Inicio Empresas y Negocios La mesa está servida, sólo falta que lleguen los invitados

La mesa está servida, sólo falta que lleguen los invitados

Compartir

Una vez concluida la discusión en el Congreso acerca de la célebre resolución 125, los mercados financieros locales se aprestan para volver a la calma, luego de un período en el que se registró una notable alteración de las variables.

Es público y notorio que desde mediados de abril se registró una abrupta fuga de depósitos del sistema financiero, que además de la consiguiente suba de las tasas de interés y el congelamiento del crédito, tuvo un solo destino: comprar dólares.

En palabras del presidente del Banco Central, “en esos meses se produjo una alteración de la demanda que obligó a la autoridad monetaria a apartarse de un escenario planteado como base a comienzo de año”.

Pero restablecida, en principio, la calma, todo apunta a la normalización de las variables, que implica un profundo trabajo para recuperar la fuerte pérdida registrada en los depósitos, la caída de reservas, la fuga de capitales y la vertiginosa suba del costo del dinero (tasas de interés).

Volver a empezar
En un contexto global favorable para la Bolsa y los bonos en suba, una de las variables más observadas en los últimos tiempos fue el dólar, que se mantuvo estable. En forma paralela, los bancos comenzaron a replantear el escenario y por ende, empezaron a bajar las tasas de interés, una vez comprobado que la liquidez no se vería afectada.

Lo más probable es que esta tendencia, que recién comienza a insinuarse, se reafirme en el transcurso de las próximas semanas.

De hecho, la tasa de interés que se paga por depósitos de más de $ 1 millón a 30 días de plazo se operaba el lunes pasado al 14,4%, cuando hace sólo algunos días, a mediados de junio, había tocado un techo del 18,4%. “Una baja de cuatro puntos porcentuales, no es poca cosa” señalan los analistas desde la city porteña.

En el caso de los depósitos minoristas el recorrido del tipo de interés fue más acotado, pues luego de tocar un máximo cercano al 16,5% se redujo al 14% actual.

Tasas post-campo
Analistas de la city expresaron a infobaeprofesional.com que la tasa que se paga por los depósitos mayoristas podría bajar en el corto plazo hasta tocar un nuevo piso “post-campo” y que el mismo podría rondar entre el 13,5 y el 14%, pero no mucho más abajo. Este es un dato no menor, habida cuenta de la importancia que el mismo tiene al fijar el costo del crédito.

Obviamente a menor ritmo, las tasas minoristas también mostrarían una caída – en igual proporción – en los próximos días.

Un avezado gerente financiero de un banco minorista del interior expresó que “los bancos están con plata, porque vienen de una meseta y su preocupación en los últimos meses fue la de mantenerse líquidos”.

El experto agrega que “si bien se observa una cierta recuperación de los depósitos, hay que ver como sigue el tema de la inflación, el reajuste tarifario, etc.” y concluye con un lacónico “Veremos….”

El mercado está aburridísimo
Por el lado del mercado cambiario, se vuelve a observar un mayor ingreso de divisas de parte de los exportadores. Esto obligará al Banco Central a retomar su rol de comprador de dólares que había abandonado a mediados de abril, cuando explotó la crisis del agro.

Con ese cambio de rol, el BCRA volverá a inyectar pesos al circuito, por lo que contribuirá a la baja de tasas de interés. En tanto, deberá evaluar los efectos negativos sobre el nivel de precios. Nuevamente apelando a la definición de Martín Redrado, una vez estabilizadas las variables, “se retornará al escenario base” que aplica la autoridad monetaria en épocas de normalidad.

“La chatura del mercado cambiario es total”, así sintetizó la situación actual uno de los hombres que más saben de tipo de cambio en el sistema bancario argentino y que, al igual que muchas de las fuentes consultadas, prefieren opinar off the récord.

El operador agrega que “estamos en medio de un gran parate, en el que los minoristas desaparecieron y es muy difícil que vuelvan para vender. Por su parte, los exportadores comenzaron a liquidar, pero en cuentagotas.

“Todo el mundo está a la espera que pase algo, como lo ocurrido con el cambio del Jefe de Gabinete”, es la lectura que hacen desde la city porteña. No son pocos los analistas que creen que la renuncia de Alberto Fernández es el primero de una serie de cambios que se sucederán y que podrían afectar la política económica, o al menos incidir en su rumbo.

En estos últimos días, fuentes del mercado señalaron que la entidad habría comprado en promedio unos u$s 100 millones diarios para evitar una mayor apreciación del peso y existe consenso de que el Banco Central va a ir moviendo hacia arriba el dólar, pero muy lentamente, para evitar volatilidad.

El crédito está más barato, pero no hay demanda
En los principales bancos la mayor parte de las operaciones de crédito se concentran en el corto plazo, especialmente en operaciones de Adelantos y Compra de documentos. En estos segmentos la baja de las tasas se hizo sentir en forma aguda en los últimos días.

Un gerente de crédito de un gran banco nacional que recientemente hizo un “lifting visual” de su imagen corporativa confirmó a infobaeprofesional.com que “la demanda está muy tranquila, pese a que las tasas bajaron unos diez puntos y hoy se pueden comprar cheques al 19% anual.”

“Claro está, que el crédito a mediano plazo no existe y sólo volverá cuando se recuperen totalmente los depósitos, algo que puede tardar varias semanas” agregó el directivo.

El motivo de esta baja de rendimientos tiene más que ver con la recomposición de liquidez de los bancos que con la recuperación – en las últimas semanas – de los depósitos bancarios, que sólo crecieron en forma sostenida pero en el segmento mayorista. Tal es así que su participación en el total de los plazos fijos privados pasó en lo que va del año del 38,4% al 44,6%.

Esa mayor incidencia de los grandes depósitos en el último mes, se produjo a partir de un aumento en las colocaciones del orden de los $1.000 millones, frente a los apenas $440 millones de los depositantes minoristas.

Una visión de más largo plazo
En su último informe, M&S Consultores señala que “con el no del Congreso, la oferta de dólares fluirá más, bajará la dolarización de portafolios, el BCRA comprará una buena cantidad de dólares y emitirá una buena cantidad de pesos”.

Por ello es de esperar, en el corto plazo, que se restaurará buena parte de la liquidez y se alejará el riesgo de una recesión fuerte.

Según el mismo informe, esta nueva situación ayudará a mejorar las expectativas que se deterioraron por el conflicto con el campo pero no producirá una regeneración de la confianza a mediano plazo.

Se aleja el riesgo de la iliquidez y vuelve inmediatamente la agenda de problemas y desafíos pendientes:

* aceleración de la inflación con merma del poder adquisitivo
* caída del tipo de cambio real
* atraso creciente de los precios congelados
* y tironeo sistemático sobre el gasto público.

En conclusión, dice el informe de la consultora encabezada por Carlos Melconián y Rodolfo Santangelo, “la derogación de las retenciones móviles es un hecho relevante porque ayuda a restituir la liquidez de la economía y a mejorar las expectativas.

Desde una perspectiva más estructural, resulta un hecho menos importante porque no cambia la agenda económica pendiente y no saca al programa de las trampas en que está cayendo.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?