Inicio Salud y Belleza Las emociones y la salud del corazón

Las emociones y la salud del corazón

El afecto y la emoción que siente el ser humano depende de la interpretación y la evaluación consciente o inconsciente que realiza frente a diferentes situaciones de su propia vida y de los demás. La angustia, el enojo, la ira son sentimientos displacenteros vinculados a situaciones de perturbación que si permanecen en el tiempo sin posibilidad de dar una respuesta satisfactoria, involucran una serie de mecanismos que en su conjunto corresponden al disestrés. Éste a su vez puede conducir a una enfermedad o agravar el curso de la misma.

Reconocer los síntomas y/o signos que se pueden presentar permite alertar frente a los mismos y hacer una consulta médica en el momento oportuno. Esos síntomas y/o signos se producen porque durante esas emociones se segregan sustancias que pueden causar enfermedad coronaria.

También se pueden desencadenar, debido a las emociones displacenteras, enfermedades metabólicas como la diabetes, las dislipidemias o trastornos de los lípidos; enfermedades autoinmunes. Todas patologías a su vez tienen repercusión en el aparato cardiovascular.

Es probable que una persona intente a través de conductas compulsivas, de adicciones de calmar su angustia, pero los resultados no van a ser los esperados.

Las manifestaciones de labilidad emocional generan cambios de comportamientos que repercuten en la vida familiar, laboral y social de una persona con el riesgo de padecer quiebre en los vínculos afectivos, inestabilidad económica.

El enfoque terapéutico debe abarcar la aplicación de intervenciones prácticas de prevención y no sólo de tratamientos cuando ya está instalado el problema. La consulta y el trabajo interdisciplinario no sólo implica el accionar del cardiólogo o del psicoterapeuta, también y como ejemplo, el maestro, el periodista, permiten esclarecer y arbitrar los diferentes recursos que puede tener el ser humano para realizar prevención primaria y secundaria , evitando afecciones que se focalizan fundamentalmente en el aparato cardiovascular.