Inicio Empresas y Negocios Trucos para renovar la deco, con pocos recursos

Trucos para renovar la deco, con pocos recursos

Por: Liliana Mestanza, Design Team, Fontenla

Para renovar el aspecto de una habitación o incluso de toda la casa, no siempre hay que pensar en realizar grandes inversiones. En la decoración todo tiene que ver con la percepción, y como juegan entre sí el espacio, la luz, los colores y los objetos.

A continuación le acercamos algunas propuestas fáciles de implementar, para modificar el entorno, resignificar el mobiliario y lograr -con pocos recursos- que todo se vea diferente.

1. Atrévase a mover las cosas de lugar
A las mujeres, en general nos encanta cambiar los muebles de lugar. Si este es su caso, antes de pensar en obsequiar algún mobiliario que ya tiene y aprecia, pruebe a cambiarlo de sitio. Muchas veces, los muebles y algunos objetos como lámparas o alfombras, toman un sentido nuevo al ubicarlos de otra manera. Por ejemplo, pueden lucirse más, y hasta parecer más grandes o más pequeños según donde y como los ubique.

Haga la prueba de agrupar el mobiliario de otras maneras, y con otra distribución. Se sorprenderá al ver como una nueva ubicación de los objetos revaloriza el espacio y refresca el aspecto de las mismas cosas, prestándoles otra utilidad.

2. Juegue con el color y las texturas
Sin necesidad de pintar toda la casa, hay detalles de color y textura que puede modificar de una manera increíble la percepción del espacio. Imagine un cuarto pintado en tonos pastel, y con detalles de la deco en naranja. Ahora, piense en esas mismas pinceladas de color, pero en azul Francia combinado con turquesa y verde manzana. Por ejemplo, en cortinas, una alfombra o carpeta, el marco de un cuadro, un adorno… ¡¡Anímese a pensar en colores!! Para la temporada 2008, por ejemplo, se usarán los tonos tierra y arena; amarillos maduros y verdes botánicos. Elija uno o dos, y atrévase a aplicarlos en todos los detalles. Visite las casas de telas: un camino para la mesa puede combinar con almohadones en el sillón, y una pequeña carpeta para la mesa ratona. Esas salpicaduras de un color diferente, replicadas en adornos o un cuadro, harán toda la diferencia.

3. Ordene y… ¡¡¡tire!!!
¿Usted es de esas personas que tienen la costumbre de reunir cosas que no necesita? Muchas veces esta actitud obedece solo a la inercia de juntarlas. Tenga en cuentas que estos objetos (muebles, cuadros, papeles u otras cosas) ocupan un lugar que muchas veces podría emplearse en otros usos. No estamos hablando aquí de objetos de colección o que impliquen un afecto especial, sino de aquellas cosas que se van acumulando “sin ton ni son”, y sin que usted tenga una intención real de conservarlas.

Según el Feng Shui y otras disciplinas orientales, todos los objetos sin uso que se estancan, obstaculizan el libre flujo energético. Es muy importante que usted tenga dominio del espacio, y recupere sectores que no tiene en cuenta porque están ocupados con objetos prescindibles, sobre todo si vive en un departamento pequeños donde el lugar es un bien escaso. Una buena idea es ordenar estos objetos con un criterio realista en cuanto a su estética y utilidad, y desprenderse de aquellos que no sirvan y ocupen un lugar preciado.

El solo hecho de desocupar el lugar aporta un aire nuevo, despeja el ambiente y cambia la energía.

4. Cambie la iluminación
La luz es un elemento decisivo en esta composición, porque puede atenuar algunos colores y sectores, y realzar otros. Una luz puntual revaloriza un área. Si ubica su sillón favorito sobre una carpeta de colores cálidos, por ejemplo, y lo ilumina con una luz puntual, habrá creado un espacio donde antes no lo había.

5. Renueve el aspecto del mobiliario
Esto también puede realizarse con poca inversión, si usted apela a modificar algunos detalles que cambiarán totalmente la imagen del mueble. Por ejemplo, logrará dale un aspecto diferente si reemplaza los herrajes, le da una pátina o modifica el color del lustre. En sillas y sillones, pruebe con fundas y retapizados. Un sofá revestido con una tela estampada y recargada puede tapizarse con una funda lisa, agregándole sencillez y revalorizando sus líneas. Entelar o forrar muebles les cambia totalmente la imagen y los revaloriza. Si se anima, puede revestir el frente de los cajones con cuero, logrando un efecto totalmente diferente y muy actual. Hay materiales que ofrecen muchísimas posibilidades: la arpillera, por ejemplo, en general se asocia con bolsas de baja calidad pero puede aportar calidez y textura. Para esto primero es conveniente evaluar si el mueble “vale la pena” por su estructura y estado de conservación. Los marcos de los cuadros son más importantes de lo que se cree. Pruebe a cambiar el marco de un cuadro clásico por uno liso de madera oscura, y verá como se modifica totalmente la relación de la imagen con el entorno.

Con estas ideas, sencillas y no demasiado costosas, puede modificar el entorno, resignificar el mobiliario y lograr que todo se vea diferente.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?