Inicio Empresas y Negocios Más mitos que metas

Más mitos que metas

Por: La Lic. Graciela Iglesias y la Lic. Susana Ditone

Cuando hablamos de Metas también hablamos de mitos, de supuestas “verdades” socialmente aceptadas referidas al tema, que encierran una connotación negativa y limitante.

Vamos a enumerar algunos de los mitos que hemos identificado en el intercambio con quienes participan de los Entrenamientos que damos sobre Metas. Invitamos a los lectores a descubrir otros, a partir de sus propias experiencias y las de quienes los rodean.

Primer mito:
“HAY QUE PEDIR LO QUE UNO PUEDE NO LO QUE UNO QUIERE”.
Muchas personas y también los equipos de trabajo, se condicionan para ir “a menos”. En lugar de indagar e indagarse, para descubrir lo que realmente desean y necesitan, y luego abocarse con “alma y vida” a realizarlo, piden poco, lo necesario, lo posible, achican su sueño, lo condicionan y, obviamente, reciben una respuesta acorde a lo que emiten. Piden poco y obtiene poco. Sin embargo los grandes logros sólo son el producto de grandes propósitos. Y del máximo empeño en alcanzarlos.

Segundo mito:
“LAS METAS SÓLO ESTÁN REFERIDAS A LO LABORAL Y ECONÓMICO. FORMAR PAREJA NO ES UNA META. DIVERTIRSE TAMPOCO”.
Las metas abarcan todas las áreas de nuestra vida: laboral, social, recreación, salud, familiar y afectiva. Si una persona, por ejemplo, tiene el deseo de buscar y encontrar una pareja, pero no se lo propone como meta, no implementará estrategias para lograrlo: como podría ser ampliar su círculo de relaciones, objetivo que demanda tiempo y dedicación llevar a la práctica.

Tercer mito:
“LAS METAS SON PARA PROPONERLAS, NO PARA CUMPLIRLAS”.
Hay dos pasos fundamentales en el camino hacia las Metas. El primero es descubrirlas y definirlas. Identificar el QUÉ. Cuando el qué está, hay que dedicarle tiempo y energía a descifrar el CÓMO. Qué quiero-necesito-deseo. Cómo lo logro: los pasos que voy a dar. En nuestros Entrenamientos trabajamos intensamente sobre las dos etapas, porque ambas son importantes. A nivel personal, empresarial y organizacional, la estrategia es la misma: definir la meta, delinear las etapas del camino a seguir para lograrla, y ¡ponerse en marcha con FE!.

El camino a la Meta no es lineal, es flexible. Debemos planificar, accionar, revisar las acciones realizadas, modificar el rumbo si hace falta y volver a la acción. La práctica y el empeño constante, son la única garantía para el éxito.

¡¡Lo imposible está en la mente de los cómodos…el fracaso es no intentarlo!!

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?