Inicio Tecno Los televisores LCD vencen al plasma y ganan posiciones en el living...

Los televisores LCD vencen al plasma y ganan posiciones en el living de los argentinos

La creciente migración hacia televisores de pantalla plana que exhiben los hogares de la Argentina revela la supremacía del cristal líquido (LCD) por sobre el plasma en cuanto a tecnologías con mayor nivel de demanda.

De los más de 150.000 equipos que se vendieron en 2007, casi la totalidad correspondieron a LCD y los pronósticos para este año prevén un nuevo salto en los niveles de venta de estos desarrollos.

La penetración de los dispositivos LCD se vio motorizada por la fabricación de equipos a nivel local; situación que comenzó a pesar en la demanda a finales de 2006.

En la actualidad, el 50% de la producción de sistemas (75.000 unidades, aproximadamente) se realiza en plantas que operan en la provincia de Tierra del Fuego.

Los números, en cuanto al auge que evidencia la demanda de cristal líquido, son contundentes: durante 2006 se vendió la mitad de lo registrado el año pasado. Y ya en 2005 la cantidad de televisores comercializados apenas alcanzó las 15.000 unidades.

Caída en los precios, mayor variedad en cuanto a tamaños, y una vida útil más prolongada -aproximadamente 25 años, contra 20 que se le asignan al plasma- son algunos de los argumentos que, a los ojos de vendedores y fabricantes, explican el rotundo triunfo del LCD.

Incluso hay cadenas de retail que especulan con dejar de comercializar sistemas de TV basados en plasma en el mediano plazo.

¿Por qué el LCD carece de rival? “El LCD se ha impuesto más motivado por la misma demanda: la gente lo pide más. El cristal líquido tiene mejor definición en tamaños grandes pero, a diferencia del plasma, sus costos en grandes dimensiones se han abaratado”, explicó, a infobaeprofesional.com, Alejandro Mayoral, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE).

“Se consiguió que fuera más barato. Al principio superaba al plasma en valor pero la misma demanda amplió la oferta de modelos y eso repercutió en los precios. A eso hay que sumarle la importación, que hace que en la Argentina la tecnología de ese tipo baje los valores continuamente”, añadió.

Enrique Germano, director comercial de Garbarino, coincidió con la visión de Mayoral, y destacó que “en el mercado, por ejemplo, no hay plasmas de menos de 42 pulgadas, mientras que en LCD las medidas son más flexibles”.

En ese aspecto, la cadena hace eco de la tendencia con una oferta de televisores de cristal líquido que se extiende de las 19 a las 46 pulgadas. Por el contrario, la compañía comercializa sólo plasmas de 42 pulgadas (Samsung).

El ejecutivo comentó a este medio que “en nuestro caso registramos un crecimiento del 50% en la demanda de este tipo de productos”. “El alza va a continuar, y estimamos que el mercado volverá a pegar un salto grande en el 2010 con motivo del Mundial de Fútbol”, dijo.

Infobaeprofesional.com se contactó, además, con representantes comerciales de Frávega, Falabella y Megatone para conocer la oferta de cada retail. Sólo las dos primeras disponen de televisores de plasma en sus stocks, mientras que la última podría dejar de vender esa tecnología.

Tendencia plana
“El mercado entero está yendo hacia el LCD, tanto en oferta como en demanda. Como ahora cuestan casi lo mismo que un plasma, el cliente toman eso en cuenta y la variedad de modelos para luego adquirir un televisor”, indicó Germano.

La caída en los valores es notoria: un aparato de cristal líquido costaba alrededor de $8.000 en el 2006, mientras que hoy se cotiza a entre $4.000 y $4.500.

“La diferencia también es notoria en los equipos más caros, como los LCD de alta definición compatibles con el formato Blu-ray. Esos televisores tenían un precio de $20.000 el año pasado y este año cayeron a $12.000”, comentó el ejecutivo.

Por el lado de los sistemas de plasma, estos “no han bajado y se mantienen en sus valores de piso”. En el caso de Garbarino, la compañía comercializa únicamente la tecnología Samsung de 42 pulgadas a $7.499.

