Inicio Novedades Tinturas temporarias: acondicioná tu pelo para sorprender

Tinturas temporarias: acondicioná tu pelo para sorprender

Son ideales para cambiar el look para ocasiones especiales, o para probar ante de dar el gran paso y teñirte de manera permanente. Las tinturas temporarias vienen en distintas presentaciones (enjuagues, gel, mouse y spray) y son de venta libre.

Estas soluciones no penetran en la raíz, sino que llegan solo hasta el crecimiento externo del cabello. Actúan en la superficie y, por lo general, se van con el próximo lavado (algunas pueden durar hasta cinco lavados). Esta es su mayor desventaja. Si va a nadar o si la sorprende la lluvia, perderá el nuevo color y terminará con el pelo desteñido y chorreando sobre la ropa o rostro. Por su facilidad para salirse, es necesario aplicarlas cada vez que se lava el cabello. Los vehículos colorantes en estas tinturas son en su mayoría agua, solventes orgánicos, gomas, surfactantes y agentes acondicionadores; por eso son menos nocivas para el pelo.

También, muchas mujeres comenzaron a usar tinturas naturales para cambiar temporariamente. Estas son una buena alternativa para las personas alérgicas. Estos colorantes derivan de fuentes vegetales y se usan desde hace siglos. Una de las más populares es la henna -Lawsonia inermis, cuyas hojas se dejan secar y se las procesa haciéndolas polvo que luego se utiliza para teñir el cabello. Rara vez ocasiona reacciones alérgicas. En la antigüedad, los egipcios, y más tarde las mujeres de La India, utilizaban la henna para cambiar sus apariencias.

Estas tinturas brindan una gama de diferentes colores que depende del tipo de tintura y del color natural del cabello a teñir, y varían de marrones oscuros a marrones rojizos y desde rojizos más claros a rubios rojizos. Sin embargo, no se puede utilizar para aclarar el color natural del cabello. De la misma manera que las tinturas temporarias, las naturales funcionan cubriendo la superficie del cabello hasta la punta del crecimiento y básicamente aplicando color.

Al igual que las tinturas graduales, las naturales tienden a ir subiendo los tonos y a ir oscureciéndose con el uso frecuente. Se sabe que, con repetidas aplicaciones, le brindan voluminosidad y fortaleza al cabello.