Inicio Salud y Belleza Puerperio: un bebé, una nueva vida

Puerperio: un bebé, una nueva vida

Por: Lic. Marisa Russomando, Psicóloga, Directora del espacio La Cigüeña

Cuando decidiste tener un bebé, al mismo tiempo decidiste ser madre, probablemente ésta haya sido unas de las decisiones más importantes de tu vida. Estás gestando a una nueva personita, y asumiendo una gran responsabilidad compartida con el papá. Además, juntos están formando una nueva familia. Esto genera muchos cambios tanto en lo que a vos respecta, como en lo concerniente a la pareja.

El embarazo es una etapa muy especial, con cambios físicos y anímicos, con temores e incertidumbres. La reacción de cada persona frente a la misma es diferente y singular,. Se trata de una experiencia que suele ser profundamente satisfactoria, pero también es una tarea agotadora. La idea es justamente prepararnos para ello.

Los primeros días después del parto pueden ser desconcertantes. Sería importante desde el inicio, apoyarse mutuamente y requerir la ayuda de quienes consideren oportuno. En general el papá vuelve rápidamente a su actividad laboral, por lo que es aconsejable que pienses con quiénes podrás contar en esos momentos. No olvides entre ellos, los lazos que a lo largo del curso pre-natal hayas establecido.

Ambos padres reciben al bebé y esto es una alegría compartida. Nuevas relaciones comienzan a establecerse: madre y bebé, padre y bebé, y vos con tu esposo, siendo ahora madre y padre, generando nuevos códigos desde sus nuevos roles.
El bebé ha llegado…una nueva vida…es un encuentro que cambiará la vida de todos para siempre….

Algunas palabritas acerca del puerperio.

Ante la llegada del bebé, los cambios físicos y anímicos producen un verdadero impacto. A veces sucede que en el momento que habían imaginado ser totalmente felices, las mamás se sienten además y sin saber por qué…angustiadas. Esa “angustia”, conocida con el nombre de “angustia de pos parto” suele durar unos pocos días, pero a veces se prolonga. Es en ese momento cuando la madre necesita de todo el apoyo de su pareja, familia, amigos y de un profesional cuando la situación lo requiera.

Muchas veces estos cambios en el estado de ánimo responden a cambios hormonales femeninas (estrógeno y progesterona) han incrementado sus niveles durante el embarazo. Luego del parto estos niveles bajan, y el organismo debe adaptarse a los nuevos registros y ello ejerce modificaciones sobre las emociones. Pero lo hormonal no explica todo lo que en ese período sucede: el cansancio del parto, las pocas horas de sueño, la necesidad de la madre y la pareja en sí misma de tiempo y espacio para adaptarse a la nueva situación, algunos roles nuevos que enfrentar y ejercer, cambios de hábitos y costumbres dentro de la pareja, encarar acuerdos familiares novedosos, la pasividad repentina en relación a lo laboral, más aquellos rasgos singulares de cada mujer y cada pareja que se juegan en este momento tan especial.

Para facilitar el recorrido por este proceso, es sugerible:
* Darte tiempo y aceptar que sentirte así durante cierto tiempo es algo normal y que pasará
* Aceptar la ayuda de otros
* Tratar de hablar de lo que sentís, intentando vencer sentimientos como: vergüenza, culpa, etc.
* Compartir con tu pareja tus sentimientos y guiarlo en lo que necesitás para sentirte mejor
* Tener presente que este sentimiento no es contradictorio con la felicidad de la llegada de tu bebé, ni con el amor hacia él, sino que se trata de otra cosa
* Consultar con un profesional

Cuándo acudir a una ayuda profesional:

En todos los casos que creas necesario, sabiendo que será una escucha sin prejuicios y respetuosa de tu singularidad, y cuando los síntomas propios del momento del puerperio no ceden. Es decir, que a pesar de que el tiempo pasa, tu estado no mejora o más aún, empeora.
Este proceso varía de una mujer a otra, pero si es tratado rápidamente, puede remitir en poco tiempo.

Los síntomas varían de una mujer a otra, pero en general incluyen:

* Ansiedad
* Temores irracionales
* Pérdida de apetito
* Insomnio
* Fatiga
* Falta de interés en el aspecto personal
* Exageración de los inconvenientes
* Aislamiento del contacto social
* Sentimientos de desamparo y temor
* Llorar durante largos períodos

Un elemento importante para este momento es la comunicación con tu pareja: cuenta con él para que te acompañe en este proceso, pidiéndole lo que necesitas de la manera más clara posible, para de esta manera facilitar su ayuda.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?