Inicio Empresas y Negocios Mucho ruido, poca producción

Mucho ruido, poca producción

Por: Cecilia Sanzarello, Gte. de Prevención y Seguridad e Higiene de QBE

La pérdida de audición inducida por el ruido en el trabajo es un trastorno más común de lo que se cree. Para evitar este tipo de afecciones es necesario prevenir y eliminar cualquier situación de riesgo. Las claves para lograrlo.

La realidad indica que la pérdida de audición inducida por el ruido se puede prevenir en un 100%, pero si sucede, no hay vuelta atrás. La exposición a sonidos dañinos deteriora las estructuras sensibles del oído interno. Estas se pueden dañar instantáneamente con un impulso breve e intenso, como la explosión de un petardo, o gradualmente al estar expuesto continuamente al ruido, como en ciertos ámbitos laborales.

Para prevenir este trastorno dentro de la empresa es importante estar atento a las señales de pérdida de audición entre los empleados y observar las reacciones de los nuevos profesionales o de los visitantes ante un lugar de trabajo ruidoso: si gritan, se tapan los oídos o salen corriendo, puede ser que haya un problema de ruido.

Hay que tener en cuenta que esta es una de las enfermedades más costosas, ya que anualmente, en concepto de indemnizaciones y costos indirectos por Incapacidad Temporal, disminución y costes indirectos por una mala comunicación, se pagan miles de pesos.

Los problemas auditivos son más evidentes en sectores como el de la industria manufacturera y el de la construcción, aunque pueden manifestarse en otros entornos laborales, por ejemplo, en “call centres”, en escuelas, en fosos de orquesta o en bares. Sin embargo, cualquier persona expuesta al ruido pertenece a un grupo de riesgo.

Cuanto más alto sea el nivel del ruido y la duración de la exposición, mayor es el riesgo de sufrir daños.

¿Qué es el ruido?
El ruido es un sonido no deseado; su intensidad (o volumen) se mide en decibeles (dB). La escala de decibeles es logarítmica, por lo que un aumento de tres decibeles en el nivel de sonido ya representa una duplicación de la intensidad del ruido. Por ejemplo, una conversación normal puede ser de aproximadamente 65 dB y, por lo general, un grito es de 80 dB. La diferencia es de tan sólo 15 dB, pero el grito es 30 veces más intenso. Para poder tener en cuenta que el oído humano reacciona de forma distinta a diferentes frecuencias, la fuerza o intensidad del ruido suele medirse en decibeles con ponderación A [dB(A)].

No es sólo la intensidad la que determina si el ruido es peligroso; también es muy importante la duración de la exposición. Paratener en cuenta este aspecto, se utilizan niveles medios de sonido ponderados en función de su duración. En el caso del ruido en el lugar de trabajo, esta duración suele ser la de una jornada de trabajo de ocho horas.

Según la Organización Internacional del trabajo, la exposición breve a un ruido excesivo puede ocasionar pérdida temporal de la audición, que dure de unos pocos segundos a unos cuantos días y la exposición al ruido durante un largo período de tiempo puede provocar una pérdida permanente de audición.

La pérdida de audición que se va produciendo a lo largo del tiempo y no siempre es fácil de reconocer y, desafortunadamente, la mayoría de los trabajadores no se dan cuenta que se están volviendo sordos hasta que su sentido del oído ha quedado dañado permanentemente.

– Pérdida temporal de audición
En lugares de trabajo ruidosos las personas suelen notar que no pueden oír bien y que, a la mayoría, le zumban los oídos. Estos síntomas están asociados a la afección de Desplazamiento Temporal del Umbral. Sin embargo, este problema suele no tomarse en cuenta ya que ‘el zumbido’ y la sensación de sordera desaparece, normalmente, al cabo de poco tiempo de estar alejado del ruido. Ahora bien, cuanto más tiempo se esté expuesto al ruido, más tiempo tarda el sentido del oído en volver a ser ‘normal’.

Además de las consecuencias negativas en el trabajo, esta afección también puede afectar la vida social de las personas, ya que aún después de abandonar el trabajo, se puede tardar horas en volver a escuchar normalmente.

– Pérdida permanente de audición
Luego de una exposición continua y prolongada en el tiempo a ruidos excesivos en el trabajo, los oídos no se recuperan y la pérdida de audición pasa a ser permanente.

La pérdida permanente de audición no tiene cura.

En el caso de que un trabajador empiece a perder el oído, quizá observe primero que una charla normal u otros sonidos, por ejemplo señales de alarma, empiezan a resultarle poco claros.

