Inicio Salud y Belleza Causas testiculares de infertilidad masculina

Causas testiculares de infertilidad masculina

Las razones por las cuales un embarazo no se logra pueden responder a distintas causas y la infertilidad se diagnostica en aquellas parejas que luego de un año de tener relaciones sexuales sin protección no logran la gestación, lo que representa aproximadamente un 15% de la las parejas en edad de procrear.

A lo largo de los años se descubrió que las causas por las cuales un embarazo no llegaba no recaían únicamente sobre las mujeres y que, en casi la misma proporción -40%-, existían causas masculinas para ello.

En los últimos años el factor masculino fue ganando importancia gracias a la concientización por parte de la pareja de que el varón cumple un rol importante en la búsqueda del hijo deseado. El estudio andrológico –como el ginecológico-, permite instaurar terapias específicas, lo que facilita en muchos casos el logro de embarazos por vías naturales.

El andrólogo es el especialista al cual debe consultar el hombre. El médico especialista debe realizar una historia clínica detallada de las funciones reproductiva y sexual para identificar las posibles causas de infertilidad; además de una exploración física minuciosa del pene, de los testículos, epidídimos y conductos deferentes. La calidad de los espermatozoides juega un papel clave en el proceso de concepción, por lo tanto, la mejora en la calidad del seminal es muy importante para conseguir el embarazo.

El espermograma es la piedra angular para evaluar la infertilidad masculina. Se recomienda realizar al menos 2 análisis de semen con una abstinencia sexual de 3 a 5 días. Aunque los resultados del análisis de semen no permiten determinar con certeza si un individuo es fértil o no, puede ayudar a definir la severidad del factor masculino.

¿Cuáles son las posibles causas testiculares de infertilidad masculina?

Los orígenes de la infertilidad masculina suelen ser múltiples. Además de algunos medicamentos que actúan como tóxicos sobre el testículo y pueden alterar la calidad seminal –alcohol, tabaco, drogas, o medicamentos para el tratamiento de algunas afecciones como la diabetes-, deben tenerse en cuenta:

• Anomalías genéticas: Si bien las causas genéticas afectan a un 5% aproximadamente de los casos, la infertilidad masculina puede ser debida a alguna alteración en sus cromosomas. La forma más común de trastorno cromosómico asociado a infertilidad es el síndrome de Klinefelter (fórmula cromosómica 47 XXY). La mayoría de los pacientes con este síndrome presentan una pobre virilización y alteraciones severas en su calidad espermática. La detección de las causas genéticas permite a las parejas ser informadas sobre la posibilidad de transmitir las anomalías a la descendencia.

• Varicocele: Alrededor del 45% de los varones que tienen dificultades para lograr el embarazo y alteración de la calidad seminal, presentan varicocele. Es la causa más frecuente de infertilidad masculina. El varicocele consiste en la dilatación anormal de las venas que acompañan al testículo, generalmente afecta al testículo izquierdo, aunque también puede comprometer al derecho o a ambos. Dicha dilatación modifica la temperatura a nivel testicular produciendo una alteración en la calidad espermática que se refleja en el espermograma con un descenso en la concentración y movilidad de los espermatozoides.

La cirugía es el único tratamiento del varicocele; se denomina varicocelectomía y se lleva a cabo en forma ambulatoria. En casos de infertilidad, la calidad del semen suele mejorar en aproximadamente el 60% de los casos, consiguiéndose el embarazo en aproximadamente el 30% de los mismos.

• Causas testiculares malignas: Ocasionalmente la infertilidad masculina puede ser una manifestación de enfermedad testicular maligna (neoplasias testiculares).

• Trastornos hormonales: La alteración de los niveles de ciertas hormonas (FSH, LH, prolactina, testosterona) en sangre se traduce en una mala calidad seminal.

• Pacientes con diabetes descompensada, presencia de lesiones neurológicas postraumáticas de la columna vertebral u operaciones previas como prostatectomía (cirugía de la próstata) pueden producir eyaculación retrógrada, es decir, que el liquido eyaculado en vez de salir al exterior por la uretra se redirecciona hacia la vejiga.

• Calor excesivo: Los testículos deben encontrarse a menor temperatura que el resto del cuerpo para una producción correcta de espermatozoides. Todo factor que aumente la temperatura testicular puede alterar la calidad seminal.

• Mala calidad de vida: El sobrepeso y la mala alimentación se relacionan con la infertilidad. La calidad del esperma puede ser afectada por concentraciones elevadas de radicales libres los cuales se pueden combatir a partir de dietas ricas en antioxidantes como selenio, carnitina, vitaminas E, A, C y B12 presentes en frutas y verduras. Numerosos estudios demostraron que la administración de tratamientos a base de complejos antioxidantes permite suplementar los déficits habituales de la dieta diaria mejorando significativamente la calidad seminal.

Y por último, si bien se creía que solo en el caso de las mujeres la edad jugaba un rol fundamental en su calidad y reserva ovárica, en el caso de los hombres, se ha podido probar que el paso del tiempo también afecta la calidad de los espermatozoides. Está comprobado que la fertilidad masculina comienza a declinar a medida que el hombre va envejeciendo, generalmente a partir de los 40 años reduciendo la capacidad fecundante del semen.

Si bien el hombre produce espermatozoides a lo largo de toda su vida, la edad tiene repercusiones sobre la fertilidad, es por ello que no debe ser pasado por alto a la hora de evaluar la búsqueda de un embarazo. La consulta con el especialista permitirá realizar ciertos estudios que permitirán identificar aquellas causas potencialmente corregibles mediante un tratamiento y diagnosticar algunas alteraciones que son irreversibles, para poder acercarlos a los distintos tratamientos de reproducción asistida.