Inicio Empresas y Negocios Cómo elegir un Coach Ejecutivo

Cómo elegir un Coach Ejecutivo

Compartir
Por: Alberto Attias, Presidente de Vimalakirty Coaching y Management

En los últimos años, se ha hablado mucho de los beneficios del Coaching, de todo lo que ha mejorado el desarrollo de los recursos de una compañía y de la importancia de tener en cuenta este tipo de método. Sin embargo, pocas veces he leído que se haga hincapié en la selección que es necesario hacer para elegir el profesional más adecuado.

Si bien no todas las prácticas son idénticas y no es nuestra intención imponer la propia, claro es que el Coaching, para ser eficaz, requiere una serie de condiciones entre la que destacarían el rigor y la dedicación del Coach. Incluso podríamos decir que para que esta práctica tenga buenos resultados tiene que desarrollarse como un proceso artesanal y no en serie. No hay dos “coachings” iguales porque no hay dos personas iguales, y ahí la necesidad de la dedicación, el rigor, y la cercanía y presencia del profesional.

Lo primero que debemos pensar es que la relación entre coachee (ejecutivo) y coach es de real importancia, dadas las conversaciones que se entablan y la profundidad del trabajo. Esto impone características fundamentales como la confianza, la transparencia y el compromiso.

Entonces, ¿cómo elegir al buen Coach? Seleccionarlo es casi un reto. A estos efectos es muy difícil catalogar los conocimientos que tenga, porque no existen problemas o retos catalogables, cada ejecutivo, cada persona es diferente. Lo que sí pueden existir son características determinantes, un conjunto de aspectos que aseguren la base para un buen Coaching. Algunas de estas características serían una persona que denote transparencia entre lo que dice y la forma en que actúa; que demuestre ser un facilitador del desarrollo; que actúe con generosidad intelectual; que sea capaz de ayudar a descubrir los puntos fuertes y las oportunidades de mejora del otro; que pueda pensar e imaginar el futuro; que tenga una dosis importante de empatía; que sea alguien que busque las soluciones y no encuentre problemas. Y por último, casi lo más básico pero importante: que sepa escuchar con concentración y activamente.

Una vez analizadas estas características, sí podemos enfrentar el proceso de selección, les comparto aquí algunos puntos que pueden servir para tomar la mejor decisión:

• Busque un profesional con referencias y estudios. Es importante saber de sus trabajos anteriores y saber qué cantidad de años de experiencia tiene. También, revisar que haya sido entrenado y sea calificado para esta labor.
• Tenga una extensa charla con el coach y experimente las impresiones que le quedan. Es fundamental que usted se sienta cómodo y que ambas partes entiendan perfectamente el proceso que se llevará a cabo.
• Pida al coach que le explique la metodología que usará. Es necesario que la conozca y que comprenda cada paso que se dará, así como el tiempo que durará el coaching. En general, se estima que pueden ir de 8 a 15 sesiones, como un mínimo en vistas a los objetivos, con una frecuencia semanal, quincenal o mensual.
• Asegure un acuerdo de confidencialidad: sólo aquello que se autoriza puede ser transmitido fuera del proceso, y esa autorización la establecerán la empresa, el coachee y el coach. No olvide que en este proceso no sólo se tratarán asuntos profesionales, es inevitable que los ejecutivos vuelquen intereses y preocupaciones de índole personal.

Por último, es fundamental señalar que, una vez elegido el profesional, la empresa debe darle todo su apoyo para que el trabajo fluya sin inconvenientes y logre el éxito.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?