Inicio Empresas y Negocios Cinco claves prácticas para un marketing eficaz

Cinco claves prácticas para un marketing eficaz

Compartir
Por: Isaac Belmar, responsable de Recursos para Pymes

Su marketing cuesta dinero. Bastante dinero, además de otros recursos. De momento la imprenta no hace los folletos gratis, el periódico no cede espacio a cambio de nada ni un restaurante le va a regalar las comidas con posibles clientes.

Pero lo necesitamos, la empresa que no tenga una serie de estrategias de marketing en marcha y ejecute acciones destinadas a llevar a cabo esas estrategias no conseguirá clientes ni ventas de manera consistente, al menos no los suficientes para sobrevivir de modo continuado.

Puede que si tiene la suerte de estar completamente solo, con un producto necesario en un mercado con alta demanda, no precise de demasiado marketing, pero a lo largo de todos estos años pocos casos así he visto e incluso, en lo más parecido a esa situación, era sólo cuestión de tiempo que algún emprendedor más viera que ahí había negocio y entrara a disputar el pastel.

La realidad del emprendedor hoy es que muy probablemente tendrá que competir, tendrá que hacerse notar entre unos clientes hartos ya de que les intenten vender y para eso precisa un buen marketing.

Y como el marketing cuesta dinero, hay dos posibles escenarios. Que su gasto de marketing acabe perdido (que no es raro y además la conclusión del empresario suele ser “he hecho Marketing y no funciona”) o que ese Marketing acabe trayendo ventas y clientes.

Por la experiencia de Recursos Para Pymes he aquí las 5 claves más efectivas que cuando se han aplicado con sensatez han hecho que el Marketing fuera eficaz y rentable.

1. Diferenciarse

Hoy día el principal reto de una pequeña empresa es llamar la atención en medio de una gran cantidad de competidores y ofertas. Diciendo lo mismo que los demás y ofreciendo lo mismo que los demás, no se consigue nada en absoluto, por eso es vital que, de alguna manera, nos diferenciemos.

Tenemos que ofrecer algo que los demás no o decir algo que sea nuevo, si no ¿qué incentivo va a tener un cliente para fijarse en nosotros?

Hay diversas maneras de diferenciarse y hay que comprender bien qué implica. Puede obtener más información en el artículo: La clave para un marketing rentable.

2. Controlar y mejorar

El marketing debe ser un proceso en el que tenemos que poder comprobar qué está funcionando y qué no y además debemos hacer de él un proceso de mejora continua.

La mayoría de las ocasiones las empresas optan por lanzar una promoción sin poner ninguna medida de control sobre si está funcionando o no y además tras un tiempo trabajando esa promoción luego se olvida y se repite una y otra vez, dejando languidecer las viejas campañas sin pensar qué podemos hacer para mejorarlas.

Si no nos comprometemos a medir la efectividad de nuestro marketing (algo que con un poco de ingenio y esfuerzo siempre se puede hacer) y a comprometernos a revisar y mejorar nuestras actividades a menudo, no podemos esperar que ese marketing nos proporcione clientes ni rentabilidad.

Los competidores reaccionarán y los clientes se acostumbrarán a nuestro mensaje (haciéndose inmunes) con lo que no queda más remedio que ir cambiando y ver cómo podemos mejorar lo que hacemos.

En este aspecto de control y mejora es fundamental un buen software CRM, hoy día intentar hacerlo sin una ayuda informática es poco menos que un tarea titánica.

3. Tener una ventaja competitiva (y resaltarla)

Si no hacemos algo mejor que los demás, nadie va a estar muy incentivado a elegirnos. Es así de sencillo, el cliente no va a apreciar nuestras noches sin dormir o los esfuerzos que hagamos para sacar nuestra pyme adelante. Sólo se va a fijar si hay algo que hacemos mejor y ese algo le atrae lo suficiente.

Así que debemos centrarnos en buscar una ventaja competitiva y resaltarla en nuestro marketing.

Recuerdo una pequeña tienda de informática en la que el dueño era uno de esos tipos geniales dispuesto a ayudarte con el problema que tuvieras y a aconsejarle de manera sincera, sin embargo, en el poco marketing que hacía se esforzaba por mostrar unos precios supuestamente bajos y que no eran muy buenos, ya que no podía competir en precios debido a la presión de otra enorme tienda cercana que vendía muy barato.

Tener una ventaja competitiva y, sin embargo, no resaltarla en nuestros materiales de marketing (o destacar otra cosa) de poco sirve.

4. Apuntar antes de disparar

Muchas veces el marketing en una empresa se confunde con una promoción lanzada en un momento de presión en el que hacen falta ventas porque las cosas no van demasiado bien.

Esa estrategia no suele dar muy buenos resultados. Por eso antes de gastar la munición conviene apuntar bien y eso implica.

– Tener un plan de Marketing: Si no sabemos exactamente qué queremos y qué vamos a hacer para conseguirlo, ¿cómo vamos a llegar a nuestro objetivo? Un plan es la herramienta que responde a todo eso y por ello resulta fundamental.

– Conocer perfectamente al cliente: o de lo contrario mandaremos mensajes erróneos a la gente equivocada. ¿Cuándo fue la última vez que nos paramos a pensar como nuestro cliente y ponernos en su piel? Dedicar 30 minutos a ese ejercicio es una de las prácticas más rentables que he visto nunca.

5. Dedicarle tiempo y recursos

El marketing suele ser ese aspecto incómodo de la gestión que no sabemos muy bien como entender o afrontar, por eso suele ser algo realizado con prisas o con el presupuesto que sobra (que suele ser cero en el caso de las pymes), pero si no nos tomamos en serio nuestro marketing, no acabaremos obteniendo resultados serios.


Fuente: Microsoft

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?