Inicio Salud y Belleza La violencia verbal y el machismo ponen en riesgo la salud...

La violencia verbal y el machismo ponen en riesgo la salud física, emocional y mental de la mujer

Compartir

Los profesionales del Centro Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), explican el papel de las mujeres que son maltratadas y por qué esto afecta gravemente su salud física, emocional y mental.

El machismo, las actitudes sexistas y la violencia y agresión verbal son conductas que ponen en riesgo la salud de la mujer, según las conclusiones del encuentro anual de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) realizado en Madrid

Este estudio se realizó bajo el nombre de “El sexismo percibido como un determinante de salud en España”, en el marco de la reunión anual de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM). En él participaron 10.927 mujeres de entre 20 y 64 años.

Entre otras, se llegó a la conclusión que las mujeres que sufren discriminación por razones de género y aquellas que fueron víctimas de actitudes de violencia por su condición (en muchos casos derivadas del machismo), obtuvieron peores indicaciones en las muestras referentes a su salud física, emocional y mental.

Es decir que, las mujeres que son víctimas de actitudes sexistas, con mayor frecuencia, son también las que presentan peores condiciones de salud.

Según la especialista, la Lic. Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, las mujeres que sufren de maltrato, por lo general, no acuden a tratamientos psicológicos y explica:

“Por lo general las actitudes de machismo o violencia no representan la consulta número uno en psicología. Esto es así, debido a que habitualmente las mujeres que caen o entran en este tipo de relaciones son aquellas que traen consigo una historia familiar similar. Es decir, es más probable que desarrolle un vínculo de pareja violento o una situación de trabajo de sometimiento una mujer que tuvo una historia de desamparo, violencia o descalificación, que una que no la tuvo”.

“Esto genera que ellas no puedan dejar a esa hombre o ese trabajo porque creen que si lo hacen no podrán tener algo mejor”, agrega la Lic. Gabriela Martínez Castro.

De acuerdo con las conclusiones que integran la reciente edición de la publicación estadounidense Journal of Women’s Health las poblaciones femeninas más afectadas por estas situaciones son: mujeres jóvenes, separadas, divorciadas y también las procedentes de países no desarrollados. Por su parte, aquellas pertenecientes al nivel socioeconómico más elevado se ubicaron entre las más proclives a realizar denuncias.

Especialistas del CEETA están disponible para consultas o entrevistas sobre el tema. Comunicarse al 011-4110-0183 ó 011-15-6096-4651 para concretarlas o enviar un mail a noelia@quasarcomunicacion.com.ar

Martínez Castro afirma que este tipo de situaciones tienen un tras fondo cultural. En las sociedad más conservadoras el machismo muchas veces está legitimado, razón por lo cual se lo considera algo normal. Entonces, las mujeres no ven o no denuncian el machismo o la violencia, no porque no lo vivan sino gracias a que, lamentablemente, lo tienen incorporado.

Además, agrega: “Es importantísimo concientizar sobre este tema ya que en nuestro país no se dan a conocer estudios o estadísticas que reflejen esta problemática. Estas son conductas de machismo y violencia interfieren en la calidad de vida general de la mujer, afectando su normal desarrollo laboral, académico, familiar, de pareja y económico”.

Por eso la directora del CEETA asegura que “las mujeres que padecen de estas conductas deben tomar coraje y evitar todo tipo de agresión verbal o física; no dejarse influenciar por las palabras de quien las maltara y pedir ayuda”.

Mujeres al borde de un ataque de nervios

Según la Lic. Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, “la gran mayoría de las consultas por trastornos de ansiedad las recibimos por parte del sexo femenino, lo cual tiene diversas causas, como las hormonales; una mayor carga de responsabilidades simultáneas como el hogar, los hijos y la profesión; mayor predisposición genética a padecer dichos cuadros; y más permiso social para expresar lo que emocionalmente sienten, incluidos los temores”.

Durante la última década, son de público conocimiento casos de trastornos de ansiedad que se han registrado en la sociedad: como el trastorno de pánico, el trastorno por ansiedad generalizada, el obsesivo-compulsivo, las fobias, trastorno por ansiedad social y trastorno por estrés postraumático.

El trastorno de pánico se caracteriza por la aparición súbita e inesperada de una crisis, que alcanza su máxima intensidad a los 10 minutos y puede estar acompañada de diversos síntomas físicos y psíquicos.

En el caso de la ansiedad social, las características esenciales del cuadro son el temor a ser evaluado negativamente, rechazado o burlado, y van acompañadas de síntomas físicos como ruborización, intensa sudoración, taquicardia. También, en casos más extremos, podría llegar a desarrollarse una crisis de pánico.

La licenciada Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, está disponible para consultas o entrevistas sobre el tema. Comunicarse al 011-4110-0183 ó 011-15-6096-4656 para concretarlas o enviar un mail a noelia@quasarcomunicacion.com.ar

“Siendo que los trastornos de ansiedad van evolucionando hasta incapacitar a quien los sufre, es por esto mismo que son las mujeres quienes más consultan, ya que poco a poco les va impidiendo realizar las tareas habituales, como movilizarse solas, trabajar, estudiar, relacionarse con los demás. Llegan a depender de la compañía de otros por temor a padecer una crisis y no disponer de ayuda en caso de considerarla necesaria”, agregó Martínez Castro

Es así como todo el entorno se ve afectado por la incapacidad que impone el trastorno y son las mujeres quienes más rápido consultan, ya que hoy día se torna difícil no cumplir con las tareas cotidianas considerando que son ellas quienes asumen el mayor número de roles.

El tratamiento

Según su experiencia, la Licenciada Martínez Castro propone realizar terapias cognitivas conductuales que se caracterizan fundamentalmente porque son breves: de 6 meses a 1 año con una alta participación del paciente, con tareas para el hogar y acompañamiento del enfermo en la situación de dificultad.

Martínez Castro trabaja sobre los patrones de conducta que están distorsionados y que por lo tanto no son acordes a una vida saludable, como así también sobre el aspecto cognitivo, es decir, sobre las formas que adquiere el pensamiento de la persona, que en caso de ser enferma está alterado al realizar conclusiones erróneas. Dicha terapia se realiza en conjunto psicólogo-paciente, con la participación eventual de un acompañante terapéutico o co-terapeuta, por lo general alguien del círculo familiar. También se rescata que durante las sesiones la psicóloga, según el avance que presente el paciente, lo acompaña a la situación concreta que le produce ansiedad.

Lo importante es que es necesario tratarlos ya que “con un trastorno de ansiedad es imposible vivir. Ninguno permite el curso normal de la vida, y la persona no puede solucionarlo sola, debe recurrir a ayuda profesional”, explica la Psicóloga. Y en este tipo de tratamientos se provee las herramientas necesarias para que quien lo padezca se sienta recuperado y pueda continuar una vida saludable.

El Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) está ubicado en el Edificio Concord-Sector los Almendros-piso segundo Oficina 202. Km 50 de la ruta Panamericana ramal Pilar. Teléfono: 02322-667175 www.ceeta.com.ar

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?