Inicio Bon Vivir Turismo Despacio, rutas argentinas

Despacio, rutas argentinas

Se vienen las vacaciones de invierno y volverá a incrementarse considerablemente el movimiento en las rutas de la Argentina. La red vial totaliza 230.137 km. Pese al 89% pavimentado, el deficiente estado de algunas tramos, la falta de señales y las condiciones meteorológicas se suman al factor humano, el de mayor incidencia cuando se producen accidentes. Una percepción que es avalada por los lectores: a través de una encuesta, el 86% califica el estado de las rutas de “malo” o “regular”.

Unos 6 millones de autos y 1.500.000 vahículos de carga saturan las rutas principales del país, que incluso transforman en insuficientes los menos de 9 mil km de caminos concesionados y con pago de peaje. Pero, además, apenas algo más del uno por ciento (2.337 km) de la red general está conformado por tramos de dos o más carriles. En cuanto a la desaprensión al volante, hay que señalar que la ley nacional 23.348 transformó la Educación Vial en materia obligatoria a partir de 1986, pero no se aplica en los colegios como materia de la currícula ni autónoma. Frente a esa letra muerta, ahora se discute la sanción de la ley 26.363 de licencias por puntos. “Jurídicamente está bien planteada. Pero mientras no sea nacional y no se cree un registro unificado, los argentinos sabrán qué hacer para zafar”, advierte Eduardo Bertotti, de Seguridad y Educación Vial.

Por su parte, el presidente de la Asociación Argentina de Carreteras, Miguel Salvia, reclama la puesta en marcha de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y señala: “Las inversiones en rutas no concesionadas aumentaron en los últimos dos años y es cada vez más tenue la diferencia entre ambas redes, aunque las que cobran peaje ofrezcan servicios superiores”. Además, Salvia recomienda mantener la política de ensanches de caminos, puesta en marcha en las rutas 5, 7, 8, 14 y la autopista Rosario-Córdoba.

A continuación, en orden alfabético y provincia por provincia, un panorama de los puntos que requieren mayor cuidado en las principales rutas.

BUENOS AIRES
La mayor parte de las vías rápidas de la provincia de Buenos Aires se concentra en el Area Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires. Son los mejores caminos del distrito en cuanto al estado de la cinta asfáltica, señales fijas, servicios y cartelería inteligente. Pero también son aquellos que requieren maximizar los cuidados, ya que allí es común que los conductores ignoren las velocidades máximas permitidas. Además, las autopistas a La Plata (especialmente en el tramo Hudson-La Plata) y Ezeiza-Cañuelas atraviesan espesos bancos de niebla. El mismo fenómeno afecta un tramo de 20 km de la ruta 9 Panamericana, desde Baradero hasta San Pedro.
Otras rutas riesgosas: 74 (65 km de Ayacucho a Tandil, con ondulaciones y camiones que llevan piedras de las canteras), 30 (bancos de niebla, sin señalización, altos yuyos en la banquina, máquinas cosechadoras y cruce peligroso y oscuro con la 50), 29 (bancos de niebla entre Gral. Belgrano y Ayacucho), 226 (niebla entre Azul y Tandil y peligro de sobrepasos en la serranía de Tandil a Balcarce), 215 (sin banquina y muy transitada desde La Plata hasta Brandsen), 2 (cruce sin rotonda con la 74, curva muy cerrada seguida por un puente muy largo pasando Chascomús y cruce de pueblos por el medio, como Las Armas, Cobo y Castelli), 3 (rotonda muy peligrosa 30 km antes de Bahía Blanca, acceso a Monte Hermoso y vehículos que suben a la ruta en pueblos ubicados entre Bahía Blanca y Patagones), 55 (destruida en 10 km desde la salida de Balcarce hacia Necochea), 88 (en muy mal estado y muy transitada por camiones desde Mar del Plata hasta Quequén), 51 (muy angosta, con sucesión de puentes y curvas cerca de Pringles), 76 (pavimento muy antiguo, lleno de pozos, en Sierra de la Ventana) y 33 (desniveles por la serranía de Ventana entre km 35 y km 70 y mucho tránsito de camiones).

