Inicio Empresas y Negocios El rojo en la decoración

El rojo en la decoración

Compartir
Por: Liliana Mestanza, Design Team, Fontenla

Los colores forman parte imprescindible del mundo de la decoración.

Para renovar un ambiente nada mejor que cambiar su tonalidad. El cambio suele ser significativo, sencillo y original.

El color rojo en toda su gama otorga un toque diferente a un comedor o salón, entre otros ambientes. Esta tonalidad permite cambiar un lugar de manera económica y si usamos la imaginación, también divertida.

Actualmente el rojo, por naturaleza llamativo y exaltante, es uno de los colores más utilizados para decorar y renovar todo tipo de ambientes. Es un color fuerte, con una gran gama de tonalidades y que resalta muy bien con otros colores como el negro, gris, azul y blanco.

Es uno de los tres colores primarios que da la posibilidad de causar un muy buen impacto en cualquier lugar en donde lo utilicemos. Es un color cálido y aunque muchos no lo crean, da una impresión muy acogedora al ambiente en donde se encuentra.

A la hora de aplicarlo en un ambiente, es fundamental la propia iniciativa y creatividad, como también es muy importante respetar el gusto personal a la hora de decorar.

El rojo intenso es uno de los colores más elegidos y apropiados para dar un toque de distinción a una estancia, ya que combina muy bien con muebles clásicos y grandes alfombras. Este color se logra mezclando el rojo y el ocre con un poco de amarillo y negro. Para contrarrestar un poco la fuerza del mismo, lo mejor es pintar las puertas y los marcos de color blanco que a la vez, permite destacar la belleza de este color.

Lo ideal para los ambientes rústicos es el salmón (rojo intenso mezclado con amarillo medio). Este color es cálido, acogedor, perfecto para comedores y recibidores. Combina perfectamente con otros tonos pasteles.

El rojo inglés es uno de los colores más apreciados a la hora de renovar un ambiente de características clásicas. Como su tono se obtiene mezclando los mismo colores que en el rojo intenso pero con un poco menos de rojo y amarillo, también las puertas deben estar pintadas de blanco o al menos las persianas y ventanas.

No sólo se puede decorar un ambiente pintando sus paredes, el rojo puede incorporarse a través de los muebles y diferentes accesorios como objetos decorativos, alfombras, muebles, cortinas, etc. Son muchas las alternativas que permiten incorporar la energía del rojo a nuestro hogar.

Una recomendación para los comedores: nada mejor que adquirir una vajilla y mantelería roja u optar por cocinas en la tonalidad de los naranjas.
También se pueden colocar azulejos en la gama del rojo. Otra idea práctica es cambiar las cortinas por unas rojas y aplicar guardas de esta tonalidad a los azulejos. Si las sillas son tapizadas, cubrir con telas rojas y si son de madera con almohadones, forrar los mismos con este color.

También lo podemos utilizar en otros ambientes y mobiliarios como tapizados, sillones, pisos, macetas y combina perfectamente tanto con la madera como con el metal.

Cuando hablamos de rojo, no sólo hacemos referencia al rojo tradicional sino también a toda la paleta existente del mismo, que es mucho más amplia de la que imaginamos. Para ello, sólo basta ir a una pinturería o retacería y pedir un catálogo de telas.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?