Inicio Salud y Belleza NIVEA, la marca que comenzó con su clásica crema de lata azul,...

NIVEA, la marca que comenzó con su clásica crema de lata azul, cumple 100 años

La marca más prestigiosa del mundo en lo que respecta al cuidado de la piel cumple su primer siglo de vida. ¿Mucho tiempo? No para una empresa que enarbola desde su nacimiento las banderas de la innovación y la cercanía con sus consumidores.

Tal es así, que NIVEA hoy es sinónimo de piel bien cuidada y saludable.

Un invento revolucionario
En 1911, tres visionarios vieron más allá de su gene-ración y fundaron la actual marca global NIVEA: el Dr. Oscar Troplowitz, un farmacéutico emprendedor de mente intuitiva; el Profesor Paul Gerson Unna, un dermatólogo e investigador de reconocimiento mundial; y el Dr. Isaac Lifschütz, un químico apasionado por la innovación. El encuentro de estas personalidades llevó al desarrollo de la crema más famosa en el mundo: NIVEA Creme.
Ante sus ojos, esta crema revolucionaría por completo el mundo del cuidado de la piel, con un emulsionante llamado Eucerit que hizo que lo imposible fuera posible: por primera vez se podía combinar agua y aceite para lograr una emulsión de consistencia estable.
Ante este verdadero hallazgo en el mundo de la cosmética, resulta lógico que ya en 1914, a tan sólo 3 años de su lanzamiento, NIVEA ya se comercializara en 34 países, en los 5 continentes.
De pronto, NIVEA Creme se convirtió en una verdadera leyenda que recorrió el mundo entero, transformándose en una tradición familiar en los hogares de más de 200 países.

La Latita Azul de NIVEA. Un clásico de todos los tiempos
Es curioso, pero en sus comienzos, la latita azul no era azul: era amarilla y estaba decorada al estilo “art decó” de la época, con arabescos color verde. En 1925, en la búsqueda de un empaque que reflejara los valores fundamentales de la marca, se relanzó con tan solo dos colores, azul y blanco -que representan la responsabilidad, la confianza y la pureza en un diseño innovador y atemporal. Esta síntesis de la identidad de la marca, logró convertirse a lo largo de los años en un símbolo, y en uno de los envases más exitosos en la historia, presente en museos y colecciones a lo largo del mundo.
Si se hiciera una fila con todas las latas de NIVEA Creme vendidas hasta hoy, llegaríamos a la luna.
Pero por supuesto, lo más importante era el contenido de la famosa latita.

Desde el comienzo, el Dr. Troplowitz creía que la calidad de los productos era la clave para el éxito de la empresa. Es por eso que la investigación se convirtió en uno de los pilares fundamentales de la marca.
De esta forma, en 1917, NIVEA abrió su primer Centro de Investigación de la Piel, donde se potenció y desarrolló el conocimiento de la compañía.
A medida que la confianza en la marca crecía, NIVEA comenzó a introducir una serie de innovadores productos, extendiendo su línea para llegar a nuevos consumidores.
Hoy, bajo el paraguas de la marca NIVEA conviven distintas categorías de
productos como Cuidado Corporal, Cuidado Facial, Protección Solar, Cuidado para Hombres, Desodorantes y Jabones, que cambiaron la rutina de cuidado de los consumidores y el mercado de la cosmética para siempre.

100 años. Esto recién comienza
En la actualidad, millones de personas en todo el mundo utilizan los productos de NIVEA. Y la latita azul sigue siendo el aspecto central de la marca.
Es un best-seller a nivel mundial que ha mantenido su aspecto juvenil a pesar de tener 100 años, y es la “madre” de una gran familia de más de 500 productos.
Hay más de un billón de personas que en este preciso instante están usando NIVEA Creme.
La receta para el éxito de NIVEA siempre ha sido la habilidad para unir los últimos descubrimientos científicos con ideas de negocio visionarias y estrategias de marketing innovadoras, probando que la continuidad es un valor de negocio esencial, una segura garantía para triunfar en un mercado cada vez más competitivo.
Fuerza, espíritu innovador y búsqueda por darle a cada consumidor la respuesta perfecta a las necesidades de su piel son los pilares que indudablemente han llevado a NIVEA a la prestigiosa posición que hoy ostenta.
Luego de 100 años, la historia de esta gran compañía se sigue escribiendo día a día en cada rostro, en cada cuerpo, cada vez que alguien luego de mirarse al espejo se dice a sí mismo “qué bien que me veo hoy”.
Sin duda, ése es el orgullo de NIVEA.