Inicio Motores Un Peugeot 508 R híbrido de 360 CV se materializará en 2020

Un Peugeot 508 R híbrido de 360 CV se materializará en 2020

En el Salón del Automóvil de Ginebra, celebrado hace ya un par de meses, Peugeot sorprendió mostrándonos un prototipo de híbrido bastante interesante. Respondía al nombre de Peugeot 508 Engineered Concept, y básicamente era un prototipo de Peugeot 508 R híbrido. Sí, era un híbrido enchufable con unas prestaciones más que dignas. Gustó bastante y, por lo que los rumores cuentan, podría llegar a los concesionarios el próximo año 2020.

Así lo apunta el medio francés Automobile Magazine, quien ya se atreve a pronunciarse sobre prestaciones. Si miramos al prototipo 508 Engineered Concept, aquel utilizaba un motor térmico de gasolina de 1.6 litros PureTech, el cual se combinaba con dos propulsores eléctricos, uno de 110 CV para el tren delantero y otro de unos 200 CV para el eje posterior; es decir, contaba con tracción a las cuatro ruedas.

Unos 360 CV de potencia conjunta
En conjunto entregaban poco más de 400 CV, aunque el medio francés apunta que se suavizaría para el de producción. Según declaran, la potencia máxima conjunta de los tres motores sumaría 360 CV, lo que no está nada mal para la berlina del segmento D. Además, gracias a estos ajustes, estaría libre de penalizaciones por contaminación, ya que quedaría por debajo de los 50 g/km. En España, si todo se mantiene, contaría con la pegatina 0 emisiones.

Más peso, pero también una configuración más deportiva
El nuevo 508 goza de una buena puesta a punto que, pese a estar orientada al confort, no permite grandes inclinaciones de la carrocería si aumentamos el ritmo. Pese a ello, Peugeot Sport extendería su magia y sería el encargado de crear una configuración acorde a las prestaciones de este Peugeot 508 R híbrido, si es que finalmente todo es cierto y se materializa en apenas unos meses.

Lo peor de crear un híbrido enchufable es que el peso se incrementa considerablemente. Depende fundamentalmente del tamaño de las baterías, pero si pretenden obtener una autonomía eléctrica de unos 50 kilómetros, no sería de extrañar que dichas baterías fueran de unos 12 kWh, por lo que ya se dejaría notar. El único punto positivo es que se alojan en la parte baja de la carrocería, por lo que se reduce el centro de gravedad.

¿Prestaciones?
Además de los citados 360 CV de potencia conjunta de todo el sistema híbrido, poco más podemos decir. Solo apuntar que el prototipo visto en Ginebra, con 405 CV, homologaba una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h. De llegar al mercado, suponemos que la velocidad máxima se limitará a unos 180 o 200 km/h para garantizar una autonomía correcta, mientras que la capacidad de aceleración perdería entre 2 y 5 décimas seguramente.

Fuente: Actualidad Motor