen la opción del rafting en cursos de agua rápidos. En el río Manso Inferior, a unos 60 km de la ciudad se puede practicar el rafting familiar con guía, equipamiento y almuerzo por $ 190 por persona. Además, las clásicas excursiones por el lago Nahuel Huapi hasta la Isla Victoria, Bosque de Arrayanes y Puerto Blest.