Inicio Empresas y Negocios Algunas Recomendaciones para Comunicar Internamente

Algunas Recomendaciones para Comunicar Internamente

Compartir
Por: Lic. Daniela Rinconez, Licenciada en Recursos Humanos (IUA). Gerente de Selección de Grupo Consultores de Empresas

En el comienzo del año se vuelve necesario delinear qué necesitamos de nuestros recursos humanos y cómo se hará para lograr dicho cometido. En definitiva, volver a pensar cómo lograr que los activos humanos comprendan los objetivos organizacionales y se alineen en post de su cumplimiento.

En este camino será de extrema utilidad elegir correctamente los mensajes, los canales para así poder realizar una valoración del impacto que cada mensaje provoque en los grupos destinatarios. En definitiva el acento debe estar en la decodificación del mensaje y no tanto en el proceso del mismo.

Una correcta gestión de la comunicación hacia dentro de la organización permitirá generar mayor implicancia, promover el diálogo, lograr mejoras productivas, facilitar la concreción de un mejor entramado sociológico y orientar el rumbo de la organización; entre muchos otros aportes.

El primer paso de cualquier proceso comunicacional comienza con un correcto diagnóstico de la situación organizacional. Al tradicional estudio de clima organizacional, que se realiza anualmente, será conveniente incorporar algunas preguntas que permitan medir el nivel de la comunicación, los flujos, la frecuencia, la decodificación del mensaje y la percepción con respecto a la imagen que los empleados han formado con respecto a la organización.

Una vez concluido el estudio, será momento de estudiar la información recabada a efectos de estructurar un mapa de realidad organizacional. Allí, seleccionaremos grupos de destinatarios para los distintos mensajes, tipos y frecuencias de comunicación; diferentes tónicas de comunicación y posibles facilitadores o líderes de opinión.

Algunas de las sugerencias a utilizar en el proceso de comunicación, dependiendo de la tipología de nuestros empleados, son:

• Implementación de diversos canales de comunicación. Los mimos deben diseñarse de acuerdo a la particularidad de cada grupo de empleados. Dependiendo de ello, se puede trabajar en la creación de soportes tales como revistas, pantallas informativas, intranet, newsletters, weblogs, redes sociales, políticas de uso del e-mail, etcétera.

• Manuales. Elementos de trabajo tan básicos como los manuales de inducción de personal, de descripción de puestos, o de crisis son fundamentales en el proceso de mantener informado y motivado al personal. Cuando cada uno tiene en claro qué se espera de él se vuelve más productivo.

• Programas de voluntariado y responsabilidad social empresaria. Buscan conectar a los empleados, que se sienten atraídos por la ayuda social, con la organización. Así, al promover dichas opciones se logra una fuerte conexión que excede lo estrictamente laboral.

• Eventos corporativos. De diferente índole y con disímiles objetivos pueden apuntalar la necesaria tarea de generar vínculos sociológicos entre los diferentes miembros de la organización.

Es bueno recordar, al concluir el presente, que una correcta gestión de la comunicación interna fomenta mejores realidades laborales; al fomentar la construcción de puentes entre todos los partícipes de la realidad organizacional.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?