CATAMARCA
Una de las zonas más complicadas es la Cuesta de El Totoral por la ruta 38, entre Huacra y La Merced (25 km llenos de pozos, tránsito pesado y animales sueltos). La misma situación se da en las rutas 33 (entre el aeropuerto y Las Salinas) y 40 (100 km en la zona de la mina Bajo La Alumbrera) y en los 70 km de la 38 de La Rioja capital hasta Chumbicha. Por la falta de servicios (no hay estaciones de servicio ni gomería), conviene transitar en caravana la ruta 60 desde Fiambalá hasta el límite con Chile. Allí la temperatura de noche puede llegar a descender a -14°.

CHACO
Los cráteres y falta de pavimento en tramos de la ruta 16 desde Sáenz Peña hacia Santiago del Estero obligan a circular a 40 km/h. Es muy transitada por camiones, micros y autos en los 12 km desde el cruce con la 11 y el puente a Corrientes. Por la 11, es muy peligroso el cruce El Triángulo, en la entrada a Resistencia. Entre Sáenz Peña y Tres Isletas, mucho tránsito de camiones y maquinaria agrícola por la 95. En todas las rutas de Chaco abundan ciclistas sin luces y animales sueltos.

CHUBUT
Mientras se construye para el 2011 la doble trocha desde Madryn hasta Trelew, en ese tramo de 65 km la ruta 3 es una larga recta muy transitada por camiones, cuyas ruedas marcan una doble zanja y montículos en cada carril. Hay un declive muy pronunciado y curvas en los últimos 10 km antes de llegar a Comodoro Rivadavia. Es muy peligroso con hielo y nieve. En la ruta 25, animales sueltos, curvas peligrosas pegadas a la montaña y subidas y bajadas muy pronunciadas en 20 km en Pocitos de Quichaura, 180 km antes de Esquel. Camino a Península Valdés por ruta 2, pozos, parches de brea, demarcación deficiente y ganado suelto. Hay mucha piedra suelta en las rutas de ripio de la Península.

CORDOBA
Las rutas 20 -desde Córdoba capital hasta Carlos Paz- y 34 -que atraviesa Traslasierra- son focos de accidentes por la saturación de vehículos en temporada alta. El Camino de las Altas Cumbres disminuye la visual por sus curvas y contracurvas en cornisa. La 7 es complicada en la zona de Laboulaye por la abundancia de camiones, así como la 9 desde Bell Ville hasta la capital provincial se conoce como “Ruta de la muerte” (428 km). El abogado y especialista en Tánsito y Accidentología Vial Horacio Botta Bernaus amplió el panorama: “La ruta 19 desde Córdoba capital hacia Santa Fe está sobresaturada, especialmente por camiones; la 7 y 8 fallan en señalización vertical y horizontal y a la 36 entre la capital y Río Cuarto le faltan banquinas y mantenimiento”.

CORRIENTES
Es muy angosta y transitada la ruta 14, especialmente entre Cuatro Bocas y Paso de los Libres. Curvas cerradas, contracurvas, tractores, camionetas sin luces y poca demarcación en la 27, desde Saladas hata Goya. La 40, de ripio y tierra, es intransitable con lluvia desde Carlos Pellegrini hasta los Esteros del Iberá.

ENTRE RIOS
Curvas abruptas, puentes angostos y lomadas en la ruta 11, al pasar Victoria hacia Paraná; curva en forma de S y contracurva y mala señalización en un cruce de vía abandonado en La Picada, 10 km al norte de Paraná por ruta 12; por la 14, mucho tránsito de camiones, vecinos que atraviesan la ruta y cruce muy peligroso con la 18, al sur de Concordia; neblina y humo por quema de pastizales (especialmente en marzo y abril) en las rutas 11 y 12 desde Victoria hasta Brazo Largo; neblina, vehículos de ganaderos que entran y salen y mucho tránsito los fines de semana, en los 58 km del puente Victoria-Rosario.

FORMOSA
Poca señalización en 56 km de la ruta 86, desde General Belgrano y General Güemes; bicicletas, gente de a pie, camiones, animales sueltos y poca señalización en la 81 entre Palo Santo y Estanislao del Campo; la 11 -lleva a Paraguay- es muy transitada día y noche por autos, camiones y buses.

