Inicio Salud y Belleza Termómetros digitales: precisión y seguridad

Termómetros digitales: precisión y seguridad

Los termómetros son instrumentos fundamentales para la medicina, ya que su función consiste en medir si la temperatura corporal se encuentra entre o sobre los parámetros recomendados.

Las autoridades regulatorias están tendiendo en el mundo a priorizar los termómetros digitales por sobre los termómetros basados en mercurio, debido a los efectos nocivos que este metal líquido tiene para el medio ambiente y el organismo.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo se encuentran trabajando en forma conjunta con el objetivo de disminuir los niveles de mercurio en el sistema de salud. Destacan así la importancia de sustituir los termómetros tradicionales por los digitales, por su mayor duración y menor impacto ambiental.

La empresa especialista en tecnología médica San Up cuenta con la más avanzada línea de precisos y seguros termómetros digitales, que facilitan la medición de la temperatura corporal.

Aquí resaltan su Termómetro Digital San Up y su Termómetro Digital Flexible, de uso universal para toda la familia, pero especialmente ideal para niños, gracias a su practicidad y tiempo de medición.

Además, no presentan ningún peligro, comparado a la rotura de termómetros de mercurio.

Características del Termómetro Digital San Up y del Termómetro Digital Flexible:

• Tienen beeper y memoria
• LCD, fácil de leer
• Compactos, exactos
• Las temperaturas pueden tomarse colocándolo debajo del brazo (uso axilar) ó debajo de la lengua (uso oral)
• Rápidos para obtener resultados
• Apagado automático
• Pequeños, livianos.

En tanto que su Termómetro Digital Infrarrojo de Frente, permite una medición sencilla escaneando simplemente la zona de la ceja. Después de un tiempo de escaneo de 3 segundos, el resultado de medición se visualiza en la pantalla LCD.

Además por las características únicas del sistema de ensamblaje del extremo de medición que incorpora un avanzado sensor de infrarrojos, este dispositivo realiza mediciones que se pueden comparar a mediciones con un termómetro oral numérico.

Este termómetro de frente es un producto de alta calidad que presenta la última tecnología y está validado de acuerdo con los estándares internacionales. Ofrece resultados estables y libres de interferencias en cada medición.

El termómetro realiza un autotest de funcionamiento cada vez que se pone en marcha, con el fin de garantizar la máxima precisión en las mediciones. El termómetro de frente permite la medición sencilla y rápida de la temperatura corporal.

Características del Termómetro Digital Infrarrojo de Frente:

• Aparición en la pantalla de la temperatura memorizada
• Alarma en caso de fiebre
• Cómodo y fácil uso
• La forma de pingüino encanta a niños y madres
• El termómetro puede ser utilizado a diario sin interferir en el ritmo de vida cotidiano. La medición puede realizarse incluso, mientras el niño duerme
• Recuperación múltiple de lecturas
• Higiénico y seguro
• Sin riesgo de roturas del cristal o de ingestión del mercurio
• Totalmente seguro para ser usado en niños

San Up cumple las más altas normas de calidad internacional y posee las siguientes certificaciones: ISO 9001 (DNV, Internacional), CE (Comunidad Europea), EN-46001 (Equipamiento Médico Comunidad Europea), FDA 510 (k) (Estados Unidos), AS/NZS3350.1 (Australia , Nueva Zelanda), ANMAT (Argentina), Sello IRAM de Seguridad Eléctrica (Argentina). Sobre la base de éstas normas, todos los artículos deben respetar lo establecido en materia de seguridad, salud ambiental y protección al consumidor.

Métodos confiables para tomar la temperatura
Uso oral: colocar la sonda debajo de la lengua. Mantener la boca cerrada. Una temperatura normal para este método es 37º C.

Uso axiliar: secar la axila con una toalla. Colocar la sonda del instrumento en la axila del paciente y mantener el brazo presionado firmemente. Una temperatura normal para este método es 36.7º C.

Uso rectal: lubricar la cubierta de la sonda con un gel soluble en agua para su mejor inserción. No usar vaselina. Colocar el sensor un centímetro (menos de ½ pulgada) en el recto del paciente. Una temperatura normal para este método es 37.6ºC.

Historia del termómetro

En 1654, Ferdinando II de Medici creó el primer termómetro moderno, con un diseño de un tubo sellado y llenado parcialmente con alcohol, y un bulbo reservorio, eliminado así la interferencia de la presión barométrica que era común en los modelos anteriores.

En 1724, Daniel Gabriel Farenheit produjo un termómetro usando mercurio y estableció la escala Farenheit (32 -212 F). Debido al alto coeficiente de expansión del mercurio, los resultados fueron altamente reproducibles.

Dieciocho años después, Anders Celsius propuso que una escala desde 0 grados hasta 100 grados era más práctica.

A fines del siglo 18, el doctor James Currie popularizó el uso de estos termómetros de vidrio para la medición de las temperaturas del paciente. El ejerció su práctica en Liverpool desde 1780 hasta 1805, publicó sus hallazgos, e intercambió correspondencia con los científicos sobresalientes de la época.

Fuente: OMS.