Inicio Bon Vivir Vinos y Bodegas Santa Florentina destaca su línea completa de Torrontés riojano 2011

Santa Florentina destaca su línea completa de Torrontés riojano 2011

El Torrontés riojano, la cepa insignia de La Rioja, es criado en Valles del Famatina, a más de 1100 mts. sobre el nivel del mar. La Riojana Coop. logró adaptar al torrontés riojano a los requerimientos del mercado y producir un varietal característico de estos valles, de calidad superior.

Santa Florentina está integrada por una destacada línea de vinos, ideales para disfrutar de esta cepa en todo momento: el varietal Torrontés Riojano, los espumantes Dolce y Brut de Torrontés Riojano, el tardío Otoñal y un biparietal, que amalgama esta cepa junto al Chardonnay.

Santa Florentina Torrontés Riojano 2011 se caracteriza por su color amarillo verdoso y con leve aroma a rosas, y se distingue por sus matices de frutos cítricos, como pomelo y frutos blancos: durazno, manzana, melón, ananá. Su óptimo nivel de acidez permite que los aromas se realcen y resalte su natural frescura. Este vino varietal posee además untuosidad y prolongada duración en boca.

El Torrontés Dolce 2011, es el único espumante de dulce natural del mercado, 100% torrontés con un sabor dulce muy especial. Por su frescura, armoniza perfectamente con postres de chocolate amargo o coulis de críticos. Su espuma se logra a través del método Charmat y posee una graduación alcohólica que no supera los 7 grados.

Por su parte, el espumante Brut de torrontés 2011 se caracteriza por ser un varietal 100 % torrontés. De sabor fresco y óptima acidez que, sumado al frizante de las burbujas, permiten que se realcen los aromas frutales en boca. Ideal para el verano, se recomienda beberlo a una temperatura de entre 5 a 7 grados.

El Tardío de Santa Florentina 2009, posee un color amarillo intenso con brillantes dorados, presenta un intenso y complejo aroma frutado, con notas de miel, tilo, almendras y vainilla. En boca es armónico, untuoso y aterciopelado; de equilibrada acidez, complejo y de muy buena persistencia final. Es el perfecto complemento para servir con postres, chocolates amargos, quesos azules, entradas o como aperitivo.

Para completar la propuesta, el bivarietal Torrontés- Chardonnay 2011 de Santa Florentina está compuesto por un 60% Torrontés Riojano y un 40% de Chardonnay. Posee un color amarillo dorado claro, con un aroma muy delicado, levemente floral, con frutos cítricos, manzanas verdes y ananá. Su sabor es equilibrado y muy fresco. Se sugiere servir con aperitivos, pescados, mariscos, ensaladas, aves y postres dulces.

Torrontés riojano, el marco ideal para acompañar una gratificante experiencia gastronómica.