Inicio Bon Vivir Vinos y Bodegas Refrescate con un vino de hielo

Refrescate con un vino de hielo

No se trata de que pongas la botella de Chardonnay en el congelador hasta que quede duro, ni de que llenes tu copa de Malbec con cubitos de hielo. El Eiswein, o vino de hielo, fue inventado a fines del siglo XVIII en Baviera, en el sur de Alemania, luego de que una helada destruyera los viñedos congelándolos.

En vez de lamentarse y bajar los brazos, los productores alemanes se animaron a producir vino con las uvas congeladas. El resultado de tal experimento fue un vino muy aromático y dulce, que enseguida tuvo mucho éxito y se bautizó vino de hielo. En Francia se lo conoce como Vin du Glacier (vino del glaciar), y en EEUU como Ice Wine, según la agencia EFE.

El proceso de producción de este Eiswein es con uvas congeladas naturalmente que luego se prensan como cualquier otro vino. Sin embargo, una bodega catalana lanzó su versión Vi de Gel que se hace con un proceso de congelamiento industrial.