Inicio Bon Vivir Turismo Enoturismo: la última cosecha

Enoturismo: la última cosecha

Compartir

Ya empezaron a brotar los sarmientos de los viñedos recortados contra las montañas azules. En Mendoza, los palos flacos se empiezan a poblar de hojas, en una semana cambia el paisaje, tanto como el de las bodegas que se abren al turismo y cada vez ofrecen más posibilidades a sus visitantes.

Ya no es suficiente con pasear y probar delicias in situ; desde hace un tiempo las propuestas se sofisticaron y ahora se puede comer, dormir y hasta jugar al golf entre viñedos y olivares.

El enoturismo creció en los últimos dos años casi un 50%. Según un reciente informe de Bodegas de Argentina, son más de 120 las bodegas que abren sus puertas al turismo.

Mendoza posee el setenta por ciento de las bodegas que reciben a los viajeros y es la provincia que recibe mayor cantidad de visitantes. Cada vez más, las bodegas ofrecen también alojamiento y gastronomía. Y los hoteles no paran de crecer: se sabe que pronto se inaugurará un nuevo Sheraton de 167 habitaciones en el centro de la ciudad, que se suma al Park Hyatt, Chile 1124; 54 261 4411234; www.mendoza.park.hyatt.com , donde por segundo año consecutivo tendrá lugar el Masters of Food &Wine ( www.nfandw.com.ar ). Charlas con expertos, comidas en bodegas, tardes de vino y tapas, y degustaciones de Malbec, entre otras cepas, del 14 al 17 de febrero de 2008.

Degustaciones al sol
Pero volviendo a Mendoza, esta provincia pujante muestra sus progresos: donde se mire surge un nuevo proyecto, restaurante o bodega.

A la Casa del Visitante, uno de los pioneros en dar de comer a los amantes del vino, llegó recientemente la asesoría gastronómica de Darío Gualtieri, ex hotel Llao Llao. Se puede almorzar todos los días. Ruta provincial 33, Maipú; 54 261 4410000; www.familiazuccardi.com. Hay menú tradicional o la renovada versión de cinco platos-degustación.

Bodega Lagarde, San Martín 1745; 54 261 4980011; www.lagarde.com.ar , en el distrito de Mayor Drummond, Luján de Cuyo, está entre las que se sumaron a esta movida gastronómica. En su patio de más de cien años se puede degustar al sol un almuerzo de empanadas y asado hecho al horno de barro, con ensaladas frescas. Y se inauguró en forma reciente el restaurante, de lunes a sábado al mediodía, con delicias regionales. Aunque no forma parte del vino que se sirve con la comida incluido en el menú, vale la pena invertir y conocer el Henry Cabernet Sauvignon 2003, reciente medalla de oro del Park Hyatt Awards.

A partir del 1° de este mes, también la bodega Séptima, ruta 7 km 6,5, Agrelo; 54 261 4985164; www.bodegaseptima.com , cuenta con su restaurante, María, en la terraza con vista al Cordón del Plata. Allí cocina Matías Podestá sus platos de autor, exquisitos y frescos, que también se sirven en comidas privadas, como la que presentó para el lanzamiento del flamante Icono, vino emblema Malbec/Cabernet de la bodega Luigi Bosca.

Si de enoturismo se trata, no puede perderse el paseo por la antigua casona de Luigi Bosca, en manos de la misma familia desde principios de siglo, que incluye un vía crucis del vino: una serie de hermosas esculturas talladas en concreto por Hugo Leytes durante trece años, que cuentan la historia de los inmigrantes y el vino en Mendoza. Pueden verse a lo largo de una galería que concluye en la sala donde descansan más de 300 barricas. Es en la sala de toneles donde se celebran las reuniones privadas o corporativas.

De vuelta a la Bodega Séptima, María también es el nombre del espumante que están vendiendo como pan caliente, aquí y en Europa. Pero no toda la terraza estará ocupada por las creaciones del chef Podestá, pruebe las vieyras enrolladas con panceta o el cordero en su jugo, entre otras delicias. La otra mitad de la terraza se convertirá en la galería de arte Zurbarán en Mendoza, con Ernesto Bertani como primer artista expositor. El espacio del living se reservará para realizar degustaciones.

Maridajes ideales
Para comer y dormir en una bodega, la antigua casona del Club Tapiz es el lugar ideal. Integrante de la cadena de hoteles boutique NA Town &Country Hotels, Pedro Molina s/n, Russell, Maipú; 54 261 49 63433; www.fincaspatagonicas.com , queda a 16 km de Mendoza, por la ruta provincial 15, posee siete habitaciones y un restaurante, Terruño, de cocina de autor. En la relanzada carta aparece una sopa crema con poché de codorniz, ideal para combinar con el Tapiz Sauvignon Blanc 2007, aromas y frescura perfecta para la primavera menduca, o el clásico chivo a la cava de Tapiz deshuesado, que va bien con el Malbec Reserva 2005.

En la misma finca de Tapiz, se encuentra Casa Zolo, una antigua residencia con sus 4 habitaciones en suite, amplios salones, pileta propia y jardines, para recibir familias o pequeños grupos de amigos que quieran disfrutar de las mismas atenciones y actividades del Club, pero en un ambiente más privado.

Tapiz no sólo ofrece los vinos de la propia bodega. Un listado de 30 bodegas se combina con las botellas de vinos de alta gama de las diversas regiones del mundo, alojadas en la cava subterránea, que también se pueden pedir. A unos kilómetros de allí, la bodega propiamente dicha ofrece visitas personalizadas con paseo en carruaje por los viñedos, y degustación desde tanques y barricas para apreciar realmente las diferencias que aporta el terruño en las diversas cepas.

