Inicio Empresas y Negocios Salarios: las empresas se debaten entre dar aumentos menores a la inflación...

Salarios: las empresas se debaten entre dar aumentos menores a la inflación o revisar sus presupuestos

Compartir

Hace apenas dos meses, los sondeos de todas las consultoras expertas en compensaciones coincidían en que, para el 2014, las subas salariales para el personal fuera de convenio rondarían, en promedio, el 25 por ciento.

Esa proyección, sin embargo, ya es cosa del pasado. La devaluación del peso de más del 20% durante enero, el aceleramiento de los precios en las últimas semanas, la mayor presión sindical con reclamos salariales cercanos al 30% y las negociaciones por sumas “puente” en la antesala de las paritarias, cambiaron 180 grados el panorama para las empresas.

Por estos días, las compañías se debaten entre otorgar los aumentos tal como tenían previstos -los cuales, ya descuentan, serán menores a la inflación y suba del dólar- o evaluar la posibilidad de negociar con sus casas matrices una ampliación de sus presupuestos.

Así las cosas, con el 25% previsto inicialmente para sus profesionales y ejecutivos, pueden quedarse cortas ante una suba de precios que correrá varios puntos por encima.

La inflación de 2013 cerró en el 28,8%, la más alta desde que comenzó la gestión kirchnerista, remarcaron desde M&S Consultores, la firma del economista Carlos Melconian. Se trata de un panorama similar al relevado por los diputados de la oposición: el “índice Congreso” fue del 28,3% anual.

Según los legisladores, se trata del IPC “más alto de los últimos 22 años”, es decir, previo a la implementación del Plan de Convertibilidad de Domingo Cavallo.

Para este 2014, en tanto, los economistas tuvieron que recalcular sus pronósticos: ahora estiman, en promedio, una tasa de inflación del 30% y una devaluación del dólar oficial también cercana al 30%, con una cotización del billete verde “administrado” en el orden de los $8,50/$9 hacia fines de este año.

“Ante este panorama, excepto que las empresas corrijan al alza sus porcentajes de incrementos, en 2014 el personal fuera de convenio volverá a perder poder adquisitivo, algo que en líneas generales no venía ocurriendo”, anticipó Florencia Deverill, Managing Director de PwC.

Según su visión, “en términos salariales será un año similar al 2009, cuando los incrementos no habían alcanzado la inflación”. La experta en compensaciones ejecutivas también hizo hincapié en la creciente presión fiscal que sufren las remuneraciones medias y altas y en el malestar que esto genera entre los recursos “clave” de las empresas.

Desde Mercer, Valeria Bohórquez comentó que si bien se mantienen las proyecciones de incrementos de 25% promedio para los de fuera de convenio, los movimientos reales podrían terminar acercándose a 27% o 28%. Todo dependerá de la evolución de la inflación durante el año y de los porcentajes que se vayan acordando en paritarias.

En línea con Deverill, la consultora senior de Capital Humano de Mercer hizo hincapié en que los fuera de convenio están sintiendo la pérdida de poder adquisitivo en el bolsillo mes a mes y hay un importante nivel de descontento.

“Las modificaciones al Impuesto a las Ganancias de hace unos meses agravan las distorsiones e inequidades y complican el panorama”, aseguró.

Y esta pérdida de poder de compra también se evidencia al medir las remuneraciones en dólares, sobre todo después del brusco salto que dio el billete verde la semana pasada.

“Un ejecutivo, acostumbrado a ahorrar en moneda dura, con su sueldo puede adquirir una determinada cantidad de divisas a principio de año, pero en diciembre otra considerablemente menor”, comentó Deverill.

“En 2011 -graficó- cuando la cotización del dólar prácticamente no se movía, el ejecutivo tenía incrementos en esa moneda. Recibía un 10% de suba salarial y ese mismo aumento en divisas.”

“Ganaron en un momento, pierden en otro. Es parte del juego inflación-devaluación”, reflexionó la experta de PwC.

Pero aclaró que si bien la pérdida de poder adquisitivo en dólares se está agravando, actualmente las empresas no están realizando ninguna acción que tienda a minimizar esta situación.

¿Llegarán antes los ajustes?, la pregunta del millón
“Desde hace algunas semanas hay varias empresas que están preocupadas dado que se habla de índices de inflación mucho más altos que el considerado al momento de armar el presupuesto para 2014”, apuntó la directora del área de Gestión del Talento y Compensaciones de Towers Watson, Marcela Angeli.

