Inicio Salud y Belleza Cuando aprender cuesta

Cuando aprender cuesta

Por: Lic. Alejandra Fernández y Lic. Julieta Tojeiro, Equipo de Hémera

Se sabe que los desórdenes de ansiedad o estrés afectan en forma frecuente la capacidad de aprender, pudiendo aparecer en niños, adolescentes y adultos diversos problemas de aprendizaje, pero: ¿Qué es un trastorno de aprendizaje?

Son problemas que se caracterizan por un rendimiento académico muy inferior al esperado para la edad cronológica en un individuo, quien tiene un nivel de inteligencia normal y una enseñanza apropiada.

Existen diferentes trastornos de aprendizaje:

Dificultades aritméticas: Bajo rendimiento en el cálculo o el razonamiento matemático.

Dificultades en la lectura: Bajo rendimiento, ya sea en velocidad, comprensión lectora o en el reconocimiento de palabras.

Dificultades en la expresión oral y/o escrita: Los problemas en la expresión oral, se encuentran asociados a fobia social y/o especí­fica. Las disgrafías, bajo rendimiento caligráfico, son resultados de problemas en la coordinación motriz.

Dificultades en la atención y concentración.

Dificultades en el control de los impulsos.

Los problemas de escritura, expresión oral, déficit atencionales y conductuales no son especí­ficamente trastornos de aprendizaje pero de existir inciden directamente en el rendimiento académico, por tal motivo también necesitan ser tratados.

Los niños con problemas de aprendizaje tratan arduamente de cumplir con las exigencias, lo que les genera más presión. Y a pesar de sus esfuerzos, tienen mucha dificultad dominando las tareas de la escuela y se atrasan. El niño, al esforzarse tanto por aprender, se frustra más y más y desarrolla problemas emocionales, tales como una baja autoestima ante tantos fracasos. Asimismo estos pueden desencadenar en desórdenes emocionales, de conducta o sociales, que pueden exacerbar trastornos psicológicos previos.

También adultos que sufren este trastorno, se ven obligados a abandonar una carrera o a soportar fracasos en el área laboral por tener estas dificultades y quedar sin diagnóstico y/o tratamiento adecuado.

Pero, ¿cuándo se puede pensar en la existencia de un trastorno de aprendizaje?. Las señales más frecuentes que indican la presencia de un problema de aprendizaje peden ser:

Dificultad entendiendo y siguiendo instrucciones.

Dificultad recordando lo que le acaban de decir.

No domina las destrezas básicas de lectura, deletreo, escritura y/o matemática, por lo que fracasa en el trabajo escolar.

Dificultad distinguiendo entre la derecha y la izquierda, tiene dificultad identificando las palabras o una tendencia a escribir las letras, palabras o números al revés como por ejemplo: al confundir el número 25 con el número 52.

Le falta coordinación al caminar, hacer deportes o llevar a cabo actividades sencillas, tales como tomar correctamente el lápiz o atarse los cordones de las zapatillas.

Fácilmente se le pierden o extravían sus pertenencias, libros de la escuela y otros artí­culos.

Dificultad con el concepto de tiempo, se confunde con “ayer”, “hoy” y “mañana”.

Hémera cuenta en la actualidad con un equipo de profesionales, capacitados para acompañar a niños, adolescentes y aún adultos en el camino del aprendizaje académico, capacitados para evaluar y tratar en forma específica y focalizada los problemas de aprendizaje. De ese modo mejorando trabajamos en forma conjunta para mejora el nivel de desempeño y rendimiento, favoreciendo una mejor autoestima, indispensable para afrontar los desafí­os de la vida escolar.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?