Inicio Bon Vivir Gastronomía Del I al V, todo para comer

Del I al V, todo para comer

Compartir

Aunque no lo sepamos, todos los alimentos que consumimos tienen una calificación que va del 1 hasta el 5. ¿De qué se trata? Es una manera de clasificar en niveles a la comida según tratamiento que han tenido en su elaboración hasta que llega a nuestra boca. Esto significa que no es lo mismo una comida pre-cocida o congelada que una verdura fresca.

La caracterización de estos grupos comienza por los alimentos frescos y termina en la última generación denominada Gama V, que se destaca por la aplicación de la última tecnología gastronómica.
Conocer las particulares de cada segmento es importante, pues así somos conscientes de todo el proceso que atraviesa cada ingrediente antes de servirlo en el plato. Esta información nos sirve para decidir antes de comer una cosa u otra.

Contar hasta 5

Obviamente, en el inicio está la Gama I, que está compuesta por alimentos frescos. Aquí entran las verduras, las carnes, los pescados, los mariscos y los huevos. Son productos que no tuvieron intervención y que tampoco fueron higienizados por ningún proceso ni tampoco sometidos a conservantes. Por supuesto, antes de consumirlos hay que lavarlos bien.

A este grupo le sigue la Gama II, en este caso se cuentan las conservas y las semiconservas. Para clasificarlas así tuvieron que haber pasado por un tratamiento térmico para su conservación. De todos modos, no están a salvo de que en ellas se alberguen microorganismos anaerobios. En este caso hay que tener cuidado de no comprar latas infladas o golpeadas, y en una segunda instancia chequear que los líquidos dentro del envase no estén turbios.

En el tercer conjunto entran los congelados y los ultracongelados. Para mayor seguridad es imprescindible nunca romper la cadena de frío, por eso no adquirir envases con escarcha en su superficie pues esto es señal que ha sido descongelado parcial o totalmente.

En la Gama IV ya se incluyen los alimentos listos para usar, en los que la tecnología comienza a marcar su incidencia. Se trata de los productos procesados envasados al vacío o en atmósferas controladas. Acá se incluyen frutas y verduras frescas envasadas al vacío y limpias.

Por último, la Gama V marca el mayor avance en el uso de la tecnología en el mundo gourmet. Con esta manera de procesar los alimentos se ha mejorado la conservación, los sabores y también la funcionalidad para los usuarios. Estas comidas están envasadas, tratadas y cuentan higiene garantizada gracias a un método de pasteurización que favorece el no uso de conservantes ni aditivos.

Además, esta Gama está siendo un éxito pues llega a los platos lista para consumir y con recetas que van desde propuestas tradicionales y también versiones más complejos. Incluso, pueden ser utilizadas en caterings.El método de cocción es artesanal, por eso cada ingrediente conserva su textura y sabor.

La Gama V se ha convertido en una opción sana y económica para quienes deben comer en la oficina o no tienen tiempo para cocinar en sus casas.