Inicio Empresas y Negocios La difícil tarea de gestionar el éxito: hasta Steve Jobs fue despedido

La difícil tarea de gestionar el éxito: hasta Steve Jobs fue despedido

Compartir

El 14 de febrero de 2010, cuando tenía 19 años, Marc Bartra jugaba su primer partido con la camiseta del primer equipo del F.C. Barcelona.

Desde entonces, su carrera tuvo éxitos y momentos duros, que Bartra ha conseguido superar en parte gracias a la empresa de coaching que trabaja con él desde el año en que debutó.

“Estoy madurando y me siento más confiado”, afirma el jugador ahora. ¿La clave? Ha aprendido a gestionar el fracaso, pero también el éxito.

“Cuando fracasamos, nos preguntamos qué he hecho yo para merecer esto, pero es una pregunta que también deberíamos hacernos cuando tenemos éxito. El problema es que lo negativo se analiza y lo positivo no. Aprenderíamos mucho si fuéramos capaces de hacerlo”, afirma Juan Mateo, experto en coaching y socio de Logra.

“El éxito no es casualidad. Siempre hay méritos, ya sean pequeños o grandes. La clave es no caer en la euforia”, apunta Juan Carlos Cubeiro, coach estratégico y socio director de Ideo Business, informó Cnn Expansión.

Gestionar el éxito
Serenidad, humildad o inteligencia son algunas de las palabras que usan los expertos cuando se les pregunta cómo deben gestionar el éxito los directivos.

Otra de las claves es saber adaptarse al cambio, porque lo que hoy funciona mañana puede no hacerlo.

“La sostenibilidad del éxito está en saber adaptarse al cambio. El fracaso llegará si siempre haces lo mismo”, opina Juan Carlos Cubeiro.

“Ganar no da garantías de volver a hacerlo en el futuro, así que todos los días hay que poner el contador a cero. Hay muchos ejemplos de empresas que era inconcebible que fueran mal y que han acabado cayendo, como fue el caso de Nokia”, sostiene Juan Mateo.

Entrenar más
Uno de los problemas de la gestión del éxito es que “no se entrena demasiado. Hay que tener la inteligencia de saber que los triunfos no son tuyos al 100%, pero los egos suelen aflorar y llevan a cometer errores monumentales. Un buen ejemplo es el de Rafael Nadal y su tío, que le recuerda todos los días que tenga los pies en la tierra. El problema es que a los empresarios es más difícil decirles lo que hacen mal”, afirma este experto.

Juan Carlos Cubeiro defiende que exista una figura en las empresas que haga esa labor de “Pepito Grillo”: “Debería haber alguien externo que le diga al jefe lo que hace bien y lo que no. También se debería enseñar a gestionar el éxito en las escuelas de negocios.

Tres ejemplos a seguir

– Nelson Mandela
Pasó 27 años en prisión y luego fue elegido presidente. Su actitud es un ejemplo de cómo gestionar el éxito, ya que no optó por el rencor, sino por la reconciliación.

Si no lo hubiera hecho, Sudáfrica habría tenido muchos más problemas internos, señaló Cnn Expansión.

– Steve Jobs.
“Steve Jobs fue despedido de Apple por no saber gestionar bien el éxito de la empresa y luego lo hizo mucho mejor en su segunda etapa. Es un ejemplo de lo que hacen muchos directivos, que van adaptándose a los triunfos”, dice Juan Carlos Cubeiro.

– La selección española de fútbol
La selección trabaja desde hace años con coach profesionales conceptos como la humildad y el esfuerzo en equipo. No se puede ganar siempre y no hay éxitos sin equipo son claves para perder el vértigo al fracaso.

En definitiva, y como dice Ana María Llopis, presidenta de Dia, “se puede aprender de los fracasos, pero es mejor hacerlo de los éxitos”. Si no es así, más dura será la caída.


Fuente: iProfesional

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?