JUJUY
La ruta 34 tiene una bajada muy pronunciada de dos kilómetros en El Cuarteadero (antes de San Pedro), se transforma en la calle principal del pueblo al cruzar al medio Fraile Pintado y se llena de camiones que transportan caña durante la zafra (mayo a octubre) cerca de San Pedro, La Mendieta y Lib. Gral. San Martín. Por la 9, derrumbes de la montaña en la época de lluvias (verano) en Volcán, Corte Azul y Corte Colorado y gente que camina por la ruta; en la Puna, subidas, bajadas, curvas, contracurvas, cornisa sobre precipicios y autos viejos, lentos y sin luces; al sur de Volcán, 10 km con curvas en la Bajada de Barcena.

LA PAMPA
La ruta 20 es muy desolada en 200 km rectos desde Chacharramendi a 25 de Mayo; la 152 tiene curvas y contracurvas seguidas por una gran subida un kilómetro pasando el Parque Nacional Lihuel Calel. Animales sueltos y ondulaciones en las rutas 151 y 154.

LA RIOJA
Ripio sin mantenimiento y resbaladizo con lluvia, derrumbes y curvas con pendientes en 40 km de la ruta 40 (Cuesta de Miranda, de Nonogasta a Pagancillo); muchas curvas, badenes, cruces de ríos sin puentes y animales sueltos en la ruta 26, cerca de Talampaya.

MENDOZA
El riesgo crece en las rutas cordilleranas y las que atraviesan zonas de bodegas y viñedos, muy utilizadas por camiones y maquinaria agrícola; algunos puntos complicados por curvas, puentes y túneles del camino de Alta Montala de la ruta 7: km 1115, km 1117 a 1120, km 1136, km 1187, km 1192, km 1200, km 1205, km 1224 y km 1228 a 1230. De mayo a septiembre aumentan los cierres parciales o totales por la nieve o por aludes de barro o piedras.

MISIONES
Los tramos más conflictivos de la ruta 12 son los 27 km entre Santa Ana y San Ignacio (lleno de curvas cerradas), Gobernador Roca (el camino atraviesa el poblado), Posadas y Esperanza; en la 14, falta de demarcación y carteles.

NEUQUEN
La ruta 22 se transforma en autopista en los 10 km que atraviesa Neuquén capital. Allí se juntan el tránsito lento local, los turistas de paso hacia la Cordillera, los semáforos y los vecinos que cruzan a pie por cualquier lugar; pendientes y hielo en la ruta 234 de Rinconada a Aluminé; por la 40, en Alicurá, curvas muy pronunciadas, como en 75 km de la 237 desde Piedra del Aguila hasta el río Collón Curá; por ripio y hielo, son muy peligrosos los accesos a Aluminé.

RIO NEGRO
Máquinas agrícolas, camiones que entran y salen repentinamente, tránsito interurbano y turístico, micros y transporte de combustibles en el Alto Valle por ruta 22; de Río Colorado a Choele Choel, recta desolada de 143 km. Allí, el sol pega de frente al atardecer en dirección al oeste; otros tramos sin servicios ni pueblos: 152 km de Río Colorado a Conesa por rutas 251 y 22 y en 125 km de ruta 3 de Las Grutas a Sierra Grande; por la 40 (ex 258), 122 km de cornisa, curvas y contracurvas con pavimento resbaladizo y bosque tupido en el Cañadón de la Mosca, de Bariloche a El Bolsón.

SALTA
Neblina intensa y ripio en 22 km de la Cuesta del Obispo por ruta 33, del paraje San Martín a Piedra del Molino; la 68 (de Salta capital a los Valles Calchaquíes) suele cortarse en verano por crecidas de arroyos entre La Merced o El Carril y Cnel. Moldes; también complican los camiones de bodegas de la zona de Cafayate y los tractores durante la cosecha de tabaco, en verano; muchas curvas peligrosas, animales sueltos y ripio en la 40, entre San Carlos y Cachi; la 51 presenta muy mal estado, camiones, ciclistas y curvas cerradas en 10 km de Salta capital y Campo Quijano; de ahí hacia El Alisal (60 km), cornisa, mucha tierra suelta y camiones que transportan bórax. Por la 34, micros de tours de compras que van a Bolivia y cortes por crecidas de arroyos en verano, cerca de Mosconi y Embarcación.

SAN JUAN
Hacia el límite con Mendoza, la 40 es muy transitada, poceada, con surcos y lomadas que marcan los camiones; hacia Jáchal (al norte), unos 50 badenes suelen cubrirse de agua en verano y cortarse en 40 km entre Tucunuco y un campamento de Vialidad; camino a Chile, la ruta de cornisa 150 se interrumpe seguido de marzo a noviembre, por intensas nevadas y el hielo que cubre el ripio.

