Inicio Empresas y Negocios Por la aceleración de la inflación, los salarios cayeron en 2013

Por la aceleración de la inflación, los salarios cayeron en 2013

Por la inflación, que se aceleró a partir de la segunda mitad del año pasado, los aumentos salariales de 2013 quedaron “cortos”.

Según el informe del INDEC difundido ayer, el año pasado los salarios subieron el 25,8%, mientras los precios, según el IPC Congreso, ascendieron 28,4 por ciento.

La mayor pérdida la tuvieron los trabajadores registrados o “en blanco” del sector privado con un alza de los salarios de 25,2%: son 3,2 puntos por debajo de la inflación.

El deterioro se aceleró a partir de la segunda mitad del año. Los precios -que hasta entonces subían por debajo del 2% mensual con una proyección anual del 24%- pegaron un salto.

El nuevo piso inflacionario pasó la barrera de 2% mensual para ascender en diciembre a 3,38%. Eso elevó la proyección inflacionaria a más de 32% anual.

La mayoría de la paritarias que están vigentes se firmaron en la primera mitad del año con subas en cuotas con un escenario inflacionario que rápidamente cambió. Así, ahora los trabajadores están cobrando sus salarios pactados entre abril y julio, en 2 o 3 cuotas, que no previeron las continuas alzas de precios posteriores.

El mayor desfase se produjo en diciembre: con una inflación de 3,38%, en tanto los salarios -según el INDEC- subieron en promedio sólo 1,19 por ciento.

La peor parte fue para los asalariados privados en blanco: ese mes, los sueldos mejoraron apenas 0,98 por ciento.

En la segunda mitad de 2013, salvo septiembre, en todos los otros 5 meses, la inflación superó las mejoras salariales. El resultado fue que entre junio y diciembre los salarios subieron el 12% y la inflación el 15,5%. Una pérdida de 3,5 puntos en sólo 6 meses.

Esta “desmejora” de los salarios impactó en el magro aumento semestral del 11,31% de las jubilaciones y pensiones. Es que una de las variables de la formula de la movilidad jubilatoria es la evolución del índice de salarios del INDEC. Otra variable es la evolución de la recaudación tributaria.

Se descuenta que este desajuste entre salarios e inflación fue superior en enero porque, en promedio, los precios subieron 5% y casi no hubo cambios salariales. La brecha podría ampliarse desde febrero en adelante por la incidencia de los aumentos posteriores a la devaluación del peso.

La realidad de estos números llevó a muchos gremios a pedir un aumento de suma fija de hasta $3.000 o una equiparación del básico inicial (caso docentes) – para compensar la pérdida salarial de 2013—antes del inicio de las nuevas negociaciones paritarias.

Ahora los gremios deben negociar las próximas paritarias con un escenario inflacionario que no baja del 45% anual. Por esta razón las negociaciones están empantanadas, pero mientras tanto los ingresos de los trabajadores siguen deteriorándose, señala el matutino Clarín.

Si se computa lo que pasó en la segunda mitad de 2013 más el nuevo escenario creado por la devaluación del peso, el aumento de los precios de los combustibles y de muchos productos alimenticios, los asalariados acumularían en solo 8 meses a febrero una pérdida salarial de más de 10 puntos con relación a la inflación.

Esto se agrava porque casi todas las paritarias arrancan recién a partir de abril. Y las estimaciones privadas calculan que la inflación en el primer trimestre podría exceder el 15%, sin contar la incidencia sobre los ingresos de un eventual ajuste en las tarifas de servicios públicos.


Fuente: iProfesional

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?