Inicio Empresas y Negocios El sorpresivo regreso de la indumentaria de alta gama

El sorpresivo regreso de la indumentaria de alta gama

De la mano de una recuperación del consumo de productos de alta gama, algunas marcas de lujo comenzaron a desembarcar en el país. Se trata de un cambio de tendencia, ya que a principios de año y como consecuencia de la crisis, Christian Dior y Calvin Klein ­en rigor, las empresas que explotaban las franquicias­ se retiraron del mercado local, siguiendo un camino que ya habían iniciado Armani, Valentino y La Toscana, entre otros sellos muy apreciados en el universo fashion.

Sin embargo, el retorno viene con algunas variantes ya que las estrategias de Rochas y Carven, dos marcas francesas de primer nivel, son completamente distintas. Mientras la primera continuará apostando al segmento premium, Carven, hoy en manos del grupo Dikter (dueño de la cadena de locales de indumentaria Macowens), trae en las valijas el concepto de la “democratización del lujo”, con el que intentará seducir un público bastante más amplio que el exclusivo ABC1.

“Nos atrajo la idea de la democratización de la moda, que cuestiona el concepto del lujo como algo selectivo”, dice Flavio Faur, gerente general de Dikter, y añade: “Este proceso, de llevar el lujo a la clase media, tiene que ver con los países BRIC, en los cuales 40 millones de personas podrán acceder a esta clase de bienes”. Para el ejecutivo, la democracia del lujo viene acompañada de otras consignas ya impuestas: “Talles y surtidos para todos, con una buena relación entre precio y calidad”.

El grupo Dikter intentará con la master licencia de Carven replicar el éxito de Macowens, una marca de ropa de vestir y sport para toda clase de público, que hoy vende 2,5 millones de prendas al año, posee 42 locales propios, 18 franquiciados y factura $160 millones. El debut oficial de Carven está previsto para octubre, con la apertura de la primera de las cinco boutiques, que estará emplazada en Barrio Norte.

También de origen francés, Rochas está enfocado en el negocio de la exclusividad. Y su dueño, vaya paradoja, es Profit Label, una empresa de servicios que explotó la licencia de Dior. Sobre este punto, Ramiro Esteberena, apoderado de la firma, dice que la retirada de la marca tiene que ver con una decisión de la casa matriz. “Se acabaron las licencias internacionales”.

El plan para desarrollar Rochas incluye la apertura de 7 boutiques exclusivas en varios shoppings, entre ellos Unicenter, Paseo Alcorta y Patio Bullrich.

“La llegada de la italiana Nino Cerruti está prevista para el próximo invierno”, confirmó a iEco Mario Siganevich, director de la firma que posee los derechos exclusivos de Christian Lacroix e Yves Saint Laurent. “La licencia incluye las líneas de indumentaria masculina y femenina, tanto para vestir como para sport”, añadió. El plan de expansión contempla la apertura de boutiques exclusivas y franquicias en todo el país y, más adelante, “incursionaremos en la venta a locales multimarca”.

¿El mercado argentino es atractivo para el negocio fashion? Lucas Secades, director de la Asociación de Marcas y Franquicias, responde: “En el rubro indumentaria, las marcas de primer nivel están viendo una oportunidad, pero es un negocio de nicho. Esto tiene que ver con los altos costos de producción local, en especial los detalles de terminación de las prendas. Por los altos precios de la confección, quizá sea más rentable traer una marca nivel. Y es de esperar que con el tiempo lleguen otras”.


Fuente: Ieco Clarín

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?