Inicio Empresas y Negocios Marca Personal: mucho más que “Chapa y Pintura”

Marca Personal: mucho más que “Chapa y Pintura”

Por: Silvia Rincón

Ser superficial no vende. Si no trabajas a fondo tu Marca Personal, los demás seguirán percibiendo en ti falta de consistencia. Sé auténtico.


Se ha hablado hasta la saciedad de lo importante que es causar una primera buena impresión. Los expertos en psicología insisten en que no tenemos una segunda oportunidad para conquistar a nuestro público y nos recuerdan que sólo disponemos de entre 11 y 30 segundos para que cualquier persona que vemos por primero vez ejerza un primer juicio sobre nosotros y evalúe, nada más y nada menos, que 11 aspectos sobre nuestra persona; nuestra posición económica, nuestro grado de éxito, nuestra ideología política y religiosa, nuestro grado de atractivo físico, etc.

Impresionante ¿verdad?. Y sobre todo bastante inquietante para aquellos a los que nadie les ha contado cómo deberían vestirse, cómo deberían de hablar, qué deberían decir o cómo deberían actuar durante esos primeros 30 segundos para causar esa primera buena impresión que, no lo neguemos, a todos nos gusta causar en los otros.

Imaginemos por un momento que para cubrir ese vacío de conocimiento nos apuntamos a un curso en el que nos digan cómo tenemos que vestirnos, cómo tenemos que movernos y qué tenemos que decir en ese primer tiempo record para “enamorar” a nuestro público. Nuestro público puede ser la persona que tengo enfrente durante una entrevista de trabajo, o la persona con la que he concertado una primera cita a ciegas, o el director de una empresa a la que queremos vender.

Pues bien. Te decides y te apuntas al curso. Ahora ya sabes “disfrazarte” de la cabeza a los pies, ya te has aprendido el discurso que contendrá tu presentación personal o profesional y ya has logrado moverte y gesticular con soltura.

Con esto, estoy convencida , lograremos sentirnos más seguros y por lo tanto ya tendremos ganado al menos la valoración de “Apto” por parte de nuestro interlocutor.

La Trastienda de nuestra Marca Personal

Pero ¿qué ocurre después?. Podemos haber convencido a la primera, pero sería de tontos no querer repetir. Aquí la cosa de seguir pareciendo una opción respetable se complica.

Y es que limitarnos a trabajar sólo lo que se ve de nosotros sería como si nuestra Marca personal fuese una mesa de sólo tres patas. Se derrumbaría en el momento en que pusiéramos encima el plato principal.

¿Y cuál es el plato principal de nuestra Marca Personal?. Pues ni más ni menos que nuestros valores. Entrar en este terreno es algo que comienza a incomodar a los que se pensaban que trabajar una Marca Personal consistía en pasar por el taller de “chapa y pintura”.

Para bien o para mal, serán nuestros valores los que hagan que nuestra Marca personal, no sólo cause una buena impresión, sino que se convierta en la mejor opción a largo plazo.

¿Qué valores son los que deberíamos de fomentar?

Recuerdo haber asistido hace poco a un taller de coaching en el que se trabajaban los valores.

Lo abstracto del concepto hacía que en ocasiones los asistentes tuviéramos que parar y hacer a los formadores preguntas tan básicas como ¿pero, qué son los valores?, o ¿Quién decide qué valores son buenos y cuáles no los son?.

Siempre he creído que el ser humano tiende a relativizar en cosas que no se deberían cuestionar. Si bien es cierto que existen pocas verdades absolutas, sí que creo que hay conceptos como el bien o el mal que deberían de ser entendidos de la misma forma en todo el planeta.

Los buenos valores son los que nos permiten ser bellos por dentro y poder ofrecer al mundo nuestra mejor versión. Los malos valores son los que nos hacen sufrir y a través de los cuales hacemos sufrir a los demás. Los buenos valores son los que al final despiertan la admiración de los otros y son los que hacen que las personas quieran mantenerse cerca de nosotros.

A diferencia de esas cosas que nos ayudan a causar una primera buena impresión, la percepción de los buenos valores necesitan de una “segunda o tercera oportunidad” para ser “vistos”, pero realmente son los que contribuyen a dejar huella y a convertirnos en personas únicas y difíciles de olvidar.

¿Qué son los valores y cómo influyen en la construcción de nuestra Marca Personal?

Creo que el concepto “valores” es de esos conceptos abstractos que merecen la pena analizar al menos una vez en nuestra vida.

  • Los valores son principios que determinan el camino de nuestro comportamiento. Son las creencias que nos ayudan a elegir determinadas cosas y a comportarnos de determinada manera en lugar de otras.
  • Los valores nos ayudan a definir la ruta que tomaremos para lograr nuestros objetivos; ya sean estos personales o profesionales.
  • El revisar de vez en cuando nuestros valores y tomar conciencia de ellos nos ayudará a construir una Marca Personal sólida y coherente.

Los valores que tu Marca Personal amará; Honestidad, Generosidad y Humildad

Honestidad

Ser honesto es ser real, es ser genuino. El mercado profesional está ávido de personas auténticas y, sobre todo y lo más importante, está muy interesado en este tipo de personas.

Ser honesto implica decir siempre la verdad de forma asertiva. Ser honesto es creer en la fórmula del “todos ganan” . Ser honesto desde el punto de vista profesional es, ante todo, saber que nuestro producto /servicio no sirve para todos, y que en muchas ocasiones tendremos que decir NO cuando alguien quiera contratarnos. ¿Qué costoso, no?

Generosidad

La generosidad va más allá de compartir nuestros bienes materiales. Nuestra generosidad debe ser una generosidad de espíritu. Esa generosidad que nos permite ofrecer a nuestra comunidad mucho más de lo que ofrecen los otros. Ser generoso de espíritu significa no tener miedo a compartir nuestros conocimientos de forma desinteresada. Ser generoso de espíritu significa ayudar a tu comunidad sin esperar nada a cambio. Ser generoso de espíritu significa también saber perdonar a los que nos traicionan y seguir dando sin temor a que nos vuelvan a traicionar.

Humildad

La humildad por último es ese valor que nos permite seguir aprendiendo día a día. La humildad consiste en tener capacidad para aceptar nuestros errores y aprender además de ellos. La humildad es la que nos permite dudar de las verdades absolutas y abrir nuestra mente para poder entender a los otros.

Ser humilde hará que tu Marca Personal sea percibida como una Marca con alma, de esas de las que te puedes fiar. De esas con las que podrías ir al fin del mundo.

Ahora decide. ¿Por dónde vas a empezar?. ¿Por lo más fácil o por lo más difícil?.


Fuente: Puro Marketing

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?