Inicio Novedades Intervalo entre embarazos

Intervalo entre embarazos

El intervalo entre cada embarazo es una de las preocupaciones habituales en la pareja y uno de los motivos de consulta más frecuentes en Ginecología y Obstetricia. En Medicina a este intervalo de tiempo entre el final de un embarazo y el comienzo del próximo lo denominamos Intervalo Intergenésico. Es habitual que, luego del primer parto, transcurridos los días del puerperio, la mamá plantee en el consultorio la siguiente pregunta: “¿cuanto tiempo tengo que esperar para buscar un nuevo embarazo?”

Es sabido, tanto por parte de los médicos como de las pacientes, que un intervalo corto aumenta diferentes riesgos para el próximo embarazo. Si tenemos en cuenta los riesgos del próximo bebé, intervalos menores de dos años aumentan la tasa de parto prematuro y de bajo peso al nacer. Este riesgo es aun mayor si el intervalo entre ambos embarazos es menor de seis meses. Ante esta situación son más frecuentes la anemia materna, la rotura prematura de membranas y las hemorragias de la segunda mitad del embarazo.

Por otro lado, dichos riesgos, aumentan cuando el intervalo se prolonga por más de cinco años. En este caso, no solo hay una mayor tasa de prematurez y bajo peso al nacer, sino también un aumento en la frecuencia de hipertensión arterial durante el embarazo.

Todos estos resultados persisten aún si consideramos, y controlamos, otros factores que podrían contribuir a determinar los mismos como la edad de la madre o su nivel socioeconómico.

Cuando el parto es por cesárea, el riesgo de rotura uterina durante el trabajo de parto del siguiente embarazo se duplica, cuando el intervalo entre ambos embarazos es menor de dos años. Sin embargo, un intervalo menor de dos años no constituye una contraindicación para una prueba de parto en mujeres con cesárea previa, y la desición de intentar el parto normal en estas pacientes será consensuada con el médico obstetra.

Una situación diferente surge después de un aborto. Si bien el deseo de una nueva y diferente experiencia lleva a querer acortar los tiempos, un intervalo menor de seis meses no es recomendable, el mismo se asocia a una mayor tasa de parto prematuro y recién nacido de bajo peso y, por otro lado, para poder analizar, y eventualmente corregir algunos de los factores relacionados con la pérdida del embarazo, es importante planificar el próximo embarazo, previa consulta con el médico Tocoginecólogo.

Toda la evidencia apunta a establecer que, el mejor intervalo de tiempo entre dos embarazos, es de dos a cinco años. Esta consideración debe agregar otros elementos que son de gran importancia. Si el embarazo se logra en el primer año, el mismo se superpone, e interrumpe, la lactancia materna, con todo lo que ella significa para el bebé. Y si el embarazo ocurre en el transcurso del segundo año, coincide con la crianza de un niño deambulador, con todo lo que ello significa para la mamá.

Es por todo esto que, más allá de nuestra tendencia a “agendar” estas desiciones, es importante asesorarse acerca de los distintos riesgos y consultar al especialista en el marco de la planificación de los embarazos.