SAN LUIS
Muchas rutas fueron transformadas en autopistas en los últimos años, bien señalizadas e iluminadas. Pero aumentaron los accidentes por exceso de velocidad. Por ejemplo, en 220 km de Desaguadero a Córdoba. Hay rectas muy largas, con subidas, bajadas, nieve y bancos de neblina; animales sueltos y largas rectas desoladas que provocan fatiga, en la 9 entre Volcán y Trapiche, la 147 en La Calera, el Parque Nacional Sierra de las Quijadas y el límite con San Juan y la 148 en 170 km desde Villa Mercedes hasta Merlo.

SANTA CRUZ
Requiere mucho cuidado la ruta 3: curva muy cerrada seguida por una gran subida en Punta Peligro, 10 km al sur de Chubut; bajada muy pronunciada, escarcha y recta muy larga en bajada seguida de curva y contracurva 5 km al sur de Fitz Roy; zorros, guanacos, y avestruces sueltos en Güer Aike (a 7 km de Río Gallegos) y cerca del Parque Nacional Monte León; escarcha todo el día por estar encajonada por un cerro a lo largo de 3 km, a 100 km de la capital.

SANTA FE
Animales sueltos y quema de pastizales en el puente Rosario-Victoria; camiones, banquinas de pasto y cruces peligrosos en Sa Pereyra y San Carlos, por la 19; ondulaciones, pozos y camiones en los 160 km de Santa Fe a San Javier por ruta 1; también colapsan las rutas 9 (al sur de Rosario), 70 (de Recreo a Rafaela) y 34 (Rafaela a Sunchales); la 168, deteriorada y con ondulaciones de Santa Fe a Paraná; la 11 de la capital a Coronda atraviesa bancos de neblina; hacia San Justo (100 km), curvas cerradas y muy largas.

SANTIAGO DEL ESTERO
Extremar las precauciones en la ruta 9: animales sueltos, huellas profundas y ondulaciones por camiones y una curva muy pronunciada en el cruce con la 208, a 15 km de la capital; también aparece ganado suelto, niebla, cruces de vehículos y peatones en pueblos y pavimento deteriorado por camiones en la 34, de Colonia Dora a Sta. Fe (170 km).

TIERRA DEL FUEGO
Pavimento húmedo en una zona muy sinuosa de la ruta 3, en Las Cotorras (15 km de Ushuaia); el Paso Garibaldi indica 8 km muy riesgosos por lluvias, nieve y niebla; la misma situación, desde 5 km antes a 15 km pasando Tolhuin; derrumbes de roca, calzada resbaladiza por deshielo en primavera y mucha nieve 90 km al sur de Río Grande.

TUCUMAN
De marzo a septiembre (zafra de caña de azúcar), las rutas 9 (al sur de Banda del Río Salí), 157 (San Miguel a Simoca) y 38 son muy transitadas por camiones y carros de 30 m de largo tirados por tractores sin luces; la 357 tiene el asfalto destruido en 64 km de Tafí a Amaicha del Valle y, en la Quebrada del río Los Sosa, presenta curvas y contracurvas en cornisa, escarcha, nieve y visibilidad reducida por la nuboselva; muchas curvas peligrosas en el Circuito Chico, sobre el cerro San Javier. Además, todas las rutas padecen el problema de los numerosos animales sueltos

Rutas deficitarias y poca educación

Eduardo Bertotti, Director del Instituto de Educación y Seguridad Vial.

Siempre tengo presente una frase del ex campeón del mundo de automovilismo Juan Manuel Fangio: “Los argentinos podrán ser buenos manejadores, pero son pésimos conductores”. De todas maneras, desde el punto de vista del crecimiento del parque automotor y del incremento y diversificación de las relaciones comerciales, tampoco se puede pasar por alto que es muy evidente que la infraestructura y la calidad de la red vial nacional son insuficientes y se quedaron en el tiempo. En la Argentina faltó previsión.

En cuanto al aspecto técnico, profesional y político, los accidentes son consecuencias de una cadena de errores, en distintas proporciones: los factores humano, vehículo y camino siempre tienen incidencia. Hay una gran desaprensión por parte del usuario de la vía pública en contemplar las señales. Pero también tiene mucha responsabilidad la autoridad, ya que el usuario observa que, en muchos casos, no existe sanción, o, si la hay, puede eludirla.