La Casa Terrazas, Thames y Cochabamba, Perdriel, Luján de Cuyo, Mendoza; (54 261) 488 0058; www.terrazasdelosandes.com , frente a la bodega Terrazas de los Andes, grupo Chandon, cuenta con seis habitaciones con una amplia galería para ver el sol mendocino, cómodamente apoltronado en las tumbonas. Allí es posible deleitarse con la cocina con fuerte acento francés de los chefs Noelia Scquizziatto y José Caccaiavillani. Platos como el teriaky de salmón con creme brulée de zucchine acompañado con gelé de rabanitos van bien con el Terrazas Reserva Chardonnay, ahora con tapa rosca, y el solomillo de cerdo con el Terrazas Reserva Syrah, para destacar sólo algunos manjares de este menú fijo que cuenta con entrada, principal y postre.

El valle de Uco
En el joven complejo Killka, de bodega Salentein, en el Valle de Uco, se ve una interesante colección de arte argentino y se come con vista a las montañas las tablas de fiambres, las crêpes de humita y caprese, y el cordero al Malbec con papas andinas, entre otros platos.

A pocos metros, otra opción es la propia posada Salentein, donde además de sus ocho habitaciones se ofrecen almuerzos de ingredientes locales como el chivo o el cordero tratados en forma gourmet en el comedor frente a los viñedos.

También en Valle de Uco, a 5 kilómetros de San Carlos, la bodega O Fournier, calle Los Indios s/n, La Consulta; 54 262 2451579; www.ofournier.com , propone degustar la mejor cocina de la mano de sus dueños: un menú de cinco pasos en el restaurante, con platos como las tostadas de queso brie con cebollas confitadas, milhojas de papa con pisto manchego, lomo veteado a la plancha con cous cous o risotto al Malbec.

Como si la comida no fuera suficiente, los mendocinos lo recomiendan como uno de los mejores restaurantes en bodega, la empresa construye actualmente un hotel de lujo, que contará con 36 habitaciones y un spa, que abrirá sus puertas en marzo próximo.

Cinco pasos también se sirven en la bodega Ruca Malén, ruta 7 km 1059; 54 261 4106214; Agrelo; www.bodegarucamalen.com , conducidos por el chef Lucas Bustos. Bruschettas con berenjenas asadas y ricotta fresca; pequeña tartellette de cebollas asadas, calabaza y queso fundido; medallón de filet asado junto con juliana de vegetales y manteca de pimienta negra con papas doradas con manteca, romero, aceite de oliva y pimientos quemados, entre otros platos, acompañados con la línea de vinos Yauquén y Ruca Malén.

Cavas Wine Lodge, Costa Flores s/n; 54-261-410-6927; www.cavaswinelodge.com, un exclusivo alojamiento junto a los viñedos, desde 2008 será parte de la cadena Relais &Château.

La bodega Antucura, 54 2671 4231076; www.antucura.com, acaba de inaugurar una posada de ocho habitaciones en Vista Flores, Tunuyán. Y la Posada Vistalba, de Carlos Pulenta, con su exquisito restaurante La Bourgogne, cuenta con otras dos habitaciones.

Copas con handicap
Se decía al comienzo que hasta se podía jugar al golf entre viñedos: cruzando la Cordillera por el valle de Uco, a unas tres o cuatro horas de Mendoza capital hacia el Sur, 230 km, la ciudad de San Rafael conserva el encanto de lo provinciano que despunta al turismo, lo que era Mendoza hace 20 años. Viñas del Golf, RN 144 km 674, Cuadro Benegas; 54 2627 48 7027; www.vinasdelgolf.com.ar , recientemente adquirido en parte por el grupo The Algodon y con grandes inversiones previstas para los próximos años, ofrece su cancha de golf de nueve hoyos entre olivos, frutales y viñedos.

Una exquisita posada de tres habitaciones es el lugar ideal para pasar un fin de semana golfista y comer en el restó de la viña, comandado por Diego Coll Benegas. Amante confeso del horno de barro, todas sus preparaciones pasan por allí: compacto de chivo con cubierta de quínoa, tostón de queso de cabra gratinado al horno con ahumados, mix de verdes y gárgolas, entre otros. Los Bonarda de San Rafael como el de la Viña pueden sorprender a más de un prejuicioso.

Se suman a la oferta sanrafaelina el nuevo wine bar Binomio.

Las bodegas tradicionales como Bianchi, ruta 143 y calle Valentín Bianchi; 54 2627 42 2046; www.vbianchi.com . Lavaque, Jean Rivier, Irigoyen 2385; 54 2627 43 2676; www.jeanrivier.com.

Goyenechea, Calle Pública 5622, Villa Atuel; 54 2625 47 0005; www.goyenechea.com, cuenta desde hace poco con un espacio colonial para degustar vinos.

Por último y también en San Rafael, Red Wine Hotel, Salta 424; 54 2627 44 7474; www.redwinehotel.com, un bed & breakfast en el centro de la ciudad, donde cada habitación lleva el nombre de algún cepaje de la región.

Con la fuerza de la vid y de la Virgen de la Carrodilla, vale la pena trazar políticas de desarrollo en las distintas regiones hacia un turismo sustentable desde el punto de vista de la ecología, para que las generaciones futuras tengan las mismas montañas y puedan sentir la misma fuerza del terruño y de la gente que lo doblega a fuerza de riego y sabiduría ligada a la tierra.