Inicio Bon Vivir Gastronomía Decoración especial para 1816 Lacroze

Decoración especial para 1816 Lacroze

Compartir

El nuevo restaurante 1816 Lacroze está ubicado en Av. Federico Lacroze 2195, esquina 11 de Septiembre, pleno Barrio de Belgrano en la Ciudad A. de Buenos Aires.

El diseño, la estética y la decoración estuvieron a cargo de la Arquitecta Cintia Zabaljáuregui.

Características Principales del nuevo restó:
En la tradicional esquina “gastronómica” de Federico Lacroze y 11 de Septiembre, en pleno barrio de Belgrano, se abrió 1816 Federico Lacroze, el 5to. restaurante de la cadena caracterizada por rescatar y aggiornar la cocina tradicional porteña en un ámbito moderno, elegante y “cool”, estrechamente vinculado con el arte argentino contemporáneo.

Al igual que en los otros locales 1816, se vincula la alta calidad de la cocina porteña con obras de artistas plásticos argentinos contemporáneos. En el caso de 1816 Federico Lacroze, se exhibe una obra de la artista plástica argentina Cinthia Cohen de la serie “Sinfonía en Verde”, que le imprime carácter y dinamismo al lugar. Asimismo, una fotografía panorámica de Marcello Mortarotti realizada en colores verdes sobre una placa de acero.

1816 Federico Lacroze se estableció sobre un edificio antiguo, típico del barrio de casas de Belgrano. Se recicló el inmueble conservando y destacando las principales características de su fachada con una iluminación especial. Así como el exterior del edificio se preservó y se puso en valor, el interior se acondicionó con un look contemporáneo. Para esto, se propuso una marquesina austera con el fin de darle protagonismo al edificio original, con sus balcones y molduras.
La superficie interior de la planta principal es de190 m2, que se completa con el área reservada para administración y el subsuelo, con lo que llega a una superficie total de 300m2.
El mobiliario exterior del restaurante presenta sillas de hierro trabajadas, en armonía con el mismo criterio estético de la fachada antigua y con especial atención en destacar la majestuosa arboleda que enmarca el edificio en toda su extensión.

En esta primera etapa, el restaurante 1816 Federico Lacroze tiene capacidad para 170 comensales distribuidos en 30 personas en el exterior y 140 en el interior.

El salón se encuentra dividido en dos partes esenciales. Esta disposición busca brindar, de alguna manera, mayor intimidad a los visitantes; asimismo, en la decoración que rodea a las mesas se han utilizado recursos que connotan una suerte de exclusividad entre los diferentes espacios, lo cual también tiende a otorgar mayor “intimidad” e independencia en cada uno de los ambientes.

Al mismo tiempo, se intenta lograr un ambiente “fresco” y cálido, lleno de luz y colores que le proporcionen calidez a la “antigüedad” de la arquitectura original. Se ha utilizado una paleta de colores que va desde los marrones hasta los verdes, estos colores se pueden ver en la madera, en el verde de los tapizados, en los empapelados retro en tonos verdosos y en la obra que preside el salón, un cuadro de Cinthia Cohen que pertenece a la serie de “Sinfonía en Verde”.

Las paredes de 1816 Federico Lacroze fueron pensadas como “vistas”. Por un lado, se priorizó el color blanco en aquéllas por donde entra la luz de los ventanales y, en contraposición, una pared envolvente de madera oscura y otra empapelada con diseños realizados exclusivamente para el restaurante (el diseño del papel replica la trama pintada en el cuadro de Cinthia Cohen que se exhibe en el otro sector del salón). Desde la barra, al mirar hacia la cocina, se visualiza una bodega con capacidad para 90 vinos. Se trata de una bodega permeable, puesto que presenta espacios a través de los cuales se puede ver la cocina.
Y siempre en armonía con los colores verdes contrastantes con el marrón de la madera presente en el restó y en coherencia con destacar el arte argentino contemporáneo, se colocó otra obra plástica en un espacio de 6m de largo por 1m de alto; se trata de una fotografía de un paisaje en verde sobre lámina de acero de Marcello Mortarotti, que otorga una sensación cálida y fría a la vez.

En lo referente a iluminación, para las mesas se utilizaron luminarias que cuelgan del techo, confeccionadas con cristales de fines de los años ’70, que fueron recicladas para este fin. En el exterior, se recurrió a una iluminación especial que destaque la arboleda y las molduras de la fachada del edificio, elementos que caracterizan la esquina de 1816 Federico Lacroze.

Los elementos descriptos crean un equilibrio entre luz y oscuridad, entre frío y calidez. Se ha logrado un estilo ecléctico con la combinación del clásico tradicional y original de la casa, elegante, retro, funcional y contemporáneo.

1816 demuestra que el ambiente donde se recibe, se atiende y se sirve a sus comensales es tan importante como su cocina. Por esto, no es casualidad que presente su ya característica “cocina a la vista” enmarcada por una gran barra de acero inoxidable, una de las principales características de esta cadena de restaurantes que también se replica en este nuevo local. El gigantesco mostrador de acero inoxidable es sinónimo de limpieza y alta calidad. Este recurso que se utiliza en los restaurantes 1816 desde su fundación, se ha convertido en el comentario general de los comensales como algo diferente, divertido y exclusivo de esta cadena.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?