Inicio Bon Vivir Turismo Verano junto al río

Verano junto al río

Compartir

En estos meses de calor, los atractivos urbanos de Rosario dejan lugar al hechizo color “café con leche” del Paraná y, consecuentemente, a sus costas y sus playas. Allí los servicios mantienen un nivel que ya comienza a mostrar signos de expansión. Basta mencionar novedades atípicas, como la posibilidad de llevarse una notebook a las agrestes islas ubicadas al otro lado del río para intercalar agua, arena y sol con conexión a Internet inalámbrica gratis; o puede recordarse la renovación de apuestas para disfrutar del río en un espacio llamado Willie Dixon Beach, que abrirá a pleno los primeros días de enero con embarcadero propio, bar, un espacio de playa reservado para topless y un escenario donde actuarán bandas en vivo. Será el primer parador abierto las 24 horas en la zona isleña llamada “El Banquito” y contará con dos lanchas propias que partirán desde La Fluvial.

Ubicado a unos 100 metros del Monumento a la Bandera, el embarcadero La Fluvial centraliza los movimientos de lanchas que cruzan el Paraná desde la zona céntrica hacia las playas. Otra opción distinta se encuentra más al norte, en el balneario La Florida y en los paradores a los cuales es posible cruzar desde el muelle de Costa Alta.

A su vez, vale recordar que las propuestas para pasar el día en la costa rosarina se despliegan incluyendo desde los más variados deportes acuáticos hasta incursiones por la casi inexplorada naturaleza isleña, sin olvidar además, al menos desde que comienza a caer el sol, la posibilidad de tomar unos tragos o disfrutar de una excelente gastronomía junto al río.

Cocinas en la ribera
Entre las novedades gastronómicas de la costa rosarina para este verano un punto clave es la cocina japonesa de Sr. Ming. Se encuentra cerca del centro y del Monumento a la Bandera, a pasos del restó Muelle 1, en la Estación Fluvial. El lugar cuenta con espacios completamente diferentes. Afuera hay mesas junto al río y adentro dos salones con aire acondicionado y ventanales del piso al techo: uno mira al Paraná y otro a un prolijo jardín japonés. En este último espacio exterior, los próximos días se sumarán las comodidades de un living al aire libre, con sillones desde los cuales será posible tomar un trago y comer sushi mirando correr las aguas del río.

La responsable del menú es Ana María Suzuki, una sushi woman que vive en Rosario y se encarga de la carta y de supervisar todo. Entre sus platos puede recomendarse un Harumaki (Arrolladitos primavera de verdura, pollo o cerdo) y un principal como el Teriyaki de salmón (Salmón grillado con salsa teriyaki, gohan con sésamo y verduras salteadas al wok).

Junto a Sr. Ming, no puede dejar de citarse a Muelle 1, un restaurante que por ambientación, servicio y calidad gastronómica, se posiciona entre los sitios más frecuentados por funcionarios y altos ejecutivos locales. El salón es amplio y pulcro, con un estilo despojado donde predomina el color blanco, y suma un espacio apartado con una amplia mesa para reuniones.

Algo más lejos, avanzando hacia el norte, otra opción ribereña recomendable es el restó Davis, ubicado junto a los ex silos cerealeros invadidos por el Museo de Arte Contemporáneo. El salón tiene mesas distribuidas en un amplio espacio tipo loft y suma un área con sillones para el relax; todo con una generosa entrada para la luz natural y para el cambiante paisaje que ofrece el río.

Por otro parte, como parte de una jornada destinada a conocer y disfrutar del entorno fluvial, no puede faltar una visita a uno de esos típicos refugios isleños donde es posible comer o tomar un trago en pleno delta. A ocho minutos de La Fluvial, el restaurante Doña Hortencia es el sitio más tradicional. Mantiene los rasgos de antiguo “bar y almacén”, pero además ha sumado algunas etiquetas de buenos vinos y distintas variedades de cerveza. Inevitable degustar aquí las famosas empanadas preparadas con la misma receta desde hace más de 40 años.

Pasión por el agua
Después de Buenos Aires, Rosario es uno de los destinos más buscados por los “riders” que logran convertir la ola dejada por la estela de una lancha en un trampolín para espectaculares saltos y acrobacias. Este deporte cuenta con espejos de agua como El Embudo, donde no hay correntada, entre otras áreas que ofrecen reparo al viento y dan lugar a superficies calmas.

Otra alternativa a toda adrenalina que cosecha cada vez más adeptos en el Paraná es el kiteboard. Se trata de una disciplina que utiliza como tracción la fuerza del viento, a partir de una combinación de técnicas y equipos del surf, el wakeboard y el windsurf con el parapente.

Datos útiles

Puede llegarse a las playas isleñas a través de servicios de lanchas que parten desde la Estación Fluvial, ubicada en pleno centro, y desde la Estación Costa Alta, en la zona norte de la ciudad. De La Fluvial (0341-4473838) parten embarcaciones a los balnearios Vladimir, Deja Vu y próximamente Willie Dixon Beach. Para los dos primeros, ya en funcionamiento, el costo de traslado ida y vuelta es de $ 11 por persona. Las alternativas isleñas ubicadas al norte quedan centradas en el embarcadero Costa Alta. Además, del lado de la ribera rosarina no hay que olvidar los buenos servicios -aunque usualmente también la excesiva cantidad de gente- del balneario La Florida.

Restaurantes ribereños:

Sr. Ming. Tel.: (0341) 447-7365

Muelle 1. Tel.: (0341) 426-3509

Davis. Tel: (0341) 4357142

Hortencia. Se llega con embarcación propia o traslados pautados al (0341) 4370927.

Wakeboard y Kiteboard:

Para práctica y clases es posible asesorarse sobre wakeboard directamente al (0341) 155-000993, y para kiteboard al

(0341) 155-467102.

Información general:

www.rosarioturismo.com y www.rosario.gov.ar.


Fuente: Cronista.com

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?