Cómo darnos cuenta
A menudo, los trabajadores se adaptan (“se acostumbran”) a la pérdida de audición ocasionada por ruidos dañinos en el lugar de trabajo. Por ejemplo, pueden empezar a leer los labios de la gente que habla, pero les resultar difícil escuchar a alguien que se halle en una multitud o por teléfono.

Los tests o las pruebas de audición son la única manera de saber si un trabajador padece realmente pérdida de audición. Lamentablemente, puede ser difícil obtener pruebas de audición, porque ésta siempre deberá ser realizada por un profesional de la salud formado para ello.

Las reacciones de nuevos trabajadores o de visitantes a un lugar de trabajo ruidoso pueden indicar si existe un problema de ruidos, por ejemplo, si tienen que gritar, se tapan los oídos o se marchan.

Además, según la OIT, la pérdida de audición, la exposición al ruido en el lugar de trabajo puede provocar otros problemas:

– Efectos fisiológicos
Está demostrado que la exposición al ruido tiene efectos sobre el sistema cardiovascular, que libera catecolaminas aumenta la tensión arterial.

– Estrés relacionado con el trabajo
El estrés laboral rara vez tiene una sola causa, generalmente se produce por la interacción de varios factores de riesgo. El ruido en el entorno de trabajo, incluso a niveles muy bajos, puede provocar estrés. Además, el ruido aumenta la tensión, lo cual puede dar lugar a otros problemas de salud, entre ellos trastornos cardíacos, estomacales y nerviosos. Se sospecha que el ruido es una de las causas de las enfermedades cardíacas y las úlceras de estómago.

– Aumento del riesgo de accidente
Los altos niveles de ruido dificultan la escucha y la comunicación del personal entre sí, lo que incrementa la probabilidad de que ocurran accidentes. Este problema puede verse agravado por el estrés laboral, que el mismo ruido puede provocar. Asimismo, la exposición al ruido durante mucho tiempo disminuye la coordinación y la concentración, lo cual aumenta la posibilidad de que se produzcan accidentes.

– Ausentismo
Una exposición excesiva al ruido puede disminuir además la productividad y ocasionar porcentajes elevados de absentismo.

Mejor prevenir
¿Qué hacer ante una situación que genera altos niveles de ruido? Algunas pautas:

. Realizar una evaluación de riesgos, que puede conllevar la realización de mediciones de ruido, sin descuidar todos los riesgos potenciales (por ejemplo, accidentes o pérdida de audición).

. Adoptar, tras la evaluación de riesgos, un programa de medidas destinado a: controlar el ruido en su origen y reducir la exposición de los trabajadores al ruido mediante medidas de organización del trabajo y de diseño del lugar de trabajo, incluidas la señalización y la limitación del acceso a las zonas de trabajo en las que los trabajadores.

. Informar, consultar y formar a los trabajadores en relación con los riesgos que corren, las medidas para trabajar con poco ruido y la forma de utilizar los dispositivos de protección acústica;

. Controlar los riesgos y revisar las medidas preventivas, lo que puede incluir una vigilancia sanitaria.

Lo que NO hay que olvidar sobre el ruido

1. Un ruido puede ser molesto tanto por su volumen como por su frecuencia.

2. La intensidad del sonido se mide en decibeles (dB) o dB(A).

3. Un pequeño aumento del nivel de decibeles equivale a un gran aumento del nivel de ruido.

4. Para detectar todos los problemas de ruido que hay en el lugar de trabajo, hay que medir el ruido de cada fuente por separado.

5. Una forma eficaz de medir el ruido en el lugar de trabajo es hacerlo con un decibelímetro.

6. Si no se puede conseguir un sonómetro y personal que sepa utilizarlo, se puede emplear este método sencillo de evaluación del ruido:

– colocarse a distancia de un colega de trabajo; si no se puede hablar en tono normal y hay que gritar para comunicarse con él, quiere decir que el nivel de ruido del lugar de trabajo es demasiado elevado.

7. Los niveles de seguridad aplicados al ruido tienen en cuenta: 1) el nivel del ruido y 2) el tiempo que se está expuesto a él.

8. Por lo general, 85-90 dB durante una jornada laboral de ocho horas es el nivel de ruido que tolera la mayoría de las normas y reglamentos.

9. A los trabajadores que están expuestos a niveles elevados de ruido se les debe facilitar protección para los oídos y deben ser rotados para que no estén expuestos durante más de cuatro horas al día. Se deben aplicar controles mecánicos para disminuir la exposición al ruido antes de usar protección de los oídos y de rotar a los trabajadores.

¿Querés enterarte al instante en tu smartphone?
Seguinos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/todoenunclick

También podes seguirnos en:

Twitter: @todoenunclick
Instagram: @todoenunclik
Facebook: https://www.facebook.com/todoenunclick/

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?