Inicio Empresas y Negocios Pésima señal: el desplome del comercio con Brasil es similar al de...

Pésima señal: el desplome del comercio con Brasil es similar al de 2002

En sintonía con el desplome del comercio exterior argentino, la relación con Brasil no pudo quedar exenta de esta tendencia.

Según datos difundidos por el gobierno brasileño este lunes, tanto las exportaciones como las importaciones registraron estrepitosas caídas que reflejan las bajas del consumo y los niveles de actividad en ambas economías.

En efecto, en febrero las exportaciones a Brasil continuaron la tendencia negativa registrada en el último trimestre de 2008 alcanzando la cifra de u$s666 millones

“Si bien esta cifra supera el muy discreto valor de enero en un 9,5%, la contracción en forma interanual resulta del 41,8%, variación negativa que solo fue superada durante el primer mes del año”, explicaron desde la consultora Abeceb.com.

Por su parte, las compras de mercancías de origen brasileño alcanzaron un total de u$s690 millones, un 7,3% mayor al mes anterior pero con una caída interanual del 47,7 por ciento.

Si bien la caída del comercio resulta muy pronunciada, es menor a la ocurrida en el mes pasado, mes en que el desplome fue del 48,5 por ciento.

Sin embargo, ”cabe desatacar que caídas interanuales de esa magnitud solo se registraron durante el 2002 cuando existía una pronunciada caída del nivel de actividad económica”, alertaron desde la consultora.

De este modo, el resultado del balance comercial con Brasil para el segundo mes del año dejó un déficit de u$s24 millones, lo que representa un nuevo valor mínimo de signo negativo desde que la relación bilateral muestra un rojo hace 69 meses.

“El comportamiento de febrero sigue en línea con el registrado en el último mes de 2008 cuando el déficit se redujo en forma pronunciada. A partir de dicho mes, el saldo negativo se achica en forma sucesiva resultando un 31% menor al del mes anterior y un 86% menor respecto a febrero de 2008”, agregaron desde Abeceb.com.

Factores de la caída
Entre los motivos que mas explicaron la caída en el mes de febrero se encuentran las menores ventas de vehículos particulares, que registraron un desplome sin precedentes en los dos primeros meses del año.

A esto se sumó una baja del saldo exportable de trigo, cereal que tiene en Brasil a su principal cliente.

Sin embargo, las bajas estuvieron repartidas en un amplio abanico de productos, entre los que también se destacan autopartes y aceites de petróleo, en este último caso tanto por los menores precios como por volúmenes.

Con respecto a las importaciones, “la merma se encuentran influenciadas principalmente por un menor ritmo de la actividad local y por un mayor control sobre el ingreso de mercancías”.

Entre los productos que más explicaron la caída de las importaciones desde Brasil se encuentran los automóviles, tanto particulares como para el transporte de pasajeros, tractores, teléfonos celulares, minerales de hierro, laminados planos de hierro y acero, cosechadoras, autopartes y polímeros de etileno.

De este modo, como comprador de Brasil, la Argentina desciende un lugar respecto al año pasado y se convierte en tercer principal destino externo, detrás de Estados Unidos y China.

A la hora de buscar razones, la principal causa de esta contracción está en la crisis internacional, ya que al menor crecimiento económico y una baja de la actividad productiva, se suma de manera automática una mayor propensión al ahorro por la incertidumbre.

En efecto, desde Econométrica, Ramiro Castiñeira, sostuvo que “las importaciones dependen de lleno del nivel de la actividad. Esta caída tiene un lado positivo y el negativo. Lo bueno es que, al bajar tan fuerte las importaciones, el saldo comercial quedaría en terreno positivo. Lo malo es que esta dramática caída significa que se está desplomando la actividad económica”.

Además, en un momento donde “importación” parece ser para algunos sectores una mala palabra, los empresarios se quejan de las enormes trabas que están sorteando desde hace meses para poder ingresar bienes de consumo hasta insumos.

En este contexto, según Diego Pérez Santisteban, director de la Cámara de Importadores (CIRA), hay supermercados que actúan a nivel nacional de primera línea que tienen licencias pendientes desde julio y agosto del año pasado.

”Se trata de una empresa seria que importa lealmente y no eran cantidades que podían distorsionar el mercado”, se quejó para luego dejar en claro que esta situación es generalizada, ya que “hay licencias que se demoran hasta los 210 días, mucho más de los 60 que establece la Organización Mundial del Comercio (OMC)”.

Conflicto bilateral
La relación comercial entre la Argentina y Brasil no atraviesa su mejor momento: tras imponer una serie de licencias no automáticas, medidas antidumping y valores criterio en la Argentina, los industriales brasileños, molestos por lo que suponían una barrera lisa y llana contra sus productos, un mes atrás salieron a pedir represalias contra los bienes argentinos.

Luego de esta virulencia comercial que se desató tras la aplicación –y posterior marcha atrás- de una catarata de licencias previas del lado brasileño que afectaban al 60% de sus importaciones, hace tres semanas tuvo lugar una cumbre de alto nivel entre ministros de ambos países.

Por el lado argentino participaron el canciller Jorge Taiana, la ministra de la Producción, Débora Giorgi, y el ministro de Economía, Carlos Fernández.

El resultado: un fracaso. Se resolvió evitar más trabas en el futuro, pero las medidas ya vigentes y otras que estaban en estudio con anterioridad seguirían su curso. Por lo tanto, la crisis, lejos de quedar desactivada, podría experimentar un nuevo rebrote.

De hecho, días después, con el argumento de proteger a los fabricantes nacionales, el Ministerio de la Producción fijó una sobretasa extraordinaria del 413% para los cuchillos fabricados por la brasileña Tramontina, empresa que anualmente exporta a la Argentina por u$s10 millones.

Esto generó que desde el gobierno de Luis Inácio Lula da Silva alertaran que, si no había marcha atrás, defenderían a la empresa llevando el caso de Tramontina hasta la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Un camino para solucionar la crisis
Ante la falta de logros, el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía, llevará el 11 de marzo un paquete con propuestas al vicecanciller brasileño, Samuel Pinheiro Guimarães.

Entre otras medidas, la Argentina intentará:

* Establecer una estrategia común y coordinada en lo referido al comercio extrazona, para evitar la sustitución de artículos regionales por externos.

* Argentina propone aplicar, entre otras, medidas arancelarias comunes y antidumping.

* Extender los mecanismos de comercio administrado existentes en la industria automotriz a otros sectores.

* Establecer mecanismos que permitan anticipar y dar respuesta a desequilibrios macroeconómicos; por ejemplo, salvaguardas y un registro de inversiones.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?