Inicio Empresas y Negocios Compra Colectiva Vs Marketing de Distribución

Compra Colectiva Vs Marketing de Distribución

Que a todos nos gusta encontrar precios ventajosos no es nada nuevo. Una buena oferta le sienta bien a cualquiera, y esto sucede desde que comerciamos. Y lo que también sucede ahora es que, si buscas buenos precios, se te acumula el trabajo. Hoy las ofertas nos llegan al correo sin parar de la mano de los líderes en compra colectiva. Ahora ya no se rastrea, ahora se elige entre una oferta descomunal. Y al otro lado de la pantalla, sin detenernos hoy en los intermediarios, están los negocios. Esos prestadores del servicio u ofertantes del producto con descuentos increíbles. No lo olvidemos, sin ellos, todo esto no existiría. Ahora bien, ¿cómo deberían tomarse los ofertantes esta herramienta, a mi entender, de marketing y distribución digital? O mejor dicho, ¿cómo no deberían tomarla?

La distribución tiene un precio, siempre ha sido así.

Una herramienta como Lets Bonus o Groupon no debería dejar de ser una opción más en marketing digital para un anunciante. A mi entender no deja de ser una cuestión de distribución y, como tal, tiene su precio. No nos engañemos, no es publicidad gratis, ésta no existe, y se debe pagar. Hay que saber a qué te atienes y elegir la mejor opción para tu negocio, orientando la campaña al producto o servicio adecuado.

Es evidente que estas plataformas garantizan un nivel de repercusión muy elevado (más de 3,5 millones de registrados en Groupon, de 2,5 millones en LetsBonus y de 2 millones en Groupalia por mencionar los más populares si las fuentes no me fallan). ¿De verdad alguien puede pensar que llegar a un target amplísimo de tu ciudad tiene un coste cero? Ciertamente estas plataformas tienen una infraestructura tecnológica y unas bases de datos que muchos soñamos con ellas. Pero si quieres hacer uso, piénsalo bien, porque no deja de ser una inversión en marketing, desde mi punto de vista, de distribución , y en este caso digital.

Por lo tanto, ten en cuenta el coste de tu producto o servicio para que puedas seguir sacando beneficio sin olvidar los costes de distribución que una plataforma de compra colectiva conlleva cuando ejecutas una campaña de este tipo. Y a los costes de distribución no sólo me refiero a las comisiones que deben abonarse a la plataforma, sino cuándo debes abonarlas, cuándo cobras tú y, otro factor clave, el coste de la fidelización.

Si el coste de la fidelización se dispara, innova

Sin embargo, y tampoco lo podemos negar, existe una arista que todavía queda por pulir y a mi entender resulta muy importante a la hora de entrar en campañas de compra colectiva. Una arista la cual me dice que ésta opción en marketing digital sólo debe formar parte de muchas otras herramientas a usar en el plan de tu negocio. El problema al que me refiero es que, dado el fuerte carácter de oportunidad que conlleva la compra colectiva, el coste de fidelización se dispara. Desde mi punto de vista y por el tipo de comprador registrado, fidelizar a través de compra colectiva resulta complicado. Debes hacerlo por otras vías, también a tu alcance, tanto en tu punto de venta como a través de más acciones en marketing digital: presencia en redes sociales, eMail Marketing, SEO, SEM… Todo puede formar parte de un engranaje siempre a medida de tus posibilidades. El mensaje de este artículo es tomar una campaña de compra colectiva como una herramienta más de las que disponer en tu plan de marketing digital y no como la solución a bajo coste para vender más.

Hay que tener en cuenta que Internet en general y las compras colectivas en concreto, están generando, y es normal, una nueva cultura de compra en la red. Con sus ventajas y sus inconvenientes, pero en la que la fidelización también puede estar presente.

¿Cuántos usuarios te podrán llegar a conocer? Aquí está el valor.

No es mi intención juzgar si Groupon lo hace mejor que LetsBonus, o al revés. O si los márgenes de comisión son demasiado elevados. Son los que son y no conozco al detalle las cuentas de resultados del 2011 de estos gigantes de la compra colectiva. Lo que sí me gusta hacer es aplicar el prisma del marketing necesario para valorar una herramienta de este tipo si, por ejemplo, vendiera masajes terapéuticos. ¿Verdad que nunca anunciarías a precio de escándalo tu producto de mayor demanda? Pues aquí ya hay una variante por la que nunca debes optar. Estas herramientas pueden ser útiles para dar a conocer tu negocio a un amplio número de consumidores potenciales, pero es más que recomendable que sea a través de un producto de baja demanda para empezar. No mires cuánto podrás llegar a vender, valora cuántos usuarios te podrán llegar a conocer.

Un mecanismo más de tu plan

Cabría destacar el mensaje en base de este post. Entrar en campañas de compra colectiva forma parte del marketing de distribución digital. Significa entrar en canales de venta en clave de campaña publicitaria on-line y que inciden directamente en tu política de precios. No se debe olvidar que éste puede ser un mecanismo más de tu plan en marketing digital para promocionar tu negocio, pero que existen muchas otras acciones que pueden afianzar tu presencia on-line. Combínalas con acierto y, sobre todo y como en toda acción de marketing, prueba. El ensayo y el error es lo mejor para progresar.

¿Crees que entrar en campañas de compra colectiva puede ser una buena fórmula para complementar tu acción en marketing digital?