Inicio Empresas y Negocios El salvataje del Euro

El salvataje del Euro

Compartir
Por: Hans R. Steinmann – Socio Fundador de SWISSinvest

Una vez más, los mercados financieros internacionales temblaron. Esta vez la causa no se generó ni en los países emergentes ni en el sistema financiero americano sino en el continente que impresionó por la estabilidad lograda en los últimos decenios y, en particular, a partir de la creación de la moneda única EURO para el fines/inicio del año2001/2002.

La gran mayoría de los economistas internacionales no preveían o no publicaron las dudas que generaron las deficitarias administraciones fiscales de Grecia y otros países de la EU con suficiente anticipación o vehemencia. ¿Quién ponía en duda la veracidad de los números de un gobierno conservador en Grecia que utilizó los servicios del gigante financiero Goldman Sachs para permitir un maquillaje del déficit fiscal fuera de control?

¿Es Grecia, con su proporción de deuda del 5.1 % en la deuda pública de la EU, realmente un peso suficientemente importante para poner en duda el EURO? El mercado lo interpreta como uno de los demás problemáticas de solvencia y por ende generó una reacción tal vez considerada exagerada por los responsables políticos.

La tabla con la composición de la deuda pública de los países de la zona del EURO permite formarse una opinión sobre este tema que sin embargo no refleja ningún parámetro sobre la capacidad financiera de los países mencionados sin tener en cuenta los PBI y la capacidad fiscal de los mismos. Simplemente nos da una idea a donde se concentran las deudas. Hay sin duda porcentajes que en relación con su PBI dejan espacio para tener dudas sobre cómo enfrentar los compromisos.

Aquí la composición de la deuda pública de la zona del Euro:

Alemania 21.4 %
Austria 3.7 %
Bélgica 6.0 %
España 9.7 %
Finlandia 1.0 %
Francia 20.6 %
Grecia 5.1 %
Holanda 5.3 %
Irlanda 2.1 %
Italia 22.5 %
Portugal 2.5 %

Pero también tengamos en cuenta que las deudas de los Estados soberanos no se han cancelados en su totalidad a lo largo de la historia, excepto algunos casos excepcionales como en los EEUU en 1835 bajo el mando del Presidente Andrew Jackson. Sin embargo ya en el 1791 los EEUU registraron una deuda de US$ 75.5 Millones y al día de hoy también es cuestionable cuando el crecimiento de esta deuda, actualmente en 12.9 trillones, llegará a un nivel que el sistema financiero internacional ponga en duda. Es sobre de todo una cuestión de confianza de los mercados, un factor difícil de evaluar, prever y generar si existen distorsiones en el sistema. Mientras que los países deudores logran superávit suficiente para enfrentar los compromisos de pago de intereses se puede considerar que no debería gestarse una “rebeldía” con problemáticas para seguir renovando lo adeudado. Para la emisión de nueva deuda sin embargo, si rigen otros parámetros y las naciones deudoras deberán llegar al punto del déficit cero como mínimo; un meta difícil de lograr.

El EURO, esta moneda sintética, contiene en su esencia una problemática que difícilmente se pueda resolver a corto plazo y aún con la inyección de la magnitud de fondos anunciada. La discrepancia de los crecimientos económicos, de la actitud y capacidad fiscal y diversidad social y política con las secuelas de la crisis financiera del 2008/2009 sobre los países de la EU no permitirán a plazo corto un reordenamiento de las cuentas fiscales de algunos estados miembros. Por ende, los desequilibrios no se eliminarán con el aporte de la gigantesca suma de EU750MM. Es una mera demostración de la voluntad política de contener la presión de los mercados financieros internaciones para recuperar la confianza perdida. Pero, ¿será políticamente viable imponer programas de ajuste que sin duda no serán aceptados con facilidad en una región en donde los sindicatos ostenten poder y capacidad de organización opositora? Por lo tanto, el reordenamiento llevará su tiempo. Con esta perspectiva no debería esperarse una rápida revaluación del EURO.

Por el momento, la atención de los escépticos quedará focalizada sobre este tema. Como en casos anteriores, bien puede desviarse la presión de los mercados al aparecer nuevos y diferentes focos de cuestionamiento en los mercados financieros internacionales o la presión se agota por considerarse que el valor llegó a una paridad razonable.

Mientras tanto habrá que pensar que resultará oportuno para inversor internacional en ampliar su horizonte de inversión en monedas e instrumentos fuera de la zona EURO mientras que las deudas en la misma moneda por las actuales tasas de interés internacional resultarán atractivas.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?