“Lo más pedido, hoy por hoy, son los LCD de 32 pulgadas. En esos casos contamos con aparatos de Philips, Sanyo y Sony, por ejemplo. Y los precios, en cada caso, se ubican en el orden de los $4.499, $4.199 y $4.999, respectivamente”, señaló Germano.

LCD versus Plasma
Ahora bien, y más allá de las variables propias del mercado, ¿cuáles son las diferencias tecnológicas que diferencian al LCD del plasma?

Consultado por este medio, Fernando Moyano, titular de la firma Green Computers y especialista en el tema, aportó las siguientes particularidades de cada desarrollo:

* LCD: “Tienen imágenes más claras y colores más vivos. Las pantallas muestran tonos oscuros de gris y mayor brillantez. Una ventaja clara es que ahorran energía y, además, tienen una vida útil más prolongada”.

* Plasma: “Tienen una amplia diversidad de tonos. Definen mejor los negros y tienen un alto nivel de contraste. Los ángulos de visión son superiores respecto del LCD, pero el plasma flaquea en lo que es brillo. En cuanto a vida útil, duran menos que un TV de cristal líquido”.

Más allá de se trate de tecnologías distintas en cuanto a criterios de desarrollo y funcionamiento, Moyano también coincide con los testimonios expuestos hasta ahora en cuanto a que “la variedad de marcas y modelos es lo que le da la ventaja al LCD”.

“En lo referente a precios, notamos que la baja respecto del año anterior alcanza al 10%. Y en nuestro caso, la demanda de equipo viene aumentando un 30% en comparación con el 2007”, aseguró.

Para todos los gustos
En sintonía con la oferta de Garbarino, el resto de las cadenas de retail exhiben sus stocks orientados claramente a la venta de aparatos de cristal líquido.

Así, Frávega cuenta con una propuesta en materia de LCD que se inicia con Philips PF-5322 de 26 pulgadas a un precio de $3.799. Ya en 32 pulgadas, la cadena comercializa equipos como el Sanyo XH4, a un valor de $4.199.

El punto más alto en cuanto a precios es propiedad del Sony KLV-S300 de 40 pulgadas: cuesta $8.999. Por el lado de los televisores de plasma, Frávega ofrece aparatos Samsung (42 pulgadas, a $6.500) y Panasonic (42 pulgadas, $7.500).

En cambio, Falabella comercializa el Hyundai de 32 pulgadas a $3.999 y unidades Philips, también de 32, a $5.499 (modelo PFL7342). En 37 pulgadas el retail comercializa equipos Hyundai ($5.999), BGH ($6.299), y Philips ($6.199).

Ya en 42 pulgadas la cadena ofrece el Philips PFL7312 a $7.999. En términos de equipos de plasma, la oferta es escueta: sólo la gama Samsung de 42 pulgadas a $7.499.

Finalmente, Megatone cuenta en su stock con unidades Panasonic (32 pulgadas, $4.999), Sanyo (32 pulgadas, $3.779), Philips (37 pulgadas, $6.199), LG (42 pulgadas, $8.999), y Sony (40 pulgadas, $10.999), entre otras opciones.

En la actualidad, la compañía no tiene en stock televisores de plasma. Y, según aseguraron representantes del retail, Megatone estaría evaluando dejar de comercializar dicha tecnología “debido a la masificación que registra el LCD”.

Perspectiva
Respecto de la evolución en las ventas de LCD a nivel local, desde la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), Mayoral sostuvo que “el mercado seguirá creciendo”.

“Quizás lo haga a una tasa menor, pero el pasaje que está haciendo la gente que tiene televisores de tubo a equipos de LCD mantendrá el envión. Ocurre lo mismo que lo que ha sucedido hasta ahora con los monitores de las computadoras”, precisó.

Mayoral fijó en “algo más del 5%” el nivel de crecimiento que ostentará el mercado argentino durante 2008. “Los precios bajan a razón del 15% y eso, sumado a la producción local, incrementará el volumen de equipos que se venderán este año”, concluyó.