Inicio Bon Vivir Gastronomía Cómodos, seguros y ricos

Cómodos, seguros y ricos

¿Quién no sueña con llegar a su casa y tener preparado un plato de alta calidad, rico y con sus nutrientes intactos? Ahora esto es posible gracias a la quinta gama, la última tecnología gastronómica que se aplica en este especial sistema de producción en el que se garantiza la higiene y la fidelidad en la textura, sabor y cualidades organolépticas originales de los ingredientes.

Hay que aclara que no son platos precocinados ni preelaborados, sino que son el resultado de una nueva tecnología que hace posible dejar atrás aquellos viejos métodos de cocción. Así, ahora es posible tener al alcance de todos menús de alta cocina con sus cualidades intactas, tanto que es muy difícil distinguir entre una receta de quinta gama y una recién elaborada por un chef profesional.

Por lo antes dicho, estos platos están siendo cada vez más demandados por hoteles y restaurantes para así brindar deliciosos bocados y también aligerar el trabajo en sus cocinas. Del mismo modo, en las casas, la quinta gama soluciona las comidas cotidianas, dando alimentos de calidad que ahorran tiempo a la mujer moderna de hoy o le solucionan la cena al oficinista soltero. Y todo esto a un precio totalmente accesible.

Ingredientes puros

Una de las principales características de los platos de V gama es la ausencia de conservantes y aditivos. Esto es posible por el método de producción utilizado, que se basa en los modos artesanales y caseros, sumándoles las virtudes de las nuevas tecnologías. Por esto se usan materias primas de primera calidad que son provistas por proveedores estrictamente seleccionados, siendo este paso esencial para certificar toda la pureza en el resto de la cocción.

Para que no haya conservantes, el proceso de higienización debe ser muy efectivo. Este se realiza mediante el calor y una suave pasteurización. Con este tratamiento térmico se garantiza la eliminación de los microorganismos patógenos y, al mismo tiempo, se preservan el sabor, la textura y las cualidades organolépticas de cada ingrediente. También, en algunos platos, este proceso se refuerza por inhibidores bacterianos naturales a base de aceites esenciales de ajo, tomillo y otras especias.

Así, los platos de quinta gama son una opción segura, funcional y deliciosa.