Inicio Tecno Windows tiene que cambiar

Windows tiene que cambiar

Analistas del mercado de tecnología coincidieron en destacar que sistema operativo Windows, de la marca Microsoft, debería cambiar hacia el software en línea si pretende subsistir en el nuevo escenario del sector.

“Microsoft no está respondiendo al mercado, está sobrecargado por una herencia de casi dos décadas de códigos y decisiones, y está afrontando una competición muy seria”, remarcaron los analistas de la consultora especializada en tecnología Gartner, Michael Silver y Neil MacDonald.

En el marco de un encuentro realizado en Las Vegas los expertos consideraron que Microsoft “no está desarrollando nuevos productos sino que reedita los que ya tiene”, según difundió Europa Press.

Como ejemplo de esta situación sostuvieron que la última versión de Windows -Vista-, tiene tal nivel de complejidad con más de 50 millones de líneas de códigos que se vuelve “inestable y con un futuro incierto”.

“La mejor opción de Microsoft sería apostar menos por Windows tal y como lo conocemos ahora y más por programas que ofrecen lo mismo que su paquete Office pero directamente on line”, apuntaron.

Esta posibilidad ya fue prevista por la empresa que lanzó un paquete de Office a través de la internet, actividad en la que compite directamente con una de las propuestas de Google: los documentos en línea.

De hecho Google, anunció recientemente que en los próximos meses los clientes podrán hacer modificaciones on y off line sobre los documentos que en lugar de guardar en la computadora “reposan” en los servidores del buscador.

Esta inclusión del uso off line (sin conexión) de los documentos, “es una demanda de los clientes corporativos”, afirmó el responsable de Google para América latina, Gonzalo Alonso, con lo cual dejó en claro que no se trata de una iniciativa reservada a los usuarios residenciales.

La empresa viene sosteniendo desde hace al menos doce meses en la región la teoría del “computo en la nube” o Cloud Computing, por su nombre en inglés, que pese a no ser novedosa “ahora es una realidad”, indicó el responsable de productos Miguel Queiroz.

En definitiva se trata de aprovechar los recursos que permite la red, al punto de no recargar las memorias de las computadoras y bajar las aplicaciones (programas de texto, planillas de cálculo y
otros) de la red cuando sea necesario.

Esta idea recuerda al concepto de Net computing que hace menos de una década promovían empresas como Oracle, Sun y Novell que competían en diferentes negocios con Microsoft y según a cual la computadora dejaba de tener importancia en si misma para pasar a ser sólo un dispositivo de acceso a la web.

Hace diez años atrás, la expansión de internet y el poder de las conexiones no permitió la implementación del concepto, que ahora con una multiplicación de los accesos de alta velocidad sumado a las mejoras en los servidores que albergan la información que está en la red permiten un escenario más alentador.