Inicio Salud y Belleza Higiene íntima femenina y deporte

Higiene íntima femenina y deporte

La mujer actual transita por diversos ámbitos: educar a los chicos, realizar los quehaceres del hogar, desarrollar una carrera profesional y atender sus necesidades personales. En este contexto, el cuidado de la imagen femenina cobra mayor importancia. De hecho, el 95% de las mujeres se preocupa por algún aspecto relacionado con el cuidado y la salud de su cuerpo[1]. De esta manera, el deporte constituye el gran aliado de la mujer de hoy: por un lado, le otorga un espacio de distensión; por otra parte, le ofrece mayor cuidado a su imagen personal.

Sin embargo, si bien la mayoría de las mujeres expresa tener preocupación por su cuidado personal, pocas son las que se interesan por tomar medidas preventivas específicas para el cuidado de su zona íntima. Por ejemplo: sólo un tercio de las mujeres reconoce realizar alguna acción de precaución contra la transpiración durante el ejercicio físico y sólo 2 de cada 10 toma alguna medida de cuidado para la humedad vaginal luego de realizar deporte.

En este sentido, resulta importante destacar que la práctica deportiva incluye varios requerimientos, entre ellos se encuentra la higiene íntima femenina. El cuidado personal tiene como objetivo preservar y promover la salud así como también prevenir enfermedades y lesiones.

Por tal motivo, las mujeres deben considerar las siguientes recomendaciones para cuidar la higiene íntima femenina durante y después de la práctica deportiva:

– Bañarse antes y después de realizar actividad física.

– Utilizar un jabón adecuado para la higiene íntima de la mujer que conserve el pH ácido del área vulvoperineal, que limpie eficientemente, que hidrate y que ayuda a prevenir infecciones

– No se recomienda el uso de duchas intravaginales porque alteran el balance protector de la vagina y pueden arrastrar gérmenes hacia el útero.

– Secarse con una toalla de uso personal, la cual debe mantenerse limpia.

– No compartir los implementos deportivos con el objeto de evitar la transmisión de infecciones vaginales.

– Utilizar ropa diseñada para realizar ejercicio físico. Es decir: vestir una indumentaria de algodón (no de material sintético), que facilite una adecuada transpiración y que preferentemente no sea ajustada. Durante la temporada primavera/verano, es aconsejable emplear la indumentaria adecuada para ejercicios en las piletas, no durar mucho tiempo con la malla luego de realizar deporte y lavarla luego de culminar la práctica deportiva.

– No usar desodorantes íntimos o aromatizantes.

– Utilizar toallas higiénicas sin perfumes ni aditivos que puedan resultar irritantes. Además, es aconsejable cambiarlas antes y después de realizar la práctica deportiva.

– Asistir regularmente a un chequeo médico y a los controles ginecológicos.