“Las compañías se están planteando si el budget que se cerró está bien o van a tener que hacer algo. Partimos de requerimientos de paritarias más altas, por lo que hay gerentes que nos están llamando preocupados para preguntarnos que está pasando en el mercado”, completó.

Mientras el año pasado casi no se puso en cuestionamiento el presupuesto que tenían las compañías, en estas días que van del 2014 el teléfono de Angeli suena “a cada rato” por este tema.

Según contó la consultora, una acción que están analizando aquellas organizaciones que tenían previsto dar los incrementos en abril es adelantarlos a febrero o marzo.

“Esto puede suceder, como también que si tenían previsto dar un 12% en la primera parte, opten por un 15%, es decir, levantar unos puntos lo planeado para el primer semestre y después ir viendo. Y si se dan cuenta que el 25% aprobado no les alcanza porque todo se está moviendo por encima, salir a negociar con la casa matriz, algo para nada fácil, para tratar de conseguir algunos puntos más”, enfatizó Angeli.

Pero aclaró que, en caso que lo extiendan, la acción será sumamente focal, es decir, las subas de la segunda parte del año vendrán “selectivas” ya que las empresas priorizarán a sus empleados clave y a los perfiles críticos.

A mayor selectividad, mayor solapamiento
En la firma Hucap también dieron cuenta de un “sinceramiento” por parte de las compañías, que ya admiten que, si las paritarias se disparan al 30%, el porcentaje previsto -según su medición, 24,6%- se deberá modificar.

Alfredo Terlizzi, líder de operaciones de la consultora de RRHH, contó que las empresas estarán muy atentas al desarrollo del primer trimestre aunque admiten que de darse un mayor porcentual para los fuera de convenio se realizará de forma aun más selectiva. Y, si esto ocurre, advirtió, se acrecentará el problema de solapamiento salarial ya que no todas las empresas pueden afrontar una “cláusula gatillo” para los no convencionados.

Es que, dado que estos porcentajes se aplican de forma puntual, no son homogéneos en todas las industrias y se pactarán partitarias por arriba de los promedios presupuestados para los ejecutivos y profesionales, el solapamiento seguirá presente en el 2014. Más aun si se confirman los planteamientos salariales que algunos gremios han comenzado a manifestar, anticiparon desde Hucap.

En un reciente sondeo de la consultora, el 68% de las empresas encuestadas manifestó y reconoció el impacto directo del solapamiento salarial en 2013 y estimó un leve crecimiento de estas proyecciones para el presente año, en función del contexto de mayor crecimiento de costos y pedidos gremiales

“Los fuera de convenio son la variable de ajuste frente al aumento de costos operativos lo que impacta en la pérdida de poder adquisitivo”, aseveró el consultor.

La superposición de los salarios se ha venido moderando en los últimos años porque los porcentajes otorgados a los empleados fuera de convenio se han venido equiparando a los del personal sindicalizado. Pero, según advirtió Bohórquez, desde el 2013 ha aparecido un “nuevo solapamiento” que es el de salarios netos con diferentes salarios brutos, esto por el efecto de los cambios de liquidación del Impuesto a las Ganancias de septiembre último.

En 2014, los ajustes también llegarán en cómodas cuotas
Siguiendo las tendencias de años anteriores, en 2014 la mayoría de las empresas aplicará una pauta anual escalonada en dos partes (correspondiente a cada uno de los semestres) aunque varias organizaciones comienzan a dar sus incrementos salariales en tres “cuotas” como una forma de optimizar sus costos.

“En el 2012, el 90% de las firmas encuestadas otorgaron sus incrementos en dos partes. En 2013, en tanto, un 75% lo hizo bajo esta metodología, y un 20% lo dio en tres. En cuanto a las proyecciones para este año, la tendencia se mantiene: el 74% en dos veces, el 23% en tres y apenas el 3% en un solo movimiento”, detallaron en Hucap.

Además, “si dan un sólo ajuste, a los pocos meses la gente se lo olvida, deja de tener impacto dada la suba constante de los precios”, graficó el consultor experto en compensaciones Bernardo Hidalgo.

Y, en esta línea, Deverill, de PwC, añadió que “si se efectúan mejoras una vez al año, el incremento dura cuatro o cinco meses y después ese empleado está seis meses con un salario por debajo del mercado y así las empresas dejan de estar competitivas.”


Fuente: iProfesional

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?