Inicio Salud y Belleza Consejos alimenticios para unas piernas saludables

Consejos alimenticios para unas piernas saludables

La llegada del calor en el verano puede ocasionar algunas molestias en las piernas, sobre todo en las mujeres, que suelen ser más propensas a sufrir afecciones como várices, arañitas, hinchazón o retención de líquidos. Una buena alimentación es fundamental para la salud de nuestro cuerpo por eso es aconsejable prestar especial atención a lo que comemos y bebemos ya que influirá directamente sobre él.

¿Cómo influye el sobrepeso en la salud de las piernas?
El sobrepeso y/o la obesidad son algunas de las principales causas de las várices. Además, influyen directamente sobre la aparición de arañitas, hinchazón o retención de líquidos.

Si mantenemos una alimentación adecuada ayudamos a mantener un peso que facilite la circulación en las piernas. Para esto, la mejor dieta es la que además de adecuar el valor calórico para lograr el peso ideal, aporta un muy bajo nivel de grasas pero con suficiente aporte de fibras.

Los alimentos que hay que evitar
Para prevenir problemas circulatorios en las piernas y la aparición de celulitis es aconsejable no ingerir alcohol, y en el caso de hacerlo ocasionalmente, debería ser con moderación. Tampoco se recomienda consumir grasas saturadas como crema, manteca o fritos, ni dulces, golosinas, amasados de pastelería o alimentos enlatados en general. Además es muy importante reducir el consumo de sal de la dieta con el objetivo de evitar la retención de líquidos.

Los recomendados
La principal recomendación a la hora de prevenir estos problemas es comer sano. Para esto se deben incluir diariamente tanto frutas como verduras y aumentar el consumo de proteínas de “alto valor biológico” como carnes magras, clara de huevo o lácteos magros. Las frutas cítricas incrementan el aporte de vitamina C y antioxidantes, éstos últimos son los encargados de proteger al organismo de los radicales libres que provocan el daño o muerte celular. Si consumimos alimentos que nos aportan antioxidantes, estamos colaborando a retrasar el proceso de envejecimiento y previniendo algunas enfermedades.

Las frutas cítricas más conocidas son la naranja, el limón, el pomelo, el ananá y la mandarina, pero también lo son el durazno, la frutilla, la mora, la cereza y el kiwi. El arándano es una de las frutas con mayor contenido de antioxidante (carotinoides y antocianos) que está incluida dentro de la nueva generación de frutas o frutas del Siglo XXI. Es recomendada también por su efecto desinflamatorio y debido a que beneficia el aumento del HDL (colesterol bueno) y por consiguiente favorece al sistema cardiovascular. Se puede usar tanto como fruta fresca, en platos salados o dulces, helados, jugos, etc.

Entre las verduras que tienen un alto aporte de antioxidantes, podemos mencionar al ajo (uno de los más potentes), brócoli, coliflor y tomate.

Es fundamental tomar suficiente cantidad de líquido, al menos 2 litros diarios son necesarios para una correcta hidratación, ya que esta favorece la diuresis y por lo tanto la eliminación de toxinas. Tomar suficiente líquido también mejora la constipación, otro de los factores que empeoran las várices, arañitas, etc. En este sentido, ingerir té verde o de jengibre es una buena elección a la hora de aportar al organismo tanto líquidos como antioxidantes.

Complementar con actividad física
Pero además, una alimentación sana debe ser acompañada por la realización de actividad física, lo que ayudará a tener unas piernas saludables. Un buen ejercicio, y también sencillo de realizar, puede ser caminar al menos 30 minutos diarios.