Inicio Tecno “Universal Carbon”, el primer token de carbono intercambiable

“Universal Carbon”, el primer token de carbono intercambiable

La Universal Protocol Alliance (UPA), una organización que agrupa a empresas líderes en blockchain, como Bittrex Global, Ledger, Certik, Infinigold y Uphold, lanza Universal Carbon (UPCO2), el primer token de carbono intercambiable del mundo en una blockchain pública, que puede ser comprado y mantenido como inversión o bien, ser quemado para compensar la huella de carbono individual.

La huella de carbono es una medida de cuánto carbono emite una persona anualmente, dependiendo de sus actividades diarias, como por ejemplo, viajar muy seguido en avión o la utilización de combustibles fósiles como el gas. El dióxido de carbono (CO2) liberado, es uno de los principales ejes que impulsan el cambio climático en todo el mundo. Un crédito de carbono equivale a una tonelada de CO2.

Universal Carbon es un token* de carbono que puede ser adquirido de forma fraccionada a través de Uphold. Es decir, un usuario puede comprar una fracción sin tener que comprar un crédito de carbono completo y a su vez buscar obtener un retorno financiero, como cualquier otro tipo de activo. Sin embargo, también puede ser adquirido para compensar la huella de carbono.

“Los proyectos que apoyamos a través de la compra de créditos de carbono previenen la deforestación del Amazonas, Cuenca del Congo e Indonesia, así como la de otras selvas tropicales amenazadas”, explica el chairman de UP Alliance, Matthew Le Merle. “Para una nueva generación de inversores que buscan algo más que un retorno financiero, UPCO2 ofrece atractivos beneficios sociales, económicos y medioambientales. En un momento clave para el cambio climático, UPCO2 permite a las personas de todo el mundo hacer un bien por el planeta y potencialmente, también para sí mismas”.

Poderosas fuerzas macroeconómicas sustentan el mercado Voluntario de Créditos de Carbono y, según algunos analistas, podrían hacer subir los precios significativamente a medida que más países introduzcan mercados de CO2 regulados, lo que obligaría a las empresas a compensar su contaminación. Además, cada vez más empresas e individuos optan por compensar sus huellas de carbono de forma voluntaria.

“Este año podría representar un punto de inflexión clave para el cambio climático” afirma Juan Pablo Thieriot, CEO de Uphold y Co-fundador de la UP Alliance. “Hemos visto en los últimos meses a Australia y California en llamas, huracanes cada vez más poderosos y empresas como Apple, Microsoft y Nike comprometerse voluntariamente con la neutralidad del carbono. Esto manifiesta la necesidad de que se deje de considerar como un tema lejano, evidente en acuerdos como el de Kioto y París, y pase a ser un tema relevante actual, que afecta la vida de millones de personas”.

“Es probable que la lucha contra el cambio climático se convierta en el tema económico dominante de los próximos 20 años. El token UPCO2 permite a todos los usuarios de Latinoamérica, participar en este importante y, potencialmente lucrativo, nuevo mercado y contribuir a cuidar el planeta”.

Los créditos voluntarios de carbono, que respaldan todos los Tokens UPCO2, ofrecen importantes ventajas económicas en comparación con otros créditos. Reconocidos mundialmente, denominados en dólares e intercambiables, los créditos voluntarios duran para siempre, manteniendo un valor variable, hasta que es retirado o consumido por una empresa o individuo particular que busque compensar su huella de carbono.

“Es asombroso que no exista un precio de compensación global único para las emisiones de carbono” sostiene Le Merle. “Un commodity intercambiable digitalmente, no entregable, que es esencial para la actividad humana, no debería ser intercambiado bilateralmente en mercados OTC (Over The Counter) extrabursátiles, como lo son hoy en día los créditos de carbono. Como activo reconocido globalmente, definido por estándares internacionales, un Crédito de Carbono Voluntario debería eventualmente alcanzar el mismo precio en cualquier lugar”.

Le Merle concluye: “Creemos que el token UPCO2 tiene un gran papel que desempeñar en la democratización del acceso a los créditos de carbono, lo que podría eliminar el arbitraje de precios y producir un precio global único. Esa fue nuestra gran idea impulsora. Combinar un activo digital con una compensación de carbono de la selva tropical y hacerlo accesible para todos”.