Inicio Salud y Belleza Entre la inflación y la muerte: el rubro medicamentos sufrió el peor...

Entre la inflación y la muerte: el rubro medicamentos sufrió el peor impacto y tocó récords

Entre la inflación y la muerte: el rubro medicamentos sufrió el peor impacto y tocó récords

Si hay un rubro ‘sensible’ (del cual incluso dependen vidas), es el de los medicamentos, y si hay algún sector de la población al que afecta especialmente, es el de los jubilados y pensionados a los que no sólo la suba de los remedios se le fue a casi el doble de la inflación, sino que además, les recortaron la cobertura total para pacientes crónicos del PAMI. La situación es crítica.


La suba de los medicamentos solo en el mes de abril fue de 8,6% contra el mes anterior, alcanzando en el último año la suba fue del 67,1%, una suba que impacta especialmente entre los jubilados y pensionados, quienes destinan una mayor proporción de sus ingresos a cubrir esos gastos.

A ello se suma, según recuerda esta mañana ‘Página/12’ que le dedicó su tapa y título principal al tema, la decisión del Gobierno de quitar la cobertura al ciento por ciento para pacientes crónicos del PAMI que cuenta con dos millones de afiliados bajo esa condición.

Según el relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que retoma el matutino mencionado, el mes pasado el remedio con mayor suba dentro del lote de los más utilizados por los mayores de 60 años fue el Lotrial, que se usa para combatir la hipertensión, con un incremento desmesurado del 23,5%.

“El aumento de los medicamentos alcanzó un valor récord en abril, más que duplicando el promedio mensual de incrementos del último año, que había sido del 3,8%”, advirtió el CEPA.

El alza del mes pasado fue del 8,6% para el promedio de los 50 principales remedios. Sin embargo, para los 10 con mayores subas el aumento promedio fue prácticamente del doble, al trepar 16,4% en relación a marzo.

En ese listado, que encabeza el Lotrial con un ajuste del 23,5% (pasó de $407 a $503), siguen:

– Atlansil (para la arritmia), con un alza del 20,1% (de $639 a $768);
– Rogastril (para el reflujo gástrico), que subió 19,0% (de $512 a $609);
– Losacor D (para la presión arterial), que aumentó 16,6% (de $706 a $824),
– Sintrom (anticoagulante), que se encareció 15,7% (de $421 a $488),
– Optamox Duo, que subió 15,7% (de $471 a $545),
– Lanzopral, que aumentó 14,6% (de $795 a $911),
– Taural 300, que pasó de los $501 a $569 pesos, con una suba de 13,5%),
– Lotrial D aumentó 12,5% (de $345 a $388) y
– Corbis se incrementó un 12,4% (de $415 a $467).

Según los cálculos desde mayo de 2015 y el pasado abril, medicamentos esenciales se dispararon hasta un 710%. Según destaca el informe mencionado: “La inflación de los medicamentos sumada a la quita de la entrega gratuita de la medicación para patologías crónicas por parte del PAMI deja a las personas mayores en situación de gran fragilidad, donde es muy probable que la morbi-mortalidad aumente en los próximos años debido a estas causas. El mayor consumo de fármacos por parte de este grupo etáreo es el de la medicación para enfermedades crónicas tales como cardiopatías, diabetes, hipertensión arterial y osteoporosis”.

“Dado que la cantidad de personas mayores que cobran la jubilación mínima llega al 60%, esta situación es particularmente conflictiva”, sostiene el instituto.

Finalmente, advierte que la situación es todavía peor para quienes cobran la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), que representa el 80% de la jubilación mínima. “Si se realiza el mismo cálculo en relación a la línea de pobreza, es posible distinguir que, si la PUAM representaba un valor 0,2% mayor a la línea de pobreza individual en marzo de 2018, en marzo de 2019 cayó un 10,5% por debajo de dicho límite. El valor actual de la PUAM es de 8320 pesos”, denuncia.

Para sumar conmoción a este flagelo, ‘Página 12’ cita el relato de Marcelo Peretta, del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos, quien afirma que “los pacientes se largan a llorar” y que el sufrimiento de los jubilados y otros sectores vulnerables por no poder comprar lo recetado ya es una escena habitual en las farmacias.

“La crisis se ve en las farmacias donde cada vez más pacientes se largan a llorar ante las dificultades para adquirir los medicamentos que suben de precio ante los abusos de los laboratorios y la ausencia del Estado”, apunta Peretta.

“Los jubilados son los más afectados por los aumentos de precios de los medicamentos. Hay pacientes que compran las presentaciones más chicas mientras que otros nos cuentan que estiran el consumo pero piden a los farmacéuticos que no se lo comenten a los familiares”, sostiene el gremialista.

“El rubro de los medicamentos en Argentina se maneja con una falta total de cumplimiento de normas, leyes y regulaciones. El Estado está ausente. Eso se profundizó con la eliminación del ministerio de Salud. Se perdió la capacidad para fiscalizar, controlar precios y garantizar acceso. Los laboratorios se abusan de su posición dominante y aumentan los precios por encima de la inflación”, advierte Peretta al ser consultado sobre los aumentos en los precios relevados por el CEPA.

Otros remedios

El lunes, el diario ‘El Liberal’ publicó datos sobre medicamentos destinados al tratamiento de las afecciones más comunes de salud, y sostuvo que registraron un alza acumulada en sus precios de un 18% promedio entre enero de este año y el inicio de este quinto mes del año, con lo cual su variación se ubicó en casi 6 puntos por encima de la inflación acumulada a abril que, según consultoras privadas, ronda el 12%.

En el acumulado anual de estos medicamentos entre los cuales se encuentran los remedios más comunes recetados para tratar afecciones como infecciones respiratorias, cuadros febriles, la presión arterial, la diabetes o el alivio de dolores, el incremento fue desde un 5% a un 24,5%.

Comparando los precios que tenían en marzo y a inicios de este mes el Amoxidal, el Ibupirac, el Losacor, junto al resto de los remedios incluídos en este listado, la variación registrada osciló entre un 3% y un 29%, con un promedio de 15% en estos meses.

Cita el caso del conocido Amoxidal 500 por 90 ml, un jarabe a base de amoxicilina que se usa para tratar infecciones provocadas por bacterias como la neumonía; la bronquitis (infección de las vías respiratorias) e infecciones de los oídos, nariz, garganta, del tracto urinario y la piel, que aumentó un 24,5%, casi $50 más que en enero.

Por otro lado, un analgésico como el Ibupirac, tuvo un incremento en su precio de un 5% entre enero y mayo, con lo cual fue el que menos incremento registró en este lapso.

En tanto, en la comparación interanual de precios de estos medicamentos, publicó el mencionado medio, el Amoxidal registró un alza del 72%, y el Ibupirac en jarabe, tuvo un alza del 65%.

Fuente: Urgente24