Inicio Empresas y Negocios Préstamos y depósitos: $9 de cada $10 se concentran en sólo cuatro...

Préstamos y depósitos: $9 de cada $10 se concentran en sólo cuatro distritos del país

El negocio de la intermediación financiera se distribuye de manera heterogénea a lo largo de todo el país. En cada distrito, la combinación de factores demográficos, económicos y culturales determinan los niveles de demanda de préstamos, depósitos y servicios financieros.

Es en función de los aspectos cuantitativos y cualitativos de esa demanda, que las entidades deciden la magnitud de recursos a afectar a cada jurisdicción, diseñando una estrategia de posicionamiento geográfico que se materializa con la instalación de sucursales y cajeros automáticos.

El punto más destacado sobre la distribución de recursos es que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) absorbe por ejemplo el 62% de los préstamos totales y el 55% de los depósitos, por lo que demanda más fondos de los que ofrece. En tanto que administra el 19% de las sucursales y el 23% de los cajeros automáticos en servicio.

En la CABA operan 76 entidades bancarias, con un total de 779 sucursales, por lo que cada entidad cuenta en promedio con unas 10 sucursales. Si se contabiliza la cantidad de cajeros automáticos, el número asciende a 28 por banco, por lo que en promedio cada sucursal cuenta con 2,7 cajeros o ATM (Automatic Teller Machine) en la jerga bancaria de apoyo.

En igual sentido, la CABA es la que presenta el mayor saldo promedio de depósitos y de préstamos por filial, con medias que llegan a los $135 y $112 millones, respectivamente. Por lo que cada una administra recursos por unos $250 millones.

De la apertura de los préstamos entre individuos y empresas, se obtiene que predominan estas últimas, ya que suman el 57% de las colocaciones. En el caso de los primeros, suman unos $49 por casa.

Ampliando el análisis a todo el país, según el último informe elaborado por Notibancos.com, tanto las variables monetarias como financieras se concentran en apenas cuatro distritos. En tanto que el resto de las provincias posee una muy baja posición relativa.

En efecto, entre la CABA, la provincia de Buenos Aires y las de Santa Fe y Córdoba, acaparan:

* El 86,2% de los depósitos.
* El 86,7% de los préstamos.
* El 70,6% de las sucursales.
* El 72,3% de los cajeros automáticos.

Más allá de la CABA, es la provincia de Buenos Aires la que ocupa el lugar más destacado, ya que cuenta con 1.240 filiales y 3.282 ATM. Pero pese a las dimensiones de la provincia, que incluyen el conurbano bonaerense, su participación en el total de depósitos apenas roza el 20% de los depósitos y el 13,5% de los préstamos.

Si se comparan los volúmenes y ratios con la CABA, las diferencias son más que notorias, pues cada filial administra unos $45 millones, en tanto que los préstamos sólo suman $15 millones y los de individuos apenas $7 millones.

Para Carlos Gerard, de Notibancos.com, esta concentración es muy significativa, pero se relativiza en cuanto a la aplicación de los fondos, ya que “analizando por distrito, se observa, por ejemplo, gran concentración del endeudamiento de la actividad rural en Capital Federal, que llega a casi el 37%. Esta distribución obedece a que en general los bancos que se dedican a financiar al campo, radican las deudas en las casas centrales ubicadas en Cap. Federal, en gran medida Banco Nación”.

Es decir, el contraste entre la primera y segunda jurisdicción es más que relevante. Aquí se podría afirmar que la aplicación de recursos por parte de las entidades en la provincia es mucho menos rentable que en la CABA, lo cual lleva a justificar que sólo la mitad de los bancos tiene sucursales en el distrito.

Fausto Spotorno, de Orlando Ferreres & Asoc. explica que “el problema de la concentración tiene que ver especialmente con un tema estructural, que se debe a la bancarización de la economía. Es claro que ante un sistema financiero chico como es el argentino y con una capacidad de sucursales bastante limitada, la concentración será en los lugares que le garanticen mayor rentabilidad”.

“Es mas rentable tener una sucursal en las grandes ciudades que en el resto, donde van bancos como el Nación o Provincia. Sería mejor que el sistema sea más grande para todos, no solo para el interior. Por el lado de la confianza, es verdad que puede haber menos confianza en algunos lugares que en otros, pero en general, la gente desconfía del sistema”, confirma Spotorno.

Al analizar en forma conjunta Santa Fe y Córdoba, no existen grandes variantes. La primera sólo logra sacar alguna diferencia a su favor en cuanto a cobertura con ATM y en préstamos por sucursal.

Pero más allá de estas provincias, y tal vez a excepción de Mendoza que se encuentra en un escalón intermedio, el resto de las provincias muestran un desarrollo de la infraestructura bancaria seguramente muy por debajo de las necesidades. Así por ejemplo, la cantidad de entidades presentes se reduce en forma sustancial. Así, por ejemplo, Tucumán cuenta con la presencia de 22 marcas, pero en el caso opuesto, Formosa sólo cuenta con 7 y La Rioja con 10.

Esta baja presencia repercute en el número de sucursales, ya que salvo la alta concentración que se observa en las ciudades capitales, “alrededor de la plaza”, en el resto de las ciudades su presencia se reduce a la banca provincial y del Nación, en el mejor de los casos.

Así, Formosa cuenta con apenas 18 sucursales y 65 ATM, en tanto que Tierra del Fuego tiene igual número de casas en un territorio más pequeño pero sólo 55 ATM.

Claro está que esta baja cobertura es el reflejo de un escaso caudal de negocios para los bancos, ya que por ejemplo, en Catamarca los préstamos suman apenas $258 millones y los depósitos otros $381 millones.

Este panorama se agrava si se analizan los depósitos por sucursal, pues frente a los $135 millones de CABA, en Formosa sólo suman $12 millones y en La Pampa apenas $10 millones.

En cuanto a los préstamos, la cuestión no cambia, ya que en esta última provincia sólo llegan a $8 millones por casa, cifra que se repite en San Luis y mejora muy levemente en Catamarca.

Pero aquí se encuentra un aspecto positivo para las provincias menos desarrolladas desde el punto de vista financiero. En muchas de ellas, los préstamos superan a los depósitos, lo cual indica que los fondos obtenidos por las empresas y particulares en calidad de préstamos superan sus propios depósitos. Esto se observa en sentido decreciente en Formosa, La Rioja, Misiones y Tucumán, con porcentajes que van de 118 a 102.

Otro aspecto destacable es el muy bajo volumen de préstamos a personas. Río Negro, San Luís y Catamarca sólo promedian $5 millones por casa.

En conclusión, se observa una fortísima concentración de la actividad en la CABA, que se hace más profunda si se contabiliza a Santa Fe y Córdoba. El resto, prácticamente no cuenta y esta situación no es nueva.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?