Inicio Empresas y Negocios ¿Cómo se arma la cartera de inversiones ideal?

¿Cómo se arma la cartera de inversiones ideal?

El humor de los inversores cambió y también la manera de invertir. Con el nuevo escenario, los inversores conformaron una nueva cartera ideal


“Las oportunidades y las euforias son cortas, porque las grandes ganancias se logran al principio de la euforia. Hay que aprovechar esos momentos pero sin jugarse la vida”, fue la primera advertencia del operador. “Hoy miraría la curva mediana”, indicó otro broker.

De todas las miradas se tomaron las coincidencias para formar un portfolio que tenga riesgo medio y que pueda ser replicado por pequeños y medianos ahorristas, concurriendo a su banco y pidiéndole que lo suscriban a un fondo común de inversión con una cartera parecida. Cabe recordar que se puede ser inversor de fondos comunes desde 1.000 pesos.

La cartera debería ser la siguiente:

  • 60% del dinero en bonos en dólares de mediano y largo plazo;
  • 20% en bonos en pesos y
  • 20% en acciones

Hecha la primera gran división, los expertos explicaron cómo pasaron a desgranar cada tramo de la inversión.

Dentro del 60% de bonos en dólares, se inclinaron por la curva media y larga. Más de la mitad debería ir a Bonar 2024 y el resto en Discount con legislación argentina (DICA). Estos dos bonos dan un rendimiento promedio de poco más de 5% en dólares por año. Rechazaron la idea de bonos provinciales porque tienen un mercado más duro, esto es menos líquido, y la diferencia de rendimiento no justifica el riesgo.

El Discount nació con el canje de la deuda y vence en 2033 pero paga 8,28% en cupones semestrales. El cobro es en dólares billete todos los 30 de junio y 31 de diciembre. El rendimiento es menor a la tasa que paga porque el bono cotiza por encima de la par.

A partir de junio de 2024 comienza a amortizar el capital en 20 cuotas semestrales. Es decir cuando vence el otro bono de la cartera, el Bonar 2024 (AY24). Es un empalme perfecto. El Bonar 2024 paga 8,75% anual semestralmente, el 7 de mayo y el 7 de noviembre de cada año y el capital se devuelve en 6 cuotas anuales consecutivas desde junio de 2019.

Uno de los operadores coincidió en que estos bonos seguirán subiendo y les queda poco tiempo con rendimientos por encima de 5%. A corto plazo, por la suba de la paridad, los ven con una renta de 4,85% anual.

La ventaja de estos bonos no es sólo su rendimiento en dólares, sino la liquidez que tienen porque se pueden hacer efectivos en 72 horas. Además siempre está la posibilidad, si no se necesitan los dólares de la renta que se paga semestralmente, de reinvertirlos en el mismo título.

En el 20% de la cartera en pesos, casi todos coincidieron en apostarle a los Bonos del Tesoro (TO21) recientemente emitidos que vencen en 2021 y pagan una tasa de 18,20% anual. Pero como el mercado los cotizó por encima de la par, ahora rinden 17%.

De todas maneras, es una excelente alternativa para asegurarse una buena tasa por cinco años. Si bien ahora el rendimiento es más bajo que un plazo fijo, en unos meses más lo igualará y quedan cuatro años para disfrutar de las tasas más elevadas del mercado.

Los bonos en pesos ahora rinden menos que un plazo fijo, pero en poco tiempo podrían superarlos. Los intereses se pagan semestralmente, el 3 de abril y de octubre de cada año. El 3 de octubre de 2021 se devuelve todo el capital. La tasa es nominal anual, o sea que se capitaliza cada 30 días como si fuera un plazo fijo.

En la parte de más riesgo de la cartera, las de las acciones que ocuparían 20% de la inversión. Hubo algunas diferencias, pero la mayoría se inclinó por tener 15 puntos de los 20 en empresas petroleras y de electricidad.

Las acciones de las empresas energéticas concentran las preferencias de los inversores que no le temen a la renta variable.

Entre las recomendadas sobresalieron YPF, Petrobras, Transener y Metrogas. Petrobras es la que tiene los precios más adelantados, pero acá la apuesta no es solo a la suba del petróleo sino a la reacción de la economía brasileña.

Esta acción que cotiza a un equivalente a 10 dólares, en algún momento tocó u$s20, con pronóstico de u$s30. YPF tiene un buen camino para recorrer y las compañías de gas y electricidad tienen un horizonte de aumento de tarifas que garantiza buenos balances.

Según Infobae, el 5% restante aconsejaron apostarlo a las siderúrgicas que no están atravesando un buen momento. Por eso sus precios son de ocasión y tienen un buen pronóstico de rebote. Creen que la economía va a crecer y además está la demanda de las empresas petroleras. “Siempre es bueno jugar un pleno”, dijo uno de los operadores.

El tiempo será testigo del olfato de los operadores.


Fuente: iProfesional

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?