Inicio Empresas y Negocios El secreto: tu vida como ejecutivo

El secreto: tu vida como ejecutivo

Por: Walter Sutton, orador Vistage de “Ampliando la mirada del CEO”

Yo amo mi trabajo y, como muchos CEOs, hice sacrificios relacionados con los vínculos personales para lograr mi desarrollo y el de la compañía. Habitualmente, les pregunto a los CEOs si tienen una carrera dentro de una vida o una vida dentro de una carrera, para que reflexionen al respecto.

Hay CEOs exitosos y felices, ¿cómo lo logran? Uno de los secretos es saber que pueden ser CEOs y también hacer lo que habitualmente ponen en su lista de “tareas pendientes personales”, como viajar, descansar, estar con la familia y los amigos, etc. No hace falta dejar de lado la empresa para lograr todo eso. Me hubiese gustado saber esto cuando estaba en actividad. Es necesario saber que para todos, en algún momento, el trabajo se termina. Yo tenía un “affaire” con mis negocios, que duró mucho tiempo, y solo cuando vendí mi empresa empecé a pensar en estos temas. Cada uno aprende con la experiencia lo que significa ser un CEO exitoso, pero hay algunas pautas que se pueden tener en cuenta.

En primer lugar, es necesario sobrevivir, y esto significa que somos los responsables de la vida de nuestra empresa. No podemos compartir esa carga con nadie y no nos podemos sacar la “mochila” de encima hasta que dejamos de trabajar. Pero lo importante es superar la “mochila” y avanzar, a pesar del miedo (que es parte del trabajo), sobrellevando las adversidades; desde las más pequeñas hasta las más grandes.

Por otro lado, es importante cerrar acuerdos, porque las empresas no son otra cosa que la suma de ciertos contratos. Los CEOs cierran acuerdos de ingresos, en los que interviene el capital que adquieren y la manera de pactar hacia el exterior, pero también cierran acuerdos internos, por ejemplo, con sus empleados. Lo importante es que ambos se hagan bajo las condiciones correctas y en el momento adecuado.

Además, es imprescindible que el CEO encuentre y navegue el “río del efectivo”. Si viéramos los negocios como un mapa, sobre el río estaría el efectivo, los empleados, etc. Desafortunadamente, los CEOs emprenden un viaje sin mapa, en el que el río a veces es más ancho y otras, más angosto. Con todo, es necesario encontrar y navegar los ríos del efectivo, sabiendo que cada producto y cada servicio van a desaparecer en algún momento, y por eso es inevitable buscar y generar nuevos.

También es necesario sostener la deuda y direccionar la rentabilidad.

Los CEOs tienen que tener muy clara cuál la deuda de la empresa y la personal. Tenemos que ser responsables y conocer cuánto debemos para poder respaldar esa deuda y apuntar hacia la rentabilidad de la empresa.

Creo que uno de los aspectos principales de ser CEO es descubrir el secreto. Con esto me refiero a buscar el valor distintivo de cada empresa, lo que los hace únicos a la hora de competir en el mercado.

Una vez que el CEO encuentra el secreto, tiene que entrenar a su personal para que lo sepa y se destaque en eso, transformando el secreto en algo verdadero. Esa es la llave al futuro.

A su vez, uno de los grandes errores de los CEOs es que no saben delegar y hacen todo solos. Es necesario aprender que la fortaleza de la empresa radica en tener un buen equipo ejecutivo. El emprendedor siempre será la chispa de la compañía, el que la funda, la expande y la transforma. Lo mejor es trabajar en equipo y entregar las tareas a ese personal.

Una vez encontrado el personal adecuado, el CEO tiene que construir una sociedad, es decir, establecer la cultura que se va a adoptar dentro de su empresa. Es preciso tener en cuenta que sus estados de ánimo y sus valores influyen en la organización y se trasladan, al igual que las reglas que quiere que siga la compañía.

Finalmente, es esencial que el CEO adquiera y ejercite visión. Esto es importante porque se puede tener una vida mejor, construyendo una empresa mejor. La compañía siempre puede superarse, si no adhiere al lema “si no está roto, no lo arregle”, porque seguramente aunque funcione bien, también tiene aspectos a mejorar y para crecer.

Y como aspecto fundamental es indispensable que el CEO tenga una vida.

No es la vida o la empresa, porque todo es parte de lo mismo. Es necesario vivir la vida con el cuerpo, la mente, el espíritu y el corazón. Así se puede lograr ser exitoso y feliz, y no únicamente exitoso. Las personas exitosas y felices son las que hacen introspección, y esto es importante, porque si uno no sabe a dónde va, ¿a dónde va a llevar a la compañía? Aconsejo hacer un retiro anual para evaluar cambios, planes, proyectos y hacernos las preguntas difíciles. Esto no solo abarca un plan de negocios, sino todos los aspectos de la vida.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?