Se percibe la incorporación de infraestructura de avanzada en las vías rápidas, pero la cartelería inteligente está desaprovechada. En nuestras autopistas es posible que se utilicen para expresar saludos de fin de año o para repetir las recomendaciones de las señales estáticas. Entonces, el usuario deja de prestarles atención si funcionan en forma permanente. En otros países, en cambio, suelen estar apagados y se encienden sólo cuando demandan mucha atención para avisar sobre situaciones puntuales de peligro.

A favor, debo señalar que se están licitando algunas rutas provinciales de Santa Fe, con mejoras en el trazado apuntadas a la seguridad vial. De a poco, cambia el enfoque. Y no se trata de obras complementarias, de mantenimiento, sino fundamentales. Es más: el Estado nacional debe hacer auditorías de seguridad vial -recomendadas por organismos internacionales-, tanto en rutas concesionadas como nacionales y provinciales, para alcanzar el concepto de “camino que perdona”. Es decir, atenuar las consecuencias del error humano o mitigar los problemas que presente el vehículo.

No es una paradoja que, a más autopistas, acompaña una cifra cada vez mayor de accidentes. Eso tiene que ver con una pauta de cultura global. Tendemos a concebir los accidentes como hechos fatales, marcados por Dios o el destino, pero no tenemos conductas preventivas ni tomamos conciencia del riesgo que afrontamos. Eso conlleva un largo proceso que requiere de decisión y conciencia política. Se consigue nada más que a través de la educación vial.

La importancia de conducir “a la defensiva”
Como para prever las posibles maniobras que puedan realizar terceros y minimizar el riesgo de accidentes, las academias dedicadas a la enseñanza del manejo de vehículos -con la Escuela de Conducción y Tránsito Juan Manuel Fangio del Automóvil Club Argentino a la cabeza- recomiendan adoptar las precauciones del “manejo defensivo”.

Esas máximas básicas contemplan la adopción de distintas medidas: la importancia de mirar atentamente el camino por delante, para contar con la posibilidad de frenar con anticipación y realizar una maniobra defensiva; dejar un considerable espacio entre el auto propio y el que va adelante; observar los dos costados en los cruces, incluso con luz verde a favor; utilizar el cinturón de seguridad para cualquier movimiento del auto; evitar la cercanía con camiones y micros; sostener con firmeza el volante con las dos manos; no circular con un foco ciego, ya que es una trampa para los otros conductores. Aquí se consignan otras advertencias del Automóvil Club.

* Mientras aumenta la velocidad, disminuye el campo visual y se ingresa en el “túnel”, con lo cual se va perdiendo la visión de los objetos ubicados a ambos costados. Este fenómeno se manifiesta a partir de los 40 kilómetros por hora.

* Para evitar el efecto “hidroplaneo” (pérdida de contacto de las ruedas sobre pavimento húmedo), los neumáticos deben estar bien inflados y con dibujos de correcta profundidad, disminuir inmediatamente la velocidad y circular por las huellas que marca el vehículo de adelante.

* Para adelantarse, observar la información de los carteles y la demarcación horizontal; no sobrepasar en curvas, pendientes, túneles, puentes, cruces de caminos o ferroviarios; antes de iniciar la maniobra, fijarse por los espejos si otro vehículo no realiza un sobrepaso al auto propio y salir del carril encendiendo luz de giro izquierdo; al salir, avisar al vehículo de adelante con la bocina o un destello de luz alta; retomar el carril avisando con luz de giro derecho.

* Quienes sacan el registro por primera vez, durante 6 meses no pueden conducir en autopistas y el centro de las ciudades.

* Un vehículo puede llevar un remolque, siempre y cuando el peso del acoplado alcance como máximo la mitad del peso del primero, incluyendo pasajeros y carga del baúl.

* En el caso de llevar trailer, no cambiar de carril innecesariamente y mantener el vehículo siempre ceñido a la derecha, para facilitar el adelantamiento de otros vehículos.

* No conduzca más de 200 km o durante dos horas sin descansar.

* Con el semáforo en amarillo no está permitido cruzar.

* Respete las velocidades máximas. No confíe en su destreza.

* Infórmese con los que conocen acerca de la conducción en montañas y caminos dificultosos: de cornisa, ripio, arena, nieve y barro.


Fuente: Clarín

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?