Inicio Salud y Belleza La rehabilitación cardiovascular disminuye un 22% la mortalidad en pacientes que han...

La rehabilitación cardiovascular disminuye un 22% la mortalidad en pacientes que han sufrido un evento cardíaco

La enfermedad cardiovascular (enfermedad de las arterias coronarias o de otras arterias del cuerpo) es la principal causa de muerte prematura en el mundo entero y tiene estrecha relación con un estilo de vida no saludable (sedentarismo y obesidad). Las personas que permanecen sedentarias tienen mayor riesgo de morir por diferentes causas. Además el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares se estima el doble en personas inactivas comparado con personas físicamente activas, explica la Dra. Cecilia Zeballos jefa del Centro de Rehabilitación Cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires, ICBA.

Hoy sabemos que el 46,2% de la población Argentina tiene un bajo nivel de actividad física. La práctica de ejercicio físico en forma regular y sistemática lleva asociada cambios en el organismo que se traducen en un mejor control de la glucemia, incremento del HDL (colesterol bueno), reducción de los valores de triglicéridos en aproximadamente 15% y cambios en la presión arterial (reducción de 10 a 15 milímetros de mercurio de la presión máxima y de 5 a 7 mmHg de la presión arterial mínima). Pero la actividad física beneficia a todo el cuerpo, produciendo mucho otros cambios tales como:

• genera huesos, músculos y articulaciones saludables
• reduce el riesgo de cáncer de colon
• mejora el estado de ánimo y fomenta una sensación de bienestar

El volumen de actividad física semanal recomendado es de al menos 40 minutos, cinco o más veces por semana. Es importante saber que no tiene que ser extenuante para ser beneficiosa. Es importante incluirla en la rutina diaria (subir escaleras, caminar para ir al trabajo). Incluso para aquellas personas que no pueden realizar ejercicios vigorosos o que están mucho tiempo sentadas, pueden icluir actividades de moderada y baja intensidad ( caminar, jardinería o tareas domésticas) que producen beneficios en la salud a largo plazo cuando se realizan diariamente.

Todos los pacientes que han sufrido un problema cardíaco (infarto de miocardio, angioplastia coronaria, cirugía de by pass, etc) ,deben realizar ejercicio físico en un contexto de rehabilitación cardiovascular (programa de ejercicios adecuados para cada paciente con supervisión médica continua) con previa consulta a su cardiólogo. El hecho de realizar actividad física programada en este tipo de programas disminuye un 22% la mortalidad cardiovascular en estos pacientes. Un punto importante es que no debemos esperar mucho tiempo antes de comenzar con la actividad luego de sufrir algunos de estos problemas. Por ejemplo luego de un infarto agudo de miocardio se debe comenzar con un programa de ejercicios supervisados (rehabilitación cardíaca) a los 7 días; luego de una angioplastía coronaria se puede comenzar en forma inmediata y luego de cirugía de bye pass la indicación es a los 15 días aproximadamente, explica la especialista del ICBA.

Además de todos los beneficios previamente mencionados, que trae aparejado un programa de rehabilitación cardiovascular está demostrado que también mejoran la calidad de vida, reducen la depresión y ayudan a la reinserción laboral, con lo cual es fundamental e imprescindible realizar actividad física en